Congreso de manotazos, gritos y traiciones. Video.

Crédito: Tomada de video

Redacción EB

Una vez más sucedió, las bancadas de los partidos Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y Acción Nacional (PAN) se enfrentaron a manotazos y gritos en el Congreso de Tamaulipas. Este nuevo choque fue provocado por la renuncia de la diputada guinda, Leticia Vargas Álvarez, que se sumó a los azules, quienes intentaron aprobar una reforma para retener el poder legislativo.

Esta mañana, la legisladora por Ciudad Madero anunció que ante la intención de separarla de la curul, presuntamente ordenada por el diputado federal, Erasmo González Robledo, se protegerá en el cuerpo panista. El coordinador Félix García Aguiar le dio la bienvenida.

Con el nuevo cambio, Morena y aliados suman 18 curules y el PAN junto con el PRI tienen la misma cantidad. Este nuevo equilibrio se da a una semana de la victoria del mandatario electo, Américo Villarreal Anaya, y ante la definición del desafuero del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca.

En la elección de 2021 Morena ganó en las urnas la mayoría simple, pero desde el primer día de la LXV Legislativa, las diputadas Leticia Sánchez Guillermo y Lidia Martínez renunciaron para unirse a Acción Nacional. En los meses siguientes, la bancada guinda se fue desgajando por intereses internos e intervenciones externas.

El 23 de marzo, en pleno proceso electoral y con el voto a favor de las morenistas Leticia Vargas y Nancy Ruiz y el morenista Jesús Suárez Mata, el PAN reconquistó el Congreso de Tamaulipas. El legislador Félix García Aguiar fue nombrado presidente de la Jucopo tras la destitución del guinda, Armando Zertuche Zuani.

Además, la alianza PAN y PRI se hizo del control total de las comisiones, comités y áreas administrativas de la LXV Legislatura, mismas que siguen bajo su control pero ante los resultados electorales temen perder.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

Jóvenes indígenas, excluidos en las universidades

Mientras las instituciones de educación superior convencionales no cambien su paradigma para crear espacios y ambientes interculturales pertinentes para jóvenes indígenas, la exclusión en las universidades será cada vez más complejos para los pueblos y comunidades indígenas.

Suscríbete a nuestro boletín

A %d blogueros les gusta esto: