Denuncian deportación ilegal del “Huevo”; gobierno acusa que falsearon documentos

Redacción EB

La deportación inmediata de Juan Gerardo “T”, alias el “Huevo”, ha generado acusaciones de violación a las garantías del hombre señalado como presunto líder del Cártel del Norteste (CDN).

Abogados del detenido aseguran que es ciudadano mexicano y señalan que las autoridades federales ignoraron los documentos oficiales presentados por su familia, para enviarlo a territorio estadounidense el martes 15 de marzo, al día siguiente de su captura.

Juan Gerardo “T” nació en Nuevo Laredo, Tamaulipas, el 23 de agosto de 1982, y fue registrado en la Oficialía Primera del Registro Civil por sus padres, según consta en documentos mostrados. Además, exhibieron una Clave Única de Registro de Población (CURP) y la constancia de bautismo a su nombre.

De acuerdo con el gobierno federal, el “Huevo” contaba con 3 órdenes de aprehensión: una en Tamaulipas por extorsión y asociación delictuosa, otra en Coahuila por homicidio doloso, secuestro y terrorismo, y la tercera por solicitud de aprehensión provisional con fines extradición a los Estados Unidos, por asociación delictuosa con la intención de poseer y distribuir cocaína y lavado de dinero.

En respuesta a los señalamientos, el gobierno de Tamaulipas informó que el acta de nacimiento presentada en dichas acusaciones es falsa. Este miércoles se presentaron en la oficialía del municipio fronterizo una abogada y un hombre, que se dijo padre de Juan Gerardo “T” para solicitar un acta de nacimiento a nombre de la persona que representaban.

A continuación reproducimos el comunicado íntegro:

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

Acteal ayer y hoy. A 24 años de la masacre.

La impunidad en la masacre de Acteal sigue cobrando víctimas. Esto se debe a que aquellos liberados tienen hoy un papel relevante en los nuevos desplazamientos forzados y asesinatos que viven las comunidades de Chenalhó y Aldama.
Leer más

Las mujeres indígenas viven violencia permanente en las ciudades

La experiencia en la ciudad no siempre es positiva. A los no indígenas no los respetan, ni su trabajo, ni su dignidad. Y su expresión lingüística es ridiculizada. La condición de mujer migrante tiene que acoplarse a la dinámica que le impone una sociedad racista y clasista

Suscríbete a nuestro boletín

A %d blogueros les gusta esto: