No hay que buscarle ruido al chicharrón

Juan Luis González Alcántara Carrancá, el ministro del caso Cabeza de Vaca. Crédito: Eduardo Miranda / Proceso

Entre líneas

Opinión por Daniel Santos Flores

Los dichos y refranes cortos nos han acompañado desde hace muchos años en nuestro lenguaje, algunos, los más famosos, han pasado de generación en generación y sin perder su forma original. Los hay de todo tipo, desde los que están cargados de picardía, hasta los que llevan el doble sentido para quien guste entenderlos. Dice la gran Wikipedia que los dichos populares son un conjunto de palabras que expresan algo que no coincide con el sentido literal de las mismas, pero sin tener carácter de sentencia o consejo.

En México los usamos sin darnos cuenta por lo menos dos veces al día en alguna de nuestras conversaciones, y es que son tan populares que los niños los aprenden y estos los replican con tanta originalidad que al escucharlos, nos vuelven a dar risa, como si se tratase de algo nuevo o que nunca hayamos escuchado.

No hay que buscarle ruido al chicharrón, se utiliza para tranquilizar a alguien que tiene proclividad por pensar negativamente o por buscar problemas. Por ejemplo, si un personaje insiste en fastidiar a alguien y le está haciendo perder la paciencia, es cuando se usa este dicho.

Mucho se dijo de la decisión y el sentido de la votación en la SCJN en torno al caso del gobernador de Tamaulipas, en donde no lo declara inocente, simplemente le dice que la inmunidad procesal inherente de su cargo se mantiene hasta el último minuto por el cual fue elegido, y que además, en dado caso, es el poder legislativo estatal el único facultado para desaforarlo. Y es que hay versiones de todo tipo: que si los cabilderos le ayudaron, que si lo ganó a billetazos, que si los ministros son sus compadres y comadres, que si la justicia se negoció… versiones las hay de todas y variadas, sin embargo, hay una, la que menos han alentado a que sé dé a conocer o que se replique es la que habla de la gobernabilidad de nuestro estado.

Mi querido sospechosista, apúntele bien y, analice lo que en verdad pasó. En aras de la gobernabilidad de nuestro estado, de mantener intactas las instituciones, de evitar más confrontaciones, de tratar de que el más afectado sea el pueblo, se decantaron las y los ministros por la decisión ya conocida. “Vamos a dejar las cosas como están, le quedan 45 días de inmunidad, después de ahí que se defienda como cualquier ciudadano”. Me dicen que esas fueron, palabras más palabras menos, lo que se dijeron entre ellos cuando analizaron el proyecto de resolución.

Todo tiene sentido. Las cosas se quedan como están, hay una transición medianamente tersa y al actual ejecutivo estatal le dan un falso sentimiento de triunfador. La realidad es que a partir del primero de octubre, el proceso en el que se le involucra, seguirá su curso, además, los expedientes que han ido engrosando los equipos legales del Dr. Américo Villarreal y del Dr. Santiago Nieto, le darán mas dolores de cabeza de los que ahora tiene. Tamaulipas y los tamaulipecos podrán darse cuenta en los próximos meses de la forma tan burda en la que saquearon al erario y de la diferencia que hay de la actual versión oficial con la que nos ofrecerá el primer gobierno de la cuarta transformación en la entidad. Total, los ministros dijeron: “No le busquemos ruido al chicharrón”.

Señores y señoras, el tiempo se le agota al actual gobierno, y los que piensen que seguirán mandando en Tamaulipas están muy equivocados, ni el gran jefe máximo, Plutarco Elías Calles, le duró tanto el gusto de mandar, al llegar Lázaro Cárdenas, lo forzó a emprender un exilio que permitió que mandara como presidente, como debe de ser.

Reenviado

El Dr. Américo Villarreal busca los mejores perfiles para ocupar las secretarías que conforman el gobierno, ¿habrá sorpresas?, si. Este nuevo gobierno tiene que usar a los mejores para componer el trabajo de los peores.

Daniel Santos Flores. Consultor político. Cuenta con una experiencia en política y gobierno de más de 20 años, ha contribuido, planeado y dirigido campañas en México y EEUU. Daniel ha sido nominado a diversos premios como mejor estratega. Ahora dirige su propia empresa de consultoría en comunicación política, estrategia y gestión de crisis: Capisci.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

Morena ‘madruga’ al PAN en el Congreso

Si Acción Nacional había adquirido, según se dice, a base de 'cañonazos' de varios millones, a dos diputadas que a la hora buena renegaron de la 4T, Morena respondió, por decir lo menos, de manera parecida. Si dan un golpe bajo, la contraofensiva debe ser de la misma forma.
Leer más

Desplazamiento en la Montaña de Guerrero

La violencia institucional es más encarnizada con los pueblos indígenas, por el despojo de sus tierras, la inseguridad y la falta de servicios básicos. La pandemia de covid-19 puso al descubierto que la pobreza ha golpeado más a las comunidades indígenas.
Leer más

Un escandaloso peligro llamado Pegasus

El espionaje a miles de personas en México con el software Pegasus, revelado por un equipo multinacional de periodistas, va más allá del debate político. Las consecuencias de una acción represiva e irresponsable de los gobiernos anteriores arriesga la vida de muchas personas.
Leer más

La clave está en los indecisos

El otro gran misterio es a dónde va a ir a parar el voto del 19% de indecisos que a estas alturas todavía arrojan la mayoría de las encuestas.
A %d blogueros les gusta esto: