EUA y Yarrington pactan juicio secreto

Por Redacción

El gobierno de Estados Unidos ordenó poner candado al expediente y al juicio contra el exgobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington Ruvalcaba. La decisión impedirá conocer cualquier dato del proceso; esta es una acción similar a la realizada en el caso contra el capo Osiel Cárdenas Guillén. 

El proceso judicial contra Yarrington Ruvalcaba se reactivó el pasado 10 de marzo, con la primera audiencia celebrada a puerta cerrada, de acuerdo con el tablero judicial de la Corte Federal de Distrito para el Distrito Sur de Texas, con sede en Brownsville.

Por la mañana del miércoles de la semana pasada, los fiscales y la defensa se reunieron vía telefónica con la juez Hilda G. Tagle. La comparecencia no fue grabada y los documentos fueron clasificados reservados en su totalidad.

La siguiente audiencia fue pactada para el jueves 25 de marzo, a las 13 horas, en la sala 3A Houston, ubicada en la capital del estado de Texas. A esta cita están obligados a asistir Tomás Yarrington y testigos de las acusaciones por extorsión, tráfico de drogas, lavado de dinero, fraude bancario, entre otros.

La policía italiana detuvo al exgobernador tamaulipas el 9 de abril de 2017. El tamaulipeco cenó en un restaurante del centro de Florencia. Al salir, caminó junto a otro hombre de origen polaco por la Piazza della Signoria. A los pocos metros 3 hombres y una mujer, agentes italianos, lo rodearon. Él los saludó, mostró una credencial de conducir con un nombre falso, pero corroboraron su identidad.

El político priista resistió a la extradición en el tribunal italiano. Sin embargo, en abril de 2018 fue extraditado a Estados Unidos para enfrentar 11 cargos. Dichas acusaciones fueron presentadas en mayo de 2013 en la causa penal B-12-435-S1, informó el procurador federal para el sureste de Texas, Ryan K. Patrick.

El caso que llevó a la captura del exgobernador reside en la División de Brownsville del Distrito Sur de Texas. Yarrington, de 61 años, y Fernando Alejandro Cano Martínez, de 61 años, propietario de la empresa Materiales y Construcciones Villa de Aguayo, son acusados de lavar dinero, defraudar y conspirar para hacer declaraciones falsas a bancos estadounidenses.

Además, solamente Yarrington es imputado por narcotráfico, cargo que se vincula con posible fraude bancario y transacciones ilegales de dinero obtenido por sobornos de los principales narcotraficantes que operaban en Tamaulipas. A cambio, supuestamente Yarrington permitió que operaran libremente.

Según la acusación formal, de 2007 a 2009, el político del Partido Revolucionario Institucional (PRI) presuntamente participó en el contrabando de grandes cantidades de cocaína a través del puerto de Veracruz hacia los Estados Unidos.

Los documentos acusatorios de la Corte Federal del Distrito Sur precisan que el exmandatario de Tamaulipas lavó millones de dólares comprando propiedades en Texas, a través de cómplices entre los que destacan los empresarios  Napoleón Rodríguez y Fernando Cano y una mujer de nombre Sindy Chapa.

Yarrington, nacido en Matamoros, también está acusado de conspirar para violar las disposiciones de la Ley de Sustancias Controladas, de dos cargos de fraude bancario y de conspiración para estructurar transacciones monetarias en una institución financiera nacional.

De acuerdo con la investigación, Yarrington aceptó sobornos de los cárteles mexicanos del narcotráfico desde que era candidato a la gubernatura de Tamaulipas en 1998 y de haber mantenido la colaboración con estos grupos a lo largo de todo su mandato.

El documento señala que el exgobernador de Tamaulipas trabajó desde 1998 para tres cárteles del narcotráfico, incluyendo el cártel del Golfo, los Zetas y el cártel de los Beltrán Leyva.

Deja un comentario

Related Posts
A %d blogueros les gusta esto: