Gobierno de Tamaulipas dio 50,000,000 anuales a Orlegi para la Jaiba Brava

Carlos Manuel Juárez

El gobierno de Tamaulipas entregó 50,047,000 pesos anuales mediante asignación directa a Orlegi Sports, a través de la empresa TM Futbol Club S.A.P.I. de C.V.

De acuerdo con documentos entregados vía transparencia, la administración tamaulipeca de Francisco García Cabeza de Vaca distribuyó el dinero en 9 depósitos por el concepto de servicio de promoción de imagen de 7 secretarías, el Instituto del Deporte y la Coordinación de Comunicación Social.

Las secretarías de Educación, Desarrollo Económico, Bienestar Social, Desarrollo Urbano y Medio Ambiente dieron partidas por un monto máximo de 6,496,000 pesos a la Jaiba Brava, cuando ya era propiedad absoluta de Grupo Orlegi.

Cabe mencionar que las adjudicaciones directas dadas a la Jaiba brava no respetaron los límites establecidos en el Presupuesto de Egresos, que marcó un máximo de 800,000 pesos para este tipo de contratación.

Además, el monto total dado representa, por ejemplo, el 50% del dinero asignado para el Instituto del Deporte de Tamaulipas, que fue de 101,494,894 pesos. Con esto se benefició solamente a una disciplina por encima de las demás.

Los documentos corroboran los comentarios que el periodista deportivo Luis Castillo hizo en abril de 2020, quien afirmó que el gobierno de Tamaulipas entregaba entre 30,000,000 y 50,000,000 pesos anuales a la Jaiba brava, como parte de un acuerdo entre Irarragorri y Cabeza de Vaca, mismo que se rompió hace 2 años.

En los últimos años ha quedado al descubierto la relación económica del gobierno de Cabeza de Vaca con los equipode futbol Tampico-Madero y Correcaminos de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT), donde sus directivas han sido beneficiadas e inclusive, de acuerdo con información de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), se han simulado contratos con empresas fantasma.

Futbol y fraudes

Desde su nacimiento, la historia de la Jaiba brava está llena de traiciones personales e intereses políticos. La última etapa que terminó hace 15 días, no ha sido distinta.

El 22 de abril de 2016, Alejandro Irarragorri informó que compartiría en partes iguales la propiedad del cuadro celeste con la familia San Román, de Grupo Tecamachalco, quienes habían sido propietarios únicos y contaban con el apoyo del exalcalde de Ciudad Madero, el panista José Andrés Zorrilla Moreno.

El primer cambio fue la constitución de la empresa TM Futbol Club S.A.P.I. de C.V., razón social que adoptó el equipo Jaiba brava del Tampico-Madero.

Dos días después del anuncio empresarial y en plena campaña a la gubernatura de Tamaulipas, el entonces candidato del PAN, Francisco García Cabeza de Vaca, reveló que él convenció a Irarragorri de traer un equipo de liga de Ascenso a Tampico.

La cercanía quedó enmarcada con la felicitación que Irarragorri le dedicó a Cabeza de Vaca a la mañana siguiente del triunfo electoral del panista. El gobernador electo le respondió asistiendo a los juegos del equipo y afirmando que apoyaría al equipo.

Empero, la relación entre la familia San Román e Irarragorri estalló a 18 meses de compartir la propiedad del Tampico-Madero. A mediados de octubre de 2017, el periodista Ignacio Suárez el “Fantasma” reveló la acusación de fraude hecha por Fernando San Román contra el presidente de Grupo Orlegi.

“Estamos en condiciones de asegurar que se han terminado de reunir los elementos para que se presente en las próximas horas, o quizá ya se ha haya presentado, y posteriormente se ratifique en la ciudad de Tampico, una administración fraudulenta en contra de Alejandro Irarragorri, presidente de Administración de Orlegi Deportes; el monto del daño patrimonial que se le imputa ha sido un quebrante en contra de su socio Fernando San Román, que ronda los 35 millones de pesos”, publicó Suárez en el diario deportivo Récord.

Al día siguiente, el Presidente del TM Futbol Club del Ascenso MX, Javier San Román, desmintió las acusaciones que inmiscuían a la Jaiba Brava. A pesar de que Grupo Tecamachalco intentó evitar un conflicto mayor, la respuesta de Irarragorri fue promover un bloqueo contra los empresarios mexiquenses ante la Federación Mexicana de Futbol (FMF).

Las aguas se tranquilizaron dentro del equipo, pero 2 años después, el 23 de mayo de 2018, Orlegi Deportes adquirió el 100% de las acciones del Tampico-Madero. El presidente del equipo, Javier San Román, dejó el cargo a pesar de su voluntad y en medio de críticas de la afición.

La Jaiba brava continuó con su participación en la Liga de Ascenso y la familia San Román también continuó en el futbol con el equipo Alebrijes de Oaxaca, del cual eran dueños. Pero la pelea entre los grupos Tecamalchalco y Orlegi no cesó.

A mediados de 2021, Fernando San Román contó que el problema con Irarragorri fue por un desfalco de 50,000,000 pesos en las finanzas de Tampico Madero; en menos de 3 meses, precisó, desaparecieron cantidades elevadas de las cuentas del equipo.

Desde 2018, Alejandro Irarragorri Gutiérrez presidió el manejo del TM Futbol Club. El 20 de abril pasado, Grupo Orlegi anunció que suspendería la participación del equipo de futbol y culpó a las y los empresarios del sur de Tamaulipas de no interesarse en invertir. Al día siguiente, se confirmó que el cuadro celeste se vendió a un empresario que lo convertió en Club Atlético La Paz.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

“Estamos de frente a una maquinaria de muerte”: Reguillo

Rossana Reguillo ha dedicado gran parte de su labor académica a estudiar y analizar las marcas que la violencia ha dejado en la cultura. En su más reciente obra “Necromáquina: cuando morir no es suficiente” (NED/ITESO, 2021) explora la exacerbación de la violencia expresiva, aquella que considera tiene un fin utilitario, pero que su función fundamental es exhibir las huellas de su poder.
A %d blogueros les gusta esto: