Una morena para Morena

El Kiosko

Opinión por Héctor Garcés

Desde inicios de la semana pasada, el gobernador electo de Tamaulipas, Américo Villarreal Anaya, tenía tres propuestas para la presidencia estatal del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena): una de la frontera, otra de la zona sur… y alguien más del centro, de Ciudad Victoria.

Dos nombres fueron revelados por algunos medios digitales: Verónica Castillo Carrera, de Reynosa; y Lucero Deosdady Martínez López, de Tampico. Al final, las dos se quedaron en espera de la bendición, de la última señal.

No fueron las únicas que se quedaron esperando ‘la línea’ desde ‘mero arriba’: durante la cena realizada la noche del sábado en el Hotel Las Fuentes, los 75 consejeros estatales asistentes se llevaron la primera sorpresa: nunca recibieron la señal esperada. Fue una simple cena de convivencia. Ni un nombre, ni una palabra. Nada.

En el salón se instalaron nueve mesas, una por cada distrito electoral federal, más la mesa de honor, en la que estuvieron Américo Villarreal Anaya y su esposa, María Santiago de Villarreal, así como el secretario de Comunicación del CEN de Morena, Diego Hernández Gutiérrez; y los alcaldes de Nuevo Laredo y Altamira, Carmen Lilia Canturosas y Armando Martínez Manríquez.

También ocuparon un asiento en la mesa de honor el exsuper delegado, José Ramón Gómez Leal, ‘JR’; los diputados locales, Gabriela Regalado Fuentes, Casandra de los Santos Flores, Humberto Prieto, Eliphalet Gómez Lozano y Alberto Granados.

Algo llamó la atención: Lucero Martínez López, quien estaba en la mesa del Octavo Distrito, fue llevada a la mesa de honor por un momento, en un lapso de 10 o 15 minutos, para ser regresada a la mesa de los consejeros estatales tampiqueños.

Durante el evento, Diego Hernández tomó la palabra. Luego habló Américo Villarreal Anaya. Después llegó la cena. Cuando todos esperaban que les tiraran ‘la línea’ para el día siguiente, el gobernador electo se retiró sin decir nada. Todos se quedaron sorprendidos.

La esperada ‘línea’ llegó ayer a la hora que se reunió el nuevo Consejo Estatal de Morena, en punto de las 12 horas, en el Hotel Las Fuentes.

Tras declararse quórum con la asistencia de 86 de los 90 consejeros tamaulipecos (a quienes se les pidió dejar sus teléfonos celulares en la entrada), se procedió a la elección del presidente del Consejo Estatal.

Fue Norberto Barrón, personaje cercano al gobernador electo Américo Villarreal, quien propuso el nombre de Rómulo Pérez, actual asesor del grupo parlamentario de Morena en el Congreso del Estado y excoordinador de la campaña del ahora diputado local Pepe Braña. Todos los consejeros estatales morenistas aceptaron la propuesta por unanimidad.

Posteriormente, cuando vino la elección del nuevo comité estatal, Tomás Sánchez Lara, oriundo de Xicoténcatl y que fuera asesor de la fracción parlamentaria morenista en la pasada Legislatura, propuso la planilla encabezada por Yuriria Iturbe Vázquez.

Tras ser propuesta esa planilla, Diego Hernández Gutiérrez preguntó a los consejeros tamaulipecos morenistas: ¿Alguien más quiere hacer una propuesta?

La respuesta fue el silencio. Nadie dijo nada. Algunos cruzaron miradas, pero nadie levantó la mano. Todos estuvieron de acuerdo con una planilla única, una planilla de unidad.

La realidad era esa: el ambiente entre los consejeros era de unidad, nadie quería la confrontación. Lo que deseaban era o, mejor dicho es, borrar la percepción de que Morena es un partido en conflicto permanente.   

Por ello, sin problema aceptaron la propuesta de Yuriria Iturbe, fundadora del Movimiento de Regeneración Nacional y, por tanto, de firme convicción lopezobradorista. Es calificada como una mujer de izquierda, intelectualmente preparada, una morena auténtica.

Ella, actual suplente del diputado local Juan Vital Román Martínez, fue candidata de Morena a la presidencia municipal de Ciudad Victoria en la elección de hace seis años, en 2016, cuando Oscar Almaraz, entonces priista, obtuvo su reelección.

Sin embargo, en el pasado de Yuriria Iturbe existe un ‘detalle’: trabajó en la administración municipal priista que presidió Alejandro Etienne Llano en Ciudad Victoria en el trienio 2013-2016. Ella laboró como empleada adscrita en el departamento de Fomento a la Cultura, área de la dirección de Desarrollo Social, Educación, Cultura y Deporte, puesto al que renunció para competir por la alcaldía de la capital del estado.

Ese ‘detalle’ curricular no empaña su militancia izquierdista, su fidelidad al movimiento de la 4T desde el sector magisterial, donde está su origen.

En la secretaría general del comité estatal morenista quedó Marcos Zuviri Rivera, mientras que en organización fue electo Sergio Martínez Huerta.

Nadia Ethel Álvarez Espino, quien fuera contralora del ayuntamiento de Matamoros durante el primer periodo de Mario López, ocupa la Secretaría de Finanzas. Ella, que era suplente de la síndico primero, causó baja de la gestión de la ‘Borrega’ a finales de julio de 2019. Aunque oficialmente se señaló que renunció por decisión personal, en realidad hubo un rompimiento.

Tiempo después se metió a las campañas morenistas junto al delegado del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), Ernesto Palacios Cordero. Es posible que llegue al área de finanzas del partido por recomendación de la diputada federal matamorense Adriana Lozano, quien pinta para formar parte del primer gabinete de la Cuarta Transformación en Tamaulipas.

Por cierto, Nadia Ethel Álvarez Espino fue militante de Movimiento Ciudadano. Así lo confirma la lista de candidatos a delegados aprobada por la Comisión Nacional de Convenciones y Procesos Internos del partido naranja a fines de 2016. Hoy ya es morenista.

Lucero Martínez López, consejera tampiqueña que sonó con fuerza para ser electa presidenta del comité estatal, finalmente ocupó la Secretaría de Educación y Formación.

Los alcaldes, los diputados locales y federales que no eran consejeros, fueron citados a la una de la tarde en el hotel Las Fuentes. Cuando llegaron, las decisiones ya estaban tomadas por el Consejo.

Casi al mismo tiempo llegó el gobernador electo, Américo Villarreal Anaya. Al entrar, el doctor, antes de proceder a la clausura de la asamblea, felicitó a los consejeros por la labor realizada, por el ejemplo puesto durante la elección.

Alguien que se llevó los aplausos fue el delegado Ernesto Palacios Cordero, quien se encuentra a punto de dejar el estado una vez que condujo a los morenistas tamaulipecos a instalar su comité y su consejo. Presentado en su momento por el presidente nacional de Morena, Mario Delgado, en un evento en la playa Miramar, fue el virtual dirigente de la 4T durante las campañas electorales de 2021 y 2022, además de ser un férreo crítico del gobierno cabecista.

Así fue cómo se realizó la elección de la nueva presidenta del comité estatal de Morena, Yuriria Iturbe, y del nuevo presidente del consejo estatal, Rómulo Pérez Sánchez. Ambos fueron electos por unanimidad de los consejeros… y con la bendición del gobernador electo, Américo Villarreal Anaya.

Yuriria Iturbe y Rómulo Pérez, desde cada uno de sus cargos, tienen mucho trabajo por delante, en la construcción del partido morenista en tierras tamaulipecas.

Convoca PAN a su consejo para avalar reelección del ‘Cachorro’

A las 5 de la tarde de hoy, en las oficinas del PAN en Ciudad Victoria, se convoca a los integrantes del Consejo Estatal para determinar si continúan con el proceso electoral para renovar el comité directivo tamaulipeco o declaran electa la planilla encabezada por Luis René ‘El Cachorro’ Cantú, la única que logró su registro.

Por supuesto, los consejeros estatales blanquiazules validarán a la planilla única y, por tanto, validarán la reelección del ‘Cacharro’ en la presidencia del PAN en Tamaulipas.

A la par correrá la impugnación y la queja del exsenador José Julián Sacramento, quien solicitó su carta de intención para participar en el proceso interno, pero, de acuerdo a su testimonio publicado en redes sociales, no se la entregaron.

Por cierto, la que aparece en la planilla de Luis René Cantú es la tampiqueña Rosario González Flores, quien, en días pasados, había dicho en sus redes que iba a buscar la dirigencia del panismo en Tampico. 

Y para cerrar

A las afueras del hotel Las Fuentes, como tratando de saber qué ocurría adentro, se encontraba ayer el profesor Enrique Torres Mendoza, expresidente estatal de Morena.

La historia lo recordará como un traidor al movimiento lopezobradorista en Tamaulipas, como un oscuro personaje que se vendió a la Secretaría General de Gobierno de los vientos azules del cambio.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

Carlos Canturosas, un operador perseguido

Existe una percepción que se tiene desde el exterior: La mano y la opinión de Carlos Canturosas tienen un peso específico en el equipo de precampaña del doctor Américo Villarreal y se ha convertido en una pieza clave.
Leer más

En Morena todos se mueven

El Kiosko Opinión por Héctor Garcés La carrera por la candidatura del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) a…
Leer más

El clamor de justicia

vestidos de negro en su mayoría, los periodistas caminaron desde la plaza del ocho hasta Palacio de Gobierno donde entregaron una carta en la que expresaron su deseo de justicia en el caso que conmovió a Tamaulipas.

Suscríbete a nuestro boletín

A %d blogueros les gusta esto: