El futuro del PAN en Tamaulipas

Credito: Chucho Nader Facebook

El Kiosko

Opinión por Héctor Garcés

¿Cuál será el futuro del PAN en el corto y mediano plazo en Tamaulipas? ¿Qué sucederá con Acción Nacional en caso de que los tribunales electorales confirmen el triunfo de Morena y sus aliados en la contienda por la gubernatura del estado? ¿Cómo se reagrupará o reconfigurará como partido de oposición? ¿Cuál será el grupo de poder dominante?

Cierto, Roberto Gil Zuarth, principal asesor del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, cuenta con estrechos vínculos con varios de los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación  (TEPJF), pero el escenario más probable que se registre es la validación de la victoria del doctor Américo Villarreal en tierras tamaulipecas.

En ese contexto, las preguntas que se plantean sobre lo que sucederá con el PAN en Tamaulipas son múltiples. La siguiente elección se realizará en 2024 y será crucial tanto para el país como para la vida política de la entidad: se disputará la presidencia de la república, se renovarán las Cámaras de Senadores y de Diputados y, a nivel estatal, se jugarán las 43 alcaldías con sus respectivos Cabildos y y la integración de la próxima Legislatura del Congreso del Estado.

Ese proceso electoral será la primera gran prueba de fuego en el plano político para Américo Villarreal Anaya en la silla de gobernador. Será también el examen que arrojará los resultados reales en que se encontrará Acción Nacional como opositor al gobierno tamaulipeco morenista.

Más allá de que el PAN compita en el proceso electoral de 2024 aliado de lo que queda del PRI y de lo muy poco que aporta el PRD, su reagrupamiento será muy interesante desde dos perspectivas: si logra mantener la unidad interna y, posteriormente, si consigue convertirse en una fuerza opositora capaz de recuperar los espacios perdidos en las urnas.

Para comenzar, es lógico y normal que el grupo cabecista quiera mantener las riendas del partido blanquiazul. El comité estatal se encuentra en manos de uno de sus ‘cachorros’, Luis René Cantú Galván. Aunque los números electorales de su gestión son muy malos tras perder la gubernatura, la mayoría del Congreso y las principales alcaldías de Tamaulipas, el dirigente concluirá su periodo en septiembre. A pesar de sus fracasos, nunca fue relevado.

¿Quién ocupará su lugar? ¿A quién le interesa ser presidente del PAN en el estado? ¿Qué grupo tiene la fuerza suficiente para impulsar un proyecto y dirigir el comité directivo estatal? ¿Habrá la capacidad para construir el necesario diálogo interno?

Los números son fríos y siempre reveladores: Acción Nacional tiene dos bastiones en el territorio del Nuevo Santander. Uno radica -con todo y sus cuestionamientos durante las jornadas de las votaciones- en Xicoténcatl, en la región cañera. El otro tiene su sede en la joya del sur de Tamaulipas, Tampico, fortaleza histórica e ideológica del partido fundado por Manuel Gómez Morín. 

Esos bastiones tienen nombres y apellidos: César Verástegui Ostos, exsecretario general de gobierno y excandidato de la alianza ‘Va por Tamaulipas’ a la gubernatura tamaulipeca; y Jesús Nader Nasrallah, presidente municipal tampiqueño reelecto con un amplio margen de votación en 2021. Ellos son los líderes visibles del PAN en este momento.

‘El Truco’ acaba de recorrer el estado y obtuvo, haya sido como haya sido, 642,000 votos. Cierto, perdió la elección, pero logró ser conocido en toda la entidad. Chucho Nader también recorrió la entidad en su momento en busca de la nominación panista a la gubernatura. Su fuerza radica en el buen gobierno que ha realizado en tierras jaibas. Tampico brilla, las encuestas así lo indican: es uno de los mejores alcaldes a nivel nacional.

Durante la etapa previa al destape de César Verástegui como candidato del PAN a gobernador, ‘El Truco’ y Chucho mantuvieron una constante y fluida comunicación. Siempre hubo cordialidad y entendimiento entre ambos. Es muy probable que esa interacción siga adelante para darle viabilidad a Acción Nacional como partido que busque, con una reagrupamiento de sus líneas, la recuperación del poder estatal.

Sin embargo, se reitera: el cabecismo, pese a un desgaste que se extiende al plano nacional, tratará de mantenerse a flote y con las riendas de la dirigencia estatal partidista. Eso es lo que dicta el manual de la política. ¿Lo logrará?

Una vez que concluya el gobierno de Francisco García Cabeza de Vaca, la principal figura del grupo cabecista será, sin duda, su hermano, el senador Ismael García Cabeza de Vaca. 

Esto se dará porque el gobernador saliente seguramente se tomará un necesario periodo de alejamiento de la escena política, una especie de ‘año sabático’, en espera de resurgir bajo otras condiciones y circunstancias. Su heredero natural será, siempre lo ha sido, Ismael, quien tiene y ejerce un cargo de peso e influencia.

Existen otros dos personajes que han cobrado relevancia en el intento del PAN por mantener y extender lo más posible su injerencia en el poder tamaulipeco: Félix García Aguiar, jefe de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado; e Imelda San Miguel Sánchez, presidenta de la mesa directiva del Poder Legislativo estatal.

Imelda y Félix, ‘El Moyo, lograron su reelección como diputados locales tras resistir la ola morenista de 2021 en sus distritos, el 2 y el 3, con cabecera en Nuevo Laredo. Ahora, con su experiencia, han jugado un papel estratégico -pese a todos los cuestionamientos que pesan sobre ellos- para que Acción Nacional haya recuperado el control del Congreso del Estado.

Uno de ellos, sin duda, será el candidato del PAN a la presidencia municipal de Nuevo Laredo en 2024. El otro podría buscar la diputación federal por el Primer Distrito, con sede en esa ciudad fronteriza. Así pintaría, de botepronto, el escenario para ellos.

¿Qué va a pasar con Acción Nacional en el corto y mediano plazo? ¿Cómo se acomodarán los distintos grupos y corrientes al interior del partido? ¿Cada quién jalará por su lado? ¿Buscarán un acuerdo en privilegio de la unidad?

Eso lo veremos en muy poco tiempo…

La CMIC aporta recursos al DIF Tampico

En un evento que ya puede ser considerado una tradición, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) entregó recursos al sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de Tampico en apoyo de sus programas sociales.

El acto se realizó ayer en las instalaciones de la CMIC y asistieron el presidente municipal jaibo, Chucho Nader, y su esposa, Aída Feres, presidenta del DIF local.

Carlos Holguín, representante de los constructores del sur de Tamaulipas, entregó un cheque por casi 132 mil pesos, que es la suma de las retenciones económicas que se aplican a las empresas afiliadas a la CMIC y que contratan obras con el Ayuntamiento.

Tras agradecer el respaldo a las actividades del DIF, Aída Feres comentó que estos recursos serán utilizados en las Casas Club del Adulto Mayor ubicadas en las colonias Nuevo Amanecer y Las Américas.

Elecciones ejidales en Altamira

En 29 ejidos de Altamira se llevaron a cabo elecciones para designar delegados.

De acuerdo con el reporte del secretario del Ayuntamiento, José Francisco Pérez Ramírez, el proceso se desarrolló sin incidentes, con plena tranquilidad.

Será el Cabildo de mayoría morenista y que preside Armando Martínez Manríquez la que valide la elección de los 29 nuevos delegados ejidales.

Por cierto, la participación de la gente superó el 70 por ciento del listado nominal.

Y para cerrar

‘El Truco’ se reunió con panistas de Ciudad Madero el pasado fin de semana en un restaurante ubicado en el municipio de González.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

Simón, el ejidatario errante

Antes de organizar a los campesinos para solicitar la dotación del ejido El Bajío, Simón Santiago sembraba algodón en Chiapas. La promesa de Simón con sus hijos era que nunca iban a abandonar la tierra. Así lo hicieron, en 2016 la familia Santiago fue encarcelada por defender su territorio de la minera Penmont.
Leer más

Plan para sobornar regidores y derrocar al alcalde de Reynosa queda al descubierto

Luis Alejandro Espino Acosta, hijo del auditor Jorge Espino Ascanio, aceptó que intentó derrocar al alcalde de Reynosa, Carlos Peña Ortiz, mediante sobornos de 5,000,000 pesos ofrecidos a los integrantes del Cabildo. El plan que echó andar hace un mes -dijo- tenía el visto bueno del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca; y el secretario general de Gobierno, Gerardo Peña Flores, pero fue desmentido por los panistas.
A %d blogueros les gusta esto: