Parientes del auditor Espino trabajan en la secretaría de Salud y UAT

Los Espino, una familia en el privilegio (primera parte)

Carlos Manuel Juárez

Los Espino son discretos, poderosos y de toda la confianza del gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca. Por ello han sido parte de su grupo cercano desde hace más de 15 años y ocupan puestos clave en su administración estatal.

Jorge y Juan José son las cabezas de la familia, quienes fueron colocados en posiciones de primer y segundo nivel en el primer gobierno panista de Tamaulipas; Jorge fue nombrado titular de la Auditoría Superior del Estado (ASE) y Juan José en la Fiscalía General de Justicia.

Jorge Espino llegó a la ASE cuestionado por su perfil profesional de ingeniero mecánico electricista, aunque no importó porque fue avalado por sus relaciones políticas que a lo largo de su carrera lo han colocado en cargos en la Cámara de Diputados, la delegación de Caminos y Puentes Federales (Capufe), y la coordinación de asesores de la presidencia municipal de Reynosa.

Juan José Espino es el hermano mayor, abogado y fue el primero en posicionarse en el sector público. De acuerdo con el currículum que entregó al gobierno estatal, trabajó de abogado del fisco de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), jefe de inspección fiscal aeroportuaria en Reynosa, subdirector del penal en Miguel Alemán, puestos que desempeñó de 1989 a 1994.

Juan José Espino en su cargo de delegado de la Fiscalía en el sur del estado. Crédito: Reporte Noreste

A mitad del gobierno del presidente Vicente Fox fue nombrado delegado estatal de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), y estuvo en el cargo de 2003 a 2014. Tres años después de quedar desempleado, ingresó a la Fiscalía General de Justicia (FGJ) como titular de la delegación en el sur del estado.

En cargos preferenciales

A partir del 1 de octubre de 2017, integrantes de la familia ocuparon cargos de importancia. Uno de ellos es Jorge Carlos Espino Acosta, hijo del auditor, que ingresó a la Secretaría de Salud estatal como dictaminador especializado ganando 29,761 pesos mensuales.

De acuerdo con información de la plataforma de transparencia, Espino Acosta se ha mantenido en la dependencia ocupando varios puestos, como director de Recursos Materiales y titular de Promoción de la Salud, donde coordina a las y los promotores de toda la entidad.

Actualmente, el hijo del auditor percibe un salario mensual de 34,389 pesos por el cargo de dictaminador especializado adscrito a la oficina central de salud a cargo de la doctora Gloria Molina Gamboa, muestra el informe del segundo trimestre de 2021.

Sin embargo, Jorge Carlos no es el único, El Mañana de Reynosa publicó que el titular de la Auditoría Superior del Estado, Jorge Espino Ascanio, contrató a Jesica Mabel y Alejandra Melissa Calzado Saldívar, hijas de su pareja sentimental, como secretaria particular y asistente.

Jorge Espino contrató a Alejandra Melissa en el primer trimestre al frente de la ASE, hace cinco años. Ingresó de base en el puesto de auxiliar administrativo en la Dirección de Contraloría Interna y en seis meses la ascendieron a la oficina del Auditor, donde permaneció con un sueldo mensual bruto de 14,602 pesos hasta el año pasado.

El nepotismo propiciado por Espino Ascanio continuó el 6 de enero de 2020. Ese día, el titular de la ASE junto con el director general de Administración y Finanzas, Pedro Sosa Rodríguez; y el subdirector de Recursos Humanos, Carlos Alberto Hernández Vicencio, firmaron el contrato de Jesica Mabel por un sueldo mensual de 30 mil 344 pesos mensuales por seis meses de trabajo, pero el contrato fue extendido hasta final de 2020.

Jesica Mabel fue contratada como secretaria particular en la oficina del Auditor Superior. Jorge Espino dejó abierta la cláusula cuarta del contrato para que Jesica Mabel siguiera cobrando. Cabe mencionar que la hija de la pareja del auditor ya había desempeñado el mismo puesto en la Secretaría del Trabajo, al mando de María Estela Chavira Martínez, en 2017, al mismo tiempo que su hermana era contratada en la ASE.

Jesica Mabel y Alejandra Melissa Calzado Saldívar son hijas del matrimonio de María Guadalupe Saldívar Villasana y el comunicador Víctor Calzado González, éste último continúa desaparecido desde el 10 de septiembre de 2011 en Victoria. El auditor Jorge Espino y María Guadalupe Saldívar Villasana son pareja desde hace seis años. Ella, quien dirige una empresa de comunicación, aparece como prestadora de servicios por miles de pesos en los ayuntamientos de Ciudad Victoria, San Fernando, Nuevo Laredo, entre otros; el exalcalde Xicoténcatl Uresti aceptó pagarle 139 mil 200 pesos mensuales.

Al revelarse la contratación, los nombres de las hijas de la pareja de Espino Ascanio desaparecieron de la base de datos de sueldos de la ASE. Empero, Jessica Mabel apareció en la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT), donde ha cobrado un sueldo desde 2019.

Elefante Blanco encontró que Jesica Mabel comenzó ha laborar en la dirección de Fiscalización, posteriormente pasó al Órgano interno de control y actualmente ocupa un cargo en la Unidad Académica de Trabajo Social y Ciencias para el Desarrollo Humano. En esos tres años su sueldo ha oscilado de 32,831 a 35,000 pesos mensuales.

Durante 2020, Jessica Mabel mantuvo dos trabajos en la oficina del auditor Espino y en la UAT, por los que obtuvo un aproximado de 700,000 pesos.

Motivo de remoción

Jorge Espino Ascanio fue elegido auditor por un periodo de siete años, por la mayoría de la LXIV Legislatura el 9 de febrero de 2017. El encargado de empujar la propuesta fue del diputado panista Joaquín Hernández Correa. El único diputada que se opuso fue el priista Alejandro Etienne Llano. La semana pasada, el Congreso estatal, de mayoría morenista, citó a comparecencia al auditor, que tendría que asistir mañana jueves 11 de noviembre a responder los cuestionamientos.

La contratación de Jesica Mabel y Alejandra Melisa, de acuerdo con los documentos consultados que cuentan con firma y sello de la Auditoría Superior del Estado de Tamaulipas, no son motivo legal para que Jorge Espino Ascanio sea removido del cargo, pero la presencia de su hijo Jorge Carlos cuestiona el trabajo del auditor dado que se emplea en un área a supervisar.

La Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas es muy vaga en las razones por los que el auditor puede ser despedido, solo menciona como “causas graves de responsabilidad” . Solamente especifica que el Congreso de Tamaulipas debe presentar una iniciativa justificada para el despido, misma que debe aprobar dos terceras partes del Pleno legislativo.

La Ley de Responsabilidad de los Servidores Públicos de Tamaulipas, en el artículo 47 fracción XVII, ordena que los funcionarios deben “abstenerse de intervenir o participar indebidamente en la selección, nombramiento, designación, contratación, promoción, suspensión, remoción, cese o sanción de cualquier servidor público, cuando tenga interés personal, familiar o de negocios en el caso, o pueda derivar alguna ventaja o beneficio para él o para las personas a las que se refiere la fracción XIII”.

El apartado referido específica: “excusarse de intervenir en cualquier forma en la atención, tramitación o resolución de asuntos en los que tenga interés personal, familiar o de negocios , como son aquellos de los que puedan resultar algún beneficio para él, su cónyuge o parientes consanguíneos hasta el cuarto grado, por afinidad o civiles, o para terceros con los que tenga relaciones profesionales, laborales o de negocios, o para socios o sociedades de las que el servidor público o las personas antes referidas formen o hayan formado parte”.

Al respecto, el artículo 93 de la Ley de Fiscalización apunta los supuestos para el despido, como formar parte de partido político alguno, participar en actos políticos partidistas y hacer cualquier tipo de propaganda o promoción partidista; desempeñar otro empleo, cargo o comisión…; difundir la información confidencial o reservada de la Auditoría. Aunado a lo anterior, agrega los siguientes escenarios para la remoción: ausentarse de sus labores por más de un mes sin autorización; abstenerse de presentar los informes anuales; aceptar la injerencia de los partidos políticos en el ejercicio de sus funciones.

En el plano federal, el artículo 63 BIS de la Ley General de Responsabilidad Administrativas señala que “cometerá nepotismo el servidor público que, valiéndose de las atribuciones o facultades de su empleo, cargo o comisión, directa o indirectamente, designe, nombre o intervenga para que se contrate como personal de confianza, de estructura, de base o por honorarios en el ente público en que ejerza sus funciones, a personas con las que tenga lazos de parentesco por consanguinidad hasta el cuarto grado, de afinidad hasta el segundo grado, o vínculo de matrimonio o concubinato”.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

Campañas desde las cloacas políticas

Lo dijimos muchas veces antes y durante la campaña por la gubernatura de Tamaulipas: las redes sociales se convirtieron en escenario para esparcir mentiras en total impunidad. (Los medios de comunicación tradicionales no estuvieron exentos de esa práctica).
A %d blogueros les gusta esto: