El mito de Oscar Almaraz

El Kiosko 

Opinión por Héctor Garcés

La percepción que genera Oscar Almaraz Smer es de un político del PRIAN que genera confianza y que cuenta con base social, además de ser considerado un operador nato, un especialista en temas electorales.

Asimismo, lo catalogan como uno de los mejores alcaldes que ha tenido en los últimos años Ciudad Victoria, una imagen que en realidad proviene de sus años como secretario de Finanzas del gobierno de .¿su amigo?- Eugenio Hernández Flores, sexenio en que la capital del estado fue tratada con cartera abierta y la clase burocrática recibió recursos a manos llenas.

El derroche de dinero del geñismo se reflejó en un incremento inusitado de la deuda de Tamaulipas: de ser un pasivo manejable en los tiempos del cavacismo y el tomasismo, se convirtió en un adeudo financiero que rebasó los 11 mil millones de pesos.

La Torre Bicentenario es el símbolo del despilfarro de la época geñista: un edificio con el que se pretendió concentrar a la burocracia dorada victorense en una atmósfera ejecutiva, en un ambiente de primer nivel, pero que en realidad revela el exceso de una generación política producto de los manuales de mercadotecnia y de la pose mediática. 

Los resultados electorales del 6 de junio colocaron no solo a Acción Nacional ante su realidad en Tamaulipas, sino también a Oscar Almaraz: aunque ganó de manera sospechosa la diputación federal del Quinto Distrito, perdió la cabecera. Sí, perdió en Ciudad Victoria.

Esa es la verdad que pretenden ocultar sus promotores, los que sueñan con ‘la abundancia’ geñista que nunca más volverá: el experimentado Oscar Almaraz cayó derrotado en la capital del estado, en la cabecera distrital, frente a un joven, un candidato novato en cuestiones políticas, el especialista en finanzas Gerardo Illoldi.

La estadística, como siempre, es fría y reveladora: Oscar Almaraz obtuvo 53 mil 600 votos en Ciudad Victoria, el municipio que gobernó durante el bienio 2016-2018. Su contrincante, Gerardo Illoldi, candidato de la coalición conformada por el Partido Verde, Morena y PT, lo superó al sumar 56 mil 828 sufragios.

Es decir, el joven e inexperto Gerardo Illoldi aventajó al experimentado ‘operador político’ Oscar Almaraz, ex alcalde y ex diputado local en sus años priistas, con 3 mil 228 votos en la cabecera del Quinto Distrito. Esa es la realidad. Esa es la verdad. El mito de Oscar Almaraz se vino abajo.

Cierto, muy cierto, el ex alcalde victorense finalmente ganó la diputación federal del Quinto Distrito, pero la ganó de manera más que sospechosa en los municipios pequeños: Hidalgo, Villagrán, San Carlos, Mainero, San Nicolás, Padilla y Guémez.

En Hidalgo, por ejemplo, Oscar Almaraz alcanzó la cifra que le dio la vuelta a la elección: 6 mil 489 votos. Gerardo Illoldi, en cambio, solo pudo sumar mil 457 sufragios. Algo parecido ocurrió en Villagrán: el candidato del PAN se llevó 3 mil 043 votos, mientras que el prospecto del Partido Verde, en alianza con Morena y PT, solo recibió 225.

En San Nicolás, la población más chica del Quinto Distrito, el joven candidato de la coalición ‘Juntos Haremos Historia’, solamente registró 39 votos, mientras que el aspirante panista (ex priista) obtuvo 707 boletas electorales a su favor.

Aunque hoy se manejan ciertas versiones sobre lo que sucedió en los pequeños municipios que conforman el Quinto Distrito, la realidad es que desde los tiempos del viejo régimen priista en Tamaulipas ‘el voto verde’ era clave y fundamental para sacar adelante los distritos electorales federales y locales que se dificultaban en las zonas urbanas en la oposición.

Además, también se debe decir que a lo largo de su campaña, en la que visitó todas esas poblaciones, Gerardo Illoldi jamás tuvo un incidente. El joven realizó su actividad proselitista en toda esa área sin contratiempos, señal de la tranquilidad que existió durante la etapa de la búsqueda del apoyo ciudadano.

El resultado final del Quinto Distrito indica que Oscar Almaraz sumó 75 mil 147 votos, es decir, los municipios pequeños le aportaron más de 21 mil 500 sufragios, suficientes para darle la voltereta a lo que sucedió en la cabecera, en Ciudad Victoria, el municipio que gobernó el ex priista y ex geñista.

Por su parte, Gerardo Illoldi, en la suma total, alcanzó 63 mil 788 sufragios. Las pequeñas poblaciones del Distrito Cinco solo le dieron 6 mil 960 votos. Está más que claro que sin la ayuda de los pequeños municipios que integran el Quinto Distrito, Oscar Almaraz no hubiera ganado la diputación federal y hubiera perdido en las urnas, tal como sucedió con el resto de la fórmula electoral del PAN en Ciudad Victoria, donde cayeron Pilar Gómez, en la contienda por la alcaldía, así como Mario Ramos y Arturo Soto, en la batalla por las diputaciones locales de los distritos 14 y 15.

Oscar Almaraz, por tanto, es más que vulnerable en términos políticos, no sólo por su estrecho vínculo con las cuestionadas finanzas del geñismo, sino por el reciente resultado de las urnas: en la ciudad que gobernó, la capital del estado, sufrió el rechazo de los ciudadanos, quienes optaron por un aspirante joven, con una propuesta fresca e innovadora.

Esa es la realidad política electoral victorense del 6 de junio. Ese es el mito de Oscar Almaraz.

Supervisa Mario López obras d pavimentación en Matamoros

Con una inversión de poco más de 30 millones de pesos, la administración municipal de Matamoros que preside Mario López realiza obras de pavimentación que benefician a las familias del sur oriente de la ciudad.

En la semana que concluyó, el alcalde supervisó estas obras de pavimentación, las cuales se construyen en colonias como Derechos Humanos, Tierra y Libertad, Ricardo Ramos, Manuel Cavazos, Las Cumbres, Los Pinos, 27 de Febrero, España, Cuatro Caminos, Aeropuerto, Cabras Pintas, Aeropuerto y Luis Donaldo Colosio, entre otras.

La obra obra pública y, en particular, la pavimentación de calles, es una de las solicitudes más recurrentes de la población. Durante su recorrido, el presidente municipal recibió el agradecimiento de los vecinos por estas obras.

Además, Mario López se reunió el viernes con líderes naturales del campo, con quienes se comprometió a seguir impulsando durante los próximos tres años una serie de obras y acciones, como es la pavimentación de accesos y la reposición de alumbrado público, que beneficien a las familias del sector.

Puso de ejemplo que durante su primer periodo de gobierno se realizó la introducción de energía eléctrica en los poblados de Mano de León y La Capilla, los cuales llevaban poco más de 30 años sin este vital servicio.

Mario López, conocido como ‘La Borrega’, ganó de manera arrolladora su reelección del pasado 6 de junio con más de 108 mil votos, siendo el candidato morenista con mayor cantidad de sufragios en todo Tamaulipas.

Encuentro de diputaos federales electos de Morena

En un encuentro encabezado por Mario Delgado, presidente nacional de Morena, y por la secretaria general del partido, Citlalli Hernández, se reunieron los diputados federales electos de la coalición ‘Juntos Haremos Historia’ en la Ciudad de México el pasado jueves.

Allá estuvieron los diputados federales morenistas Erasmo González Robledo y Blanca Narro, profesora altamirense que fue postulada por el sector magisterial para llegar al Congreso de San Lázaro por la vía de la representación proporcional con la bandera del Movimiento de Regeneración Nacional.

Erasmo González, quien acaba de ganar su reelección de forma contundente en el Séptimo Distrito, propuso que el Grupo Parlamentario de Morena en la Cámara de Diputados continuara encabezado por Ignacio Mier Velazco, una propuesta que seguramente será avalada por la dirigencia nacional del partido de la 4T.

En ese contexto, el legislador maderense se perfila para repetir como presidente de la estratégica y relevante Comisión de Presupuesto y Deuda Pública del Congreso de San Lázaro.

Por cierto, ese día, Mario Delgado cumplió años y, por tanto, fue festejado por los diputados federales electos morenistas y por sus aliados.

Ahí estuvo, lo que también es una señal de lo que viene para el Congreso del Estado, Armando Zertuche Zuani, diputado local electo y que pinta para ser el coordinador de la histórica bancada de la Cuarta Transformación en el Legislativo de Tamaulipas.

Y para cerrar

Rodolfo González Valderrama aprendió una lección básica del manual político: se debe contar con autorización y representatividad para convocar a una reunión de la ‘unidad’ en cualquier grupo, de cualquier color.

También aprendió que la política es un sendero de múltiples intereses… tal como los que práctica el Grupo Monrealista, acostumbrado al juego en varias bandas. Nada nuevo. Aquí nadie inventa el hilo negro.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

La promesa de seguridad caería en el vacío narrativo: ni civil ni militar

Desde Zedillo a la fecha hemos insistido en la necesidad de una política de Estado civil, profesional, especializada y sujeta a rendición de cuentas en seguridad ciudadana. Y cada gobierno federal ha tratado de convencer diciendo que en efecto esa política existe, solo para después terminar el sexenio con más debilidad institucional frente a la inseguridad, la delincuencia y las violencias.
Leer más

Ayer, aliados; hoy, divorciados

Pero en la política, como en la vida misma, las alianzas se desgastan con el tiempo. Al no cumplirse las expectativas y, sobre todo, los compromisos, esos acuerdos se rompen, llegan a su fin. Terminan en un sonoro divorcio.
A %d blogueros les gusta esto: