Enfrentará PRI otra desbandada

Catalejos

Opinión por Miguel Domínguez Flores

Tamaulipas está por entrar a una nueva ola de renuncias y desbandadas partidistas, en la que el principal perjudicado será -igual que en el 2016, 2018 y 2021- el Partido Revolucionario Institucional. Al PRI que le apostó su futuro a la alianza con el PAN y que a nivel nacional enfrenta una guerra civil causada sobre todo por los yerros de su cada vez más impresentable dirigente, se le van a ir más militantes y operadores.

Gracias a esa fascinación por el poder tan característica del viejo priísmo, difícilmente soportarán otros seis años en el papel del opositor más débil.

En Matamoros, por ejemplo, ya corren rumores de que los pocos liderazgos que le quedan al partido terminarán por sellar lo que parecía una alianza de facto con el alcalde morenista, Mario López. Lo mismo en Reynosa, el municipio donde más priístas saltaron del barco a tiempo para subirse al de Américo Villarreal Anaya. En Victoria también hay mucho por ver.

El grupo parlamentario tricolor -por así decirlo, son apenas dos priístas y uno prestado del PAN- sirve para ejemplificar la disyuntiva que estarían enfrentando muchos de sus militantes. Como coordinador de la bancada permanece el también presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, Edgar Melhem, quien fue uno de los más opositores más férreos a la alianza con Acción Nacional, hasta que bajaron la orden de la dirigencia nacional y se convirtió en uno más de sus promotores.

Hoy, en los pasillos del Congreso de Tamaulipas vuelan las versiones de que a partir del 1 de octubre, cuando por cierto podría ocupar la presidencia de la Mesa Directiva, empezará una transmutación que lo acercaría cada vez más a las posiciones de Morena.

Su compañera, Alejandra Cárdenas, está en una posición muy distinta porque sus aspiraciones son otras.
Aunque es evidente que le cuesta apoyar las iniciativas del PAN, sobre todo las más conservadoras, la joven diputada entiende que si se mantiene como un cuadro relevante al interior de la alianza, se convertiría en una aspirante natural para la candidatura conjunta a la alcaldía de Victoria en el 2024.

Para el panismo, que arrastra una relación tóxica con la capital del estado, no sería descabellado echar mano de Cárdenas, quien desde hace algunas semanas ha incrementado su presencia en las redes sociales y en las colonias de la ciudad.

El sur de Tamaulipas es la región del estado donde más problemas enfrenta lo que queda del PRI. Ahí, desde mucho antes de que se aprobara la alianza, cuadros importantes del partido decidieron entregarse sin recato a los brazos azules. Cómo olvidar las encendidas defensas de la coalición que hizo Roberto González Barba o las flores que lanzó Paloma Guillén a Chucho Nader, cuando lo que tenía que hacer era enfrentarlo en las urnas.

Para la posteridad quedarán los desfiguros de personajes como Guadalupe González Galván en Madero.
Con esos “liderazgos”, el pronóstico es que el PRI enfrentará una nueva desbandada que no cesará pronto porque en el 2024 viene un nuevo mazazo.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

‘Alito’, el corrupto vulgar

'Alito', el que deposita, como si fuera al Oxxo de la esquina, 5,000,000 de dólares en Panamá a un mercadólogo experto en 'guerras sucias'. Algo más lo caracteriza: su lenguaje procaz, grosero, soez. La soberbia convertida en palabras.

Suscríbete a nuestro boletín

A %d blogueros les gusta esto: