Cae banda de traficantes vinculada a la masacre de Camargo

La camioneta en la que viajaban los migrantes y fue encontrada en Camargo. Crédito: Cortesía

Redacción EB

Diez personas, presuntas integrantes de una banda de traficantes de personas vinculadas a la masacre de migrantes en Camargo, Tamaulipas, fueron detenidas en Guatemala, informó el titular de la Fiscalía contra el Tráfico Ilícito de Migrantes, Stuardo Campo.

Personal de justicia capturó a 9 hombres y una mujer, presuntos responsables de cobrar a los migrantes guatemaltecos que fueran asesinados en Tamaulipas el 21 de enero de 2021.

“Se estableció que la estructura criminal captaba a las víctimas, acordando con ellas un pago que oscilaba entre los 95.000 quetzales (casi 12.000 dólares) y los 120.000 quetzales (15.000 dólares) para trasladarlas hacia el territorio estadounidense”, detalló la dependencia.

El gobierno ahondó que la banda llamada “Los Coronado-Miranda”, es liderada por el exalcalde de Comitancillo, Ramiro Coronado Pérez y 3 abogados. La identificación de los presuntos responsables provienen del trabajo conjunto con la agencia Home Land Security Investigations” de Estados Unidos, informó el Ministerio Público.

“Son 2 familias las que componen esta estructura. Sin duda alguna van a seguir habiendo algunos otros hallazgos y van a haber capturas. Se tiene conocimiento también que dentro de las capturas hay 3 abogados, la estructura sí era una estructura criminal conformada por una parte operativa y una que veía la parte financiera y de lavado”, aseguró el Ministro de Gobernación, David Napoleón Barrientos Girón.

Los aprehendidos son: Byron Baldomero, Diego Iván, Mayte Josefina, Efraín Miranda, Juan Diego, David,
Paola Lilian Gabriela, y los abogados Vladimir Alexander, Armando Wilfredo, Egom. Quedaron pendientes de ejecutar las órdenes de captura contra: Ramiro Coronado Pérez, Diana Maricela Coronado Marroquín, Walter Iván Jiménez Miranda, José Francisco Jiménez Gómez y Rudy Amílcar Ramírez Aguilón.

En el operativo se realizaron 19 allanamientos de propiedades en el departamento de San Marcos, ubicado a 250 kilómetros al oeste de la capital de Guatemala. Además, se decomisaron alrededor de un millón de quetzales (125.000 dólares).

El Ministerio Público guatemalteco determinó que la jueza de Primera Instancia Penal de San Marcos, Blanca Elizabeth González Gálvez, protegía a la banda de traficantes. Por ello, solicitó el retiro de la inmunidad procesal, explicó el portavoz Juan Luis Pantaleón

A González Gálvez se le acusa de los delitos de abuso de autoridad, prevaricato y cohecho pasivo.

Sin justicia en México

La y los policías detenidos. Crédito: Fiscalía General de Tamaulipas

En México hay 12 policías estatales, en mayoría del Grupo de Operaciones Especiales (Gopes), por su presunta responsabilidad en los ilícitos de homicidio calificado, abuso de autoridad, desempeño de funciones administrativas y falsedad en informes dados a la autoridad. “Cobra fuerza la teoría de la alteración de la escena del crimen”, afirmó el fiscal tamaulipeco Irving Barrios Mojica a finales de enero del año pasado.

Los probables responsables del multihomicidio son Mayra Elizabeth “V”, Jorge Alfredo “C”, Williams “F”, Édgar Manuel “A”, Horacio “R”, Carlos “R”, Jorge “C”, José Luis “L”, Héctor Javier “A”, Christian Eduardo “G”, Ismael “V” y Horacio “Q”.

Los acusados denunciaron irregularidades en el proceso y aseguraron haber sido conducidos con engaños a la Fiscalía General de Justicia de Tamaulipas (FGE) y sufrir presiones para sus declaraciones, publicó el medio Animal Político.

El proceso judicial no ha avanzado en Tamaulipas y el gobierno de México no ha cumplido con las promesas que hizo cuando se conoció la masacre. No hay comprobación de la responsabilidad de los elementos de seguridad. Por otra, las familias no han recibido ninguna indemnización ni apoyo económico.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

¡Silencio! Las niñas están gritando 

Por su condición de género y edad, las niñas y adolescentes en México se enfrentan a la vulneración de sus derechos, a tratos de discriminación, a estigmas y estereotipos atribuidos al ser mujeres, a la falta de servicios escenciales y al acceso a la justicia cuando han sido víctimas de algún delito. Regina, Valentina y Sol* relatan cómo fue enfrentarse a un sistema social y judicial que bajo ideas misóginas mostró indiferencia a sus denuncias, les responsabilizó de ser culpables del delito que sufrieron y les revictimizó.

Suscríbete a nuestro boletín

A %d blogueros les gusta esto: