Universidad de Tamaulipas desvió casi 450 mdp; primo de Cabeza de Vaca autorizó operaciones

Arturo Angel / Animal Político

En los últimos dos años la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT) habría desviado casi 450 millones de pesos provenientes de recursos estatales y federales hacia una red de empresas fantasma, a través de un mecanismo fraudulento similar al utilizado en el esquema de desvíos conocido como “La Estafa Maestra”.

Las presuntas operaciones irregulares habrían sido autorizadas por el secretario de Administración de dicha casa de estudios, Víctor Hugo Guerra García, primo del actual gobernador de la entidad, Francisco Cabeza de Vaca, quien a su vez también se encuentra bajo investigación por diversos delitos, entre ellos lavado de dinero y delincuencia organizada.

Así lo señala una investigación de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, que el día de ayer derivó en una denuncia formal ante la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción de la FGR en contra de Guerra y de cinco funcionarios más del mismo plantel.

De acuerdo con autoridades federales con conocimiento del caso consultadas por Animal Político, entre 2019 y 2020 la UAT recibió a través de diversos convenios asignaciones presupuestarias de parte del gobierno federal y de la administración estatal. Se trataba de recursos que tenían la finalidad de fortalecer la operación de esta institución, así como financiar diversos proyectos de investigación.

Sin embargo, lo que el trabajo de inteligencia identificó es que la Secretaría de Administración de la UAT autorizó múltiples contratos con cuatro compañías para la realización de supuestos servicios. Todos ellos por un monto total que asciende a los 442 millones de pesos.

Al revisar a las compañías contratadas, cuyas razones sociales no se han revelado, la UIF encontró que estas tenían las características de empresas fachada, es decir, que aun cuando están legalmente constituidas y pueden facturar pagos carecen de los recursos humanos y materiales para realizar cualquier tipo de trabajo.

Con el apoyo de diversas instituciones bancarias la UIF verificó que la Universidad sí transfirió los recursos a las referidas compañías fantasma que, a su vez, lo triangularon entre ellas. Incluso se presume que una parte significativa del dinero fue retirado en efectivo.

En su denuncia, la UIF responsabiliza a Guerra García y a cinco funcionarios más de la Universidad de posibles delitos como malversación de fondos, peculado y otros hechos de corrupción, aunque será la Fiscalía la que deberá determinar los ilícitos y deslindar las responsabilidades.

Cabeza de Vaca y la Estafa Maestra

El pasado 1 de julio el titular de la UIF, Santiago Nieto, adelantó que presentaría una denuncia en contra de funcionarios de la Universidad de Tamaulipas por un esquema “similar al de la Estafa Maestra”, que se había perpetrado en dicha casa de estudios en la actual administración estatal.

Esta no es la primera vez que una indagatoria relaciona al actual gobernador de Tamaulipas con el referido esquema fraudulento. Animal Político reveló el pasado 29 de abril que como parte del proceso de desafuero emprendido en contra de Cabeza de Vaca ya se había establecido un posible nexo a través de una de las compañías fantasma involucradas.

Se trata de la empresa con razón social Bureau Veritas Mexicana SA de CV que en el sexenio pasado recibió 24 millones de pesos provenientes de Petróleos Mexicanos a partir de una violación de la ley de adquisiciones y una subcontratación irregular de la Universidad Autónoma del Carmen (UNACAR) de Campeche, como parte del mecanismo mencionado de la Estafa. 

La UIF identificó que esta misma empresa está implicada en el esquema con el cual Cabeza de Vaca supuestamente lavó dinero simulando la adquisición de un departamento. Para concretar lo anterior esta compañía habría enviado recursos directamente al empresario Baltazar Higinio Reséndez Cantú señalado como supuesto prestanombres del mandatario panista.

Reséndez Cantú fue detenido la semana pasada en la ciudad de McAllen, Texas, y entregado de forma inmediata a las autoridades mexicanas en cumplimiento de una orden de aprehensión en su contra por lavado de dinero y delincuencia organizada. El empresario permanece en prisión preventiva en el penal federal de Almoloya, estado de México.

Por la trama delictiva para la compra del referido departamento también existe una orden de aprehensión en contra del propio Cabeza de vaca. Pero a diferencia de Reséndez Cantú, el gobernador no ha sido detenido debido a que cuenta con una suspensión definitiva otorgada por un juez de amparo, mientras se define si cuenta o no con fuero constitucional.

El primo incómodo

Desde el año pasado diversas instancias del gobierno federal habían iniciado una serie de investigaciones relacionadas con Víctor Hugo Guerra García, luego de que se detectaran diversas anomalías tanto en su entorno familiar, así como en la gestión de recursos de la UAT.

Las irregularidades en las que está implicada la Universidad se habrían disparado a partir de que Guerra García ocupó la Secretaría de Administración de dicho plantel de estudios en enero de 2018, ya con su primo al frente del gobierno de Tamaulipas.

Entre los hechos de posible corrupción con recursos de la UAT en los que estaría implicado Guerra y ahora están bajo investigación de la FGR, se encuentran diversas transferencias hacia un club de fútbol privado denominado Correcaminos, y el arrendamiento de una aeronave privada de lujo para diversos viajes.

1 comment

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

“Estamos de frente a una maquinaria de muerte”: Reguillo

Rossana Reguillo ha dedicado gran parte de su labor académica a estudiar y analizar las marcas que la violencia ha dejado en la cultura. En su más reciente obra “Necromáquina: cuando morir no es suficiente” (NED/ITESO, 2021) explora la exacerbación de la violencia expresiva, aquella que considera tiene un fin utilitario, pero que su función fundamental es exhibir las huellas de su poder.
Leer más

Traficantes de ADN

Un gran botín: la base de datos con información genética que resguarda la Fiscalía General de la República. Un sospechoso: el excomisionado Nacional de Búsqueda, Roberto Cabrera Alfaro, acusado de robar datos para entregarlos a un laboratorio privado. Y un país con morgues y panteones que desbordan cuerpos sin identificar. Ésta es una crónica de cómo se lucra con el dolor en un país que duplicó en tres años el número oficial de desaparecidos; una historia de convenios opacos y laboratorios privados que buscan hacer negocio y un Estado, incapaz y corrupto, que les abre esa puerta.
Leer más

Las fichas de Coca-Cola

Tres años después de haber terminado su labor como servidor público, en Cofepris y el IMSS, Patricio Caso Pardo se sumó a las filas de The Coca-Cola Company como Senior Director of Government Affairs. Es el caso más reciente de una lista de exfuncionarios de primer nivel que mantienen vínculos estrechos con la refresquera.
A %d blogueros les gusta esto: