Empresa de diputado “Verde”, amigo de Ebrard, depositó 14.3 mdp a Cabeza: UIF

Crédito: Especial

Redacción EB

Una empresa de Javier Joaquín López Casarín, legislador del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y amigo del canciller Marcelo Ebrard, depositó 14,300,000 pesos en la cuenta del gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca.

La investigación de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) integrada en la denuncia de la Fiscalía General de la República (FGR) muestra que la empresa Impulso y Desarrollo GBO (Sofom) transfirió el monto millonario al político panista en 2013. El entonces senador utilizó el dinero para comprar el departamento en el fraccionamiento Bosques de Santa Fe, transacción central del caso judicial en su contra por el que está amparado.

La compañía Impulso y Desarrollo GBO es propiedad del diputado Javier Joaquín López Casarín y su padre Javier Joaquín López Barcena, de acuerdo con los documentos expuestos por la periodista Tania Rosas en Latinus. En 2016, López Casarín fue detenido y absuelto por el delito de defraudación a maestros de Nuevo León.

A pesar de que los nombres de los integrantes de la familia López se encuentran en las más de 150 páginas de la indagatoria contra el mandatario tamaulipeco, la UIF, a cargo de Santiago Nieto Castillo, no interpuso una denuncia contra el actual diputado y exasesor de Marcelo Ebrard. Inclusive, afirmó Latinus, Javier Joaquín asistió a la boda entre Santiago Nieto y la consejera del Instituto Nacional Electoral (INE), Carla Humphrey.

Entramado criminal, financiero y político

La red que la familia López tendió va más allá de los depósitos a Cabeza de Vaca. Los datos obtenidos por la UIF relacionan a la compañía con el lavado de dinero proveniente de activos del Cártel de Sinaloa, hecho que Nieto Castillo destacó en la audiencia contra el panista en la audiencia del 19 de marzo de 2021.

La Unidad federal aseguró que la compañía Impulso y Desarrollo GBO obtuvo los 14,300,000 pesos que entregó al mandatario estatal en 2013, de 2 empresas fachada identificadas como parte del entramado financiero del grupo criminal sinaloense.

El 17 de diciembre de 2013, ambas compañías transfirieron 8,300,00 pesos y 6,000,000 pesos a Impulso y Desarrollo GBO. Al día siguiente, Cabeza de Vaca y su esposa Marian Gómez Leal firmaron un contrato y el dinero fue entregado para la adquisición del departamento de lujo.

Al año siguiente, en 2014, la Secretaría de Hacienda del gobierno de Enrique Peña Nieto detectó las actividades irregulares en el par de empresas que entregaron los 14,300,000 a Impulso y Desarrollo GBO. Por ello, las incluyó en la lista de personas morales bloqueadas, información que recalcó Nieto Castillo en marzo de 2021.

En la audiencia del proceso de desafuero contra Cabeza de Vaca, el entonces titular de la UIF enfatizó que la información de las relaciones entre la empresa de López Casarín y los negocios de lavado de activos no apuntaba a que el gobernador estuviera involucrado con el Cártel de Sinaloa. Empero, nunca mencionó si estas empresas y sus propietarios eran indagados y parte de la denuncia ante la FGR.

En su momento, García Cabeza de Vaca rechazó las acusaciones y señalamientos. “En cuanto al préstamo que le fue conferido por una Sociedad Financiera de Objeto Múltiple (Sofom), que estaría operada con recursos de origen ilícito, explicó que no era su obligación verificar su status, sino de las autoridades”, dijo mediante un comunicado.

Cercano a Marcelo Ebrard

Los vínculos de López Casarín, quien ahora cuenta con fuero por ser diputado federal, son del más alto nivel. La revista Proceso lo identificó como el poder fáctico en la Cancillería, al mando de Marcelo Ebrard. La edición 2254 del semanario nacional presentó una foto del empresario y político en la portada, publicación que fue criticada por el grupo político del exjefe de gobierno capitalino.

La periodista Alejandra Barriguete de la plataforma Mexicanos contra la corrupción y la impunidad expuso que López Casarín recibió cheques por un total de 159,000 pesos de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Crédito: Especial

El primero fue emitido el 14 de diciembre de 2018, apenas 2 semanas después de arrancado el actual gobierno. Se trata del cheque 108501, del banco HSBC por un total de 56, 931 pesos con 85 centavos. Los 2 cheques restante se firmaron en enero, por un total de 102,090 pesos con 17 centavos.

“La existencia de estos cheques, que luego la cancillería pidió que fueran cancelados, abre nuevas interrogantes sobre la naturaleza de la relación de López Casarín con la Secretaría de Relaciones Exteriores de Marcelo Ebrard”, cuestionó.

En mayo de 2021, el nombre Impulso y Desarrollo GBO apareció en la “Mañanera”. En respuesta a los señalamientos del gobernador de Tamaulipas, el presidente Andrés Manuel López Obrador mostró la solicitud de información de la presunta red cabecista enviada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda.

El vocero Jesús Ramírez Cuevas leyó el oficio dirigido a Santiago Nieto Castillo, entonces titular de la UIF, y firmado por el agregado jurídico de la Embajada de Estados Unidos en México, Joseph González. Al exhibirse la lista de personas y empresas señaladas, el mandatario nacional pidió que se proyectara la página con el nombre del gobernador tamaulipeco y renglones arriba se vio el nombre de la empresa del amigo de Ebrard.

1 comment

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

La promesa de seguridad caería en el vacío narrativo: ni civil ni militar

Desde Zedillo a la fecha hemos insistido en la necesidad de una política de Estado civil, profesional, especializada y sujeta a rendición de cuentas en seguridad ciudadana. Y cada gobierno federal ha tratado de convencer diciendo que en efecto esa política existe, solo para después terminar el sexenio con más debilidad institucional frente a la inseguridad, la delincuencia y las violencias.
A %d blogueros les gusta esto: