‘El agandalle’ y la aberración

El Kiosko

Opinión por Héctor Garcés

El grupo parlamentario del PAN volvió a demostrar obediencia ciega a las indicaciones de su jefe, el gobernador saliente Francisco García Cabeza de Vaca, para quedarse, por medio de una serie de reformas y modificaciones a las leyes, con posiciones estratégicas como son la Unidad de Inteligencia Financiera y Económica (UIFE) y la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Comapa) de Tampico y Ciudad Madero.

Esto no es otra cosa que un auténtico ‘agandalle’ en un intento desesperado por ponerle la mayor cantidad de ‘piedritas’ en el camino al morenista Américo Villarreal Anaya, quien tomará posesión como nuevo gobernador el primero de octubre de este año.

Pero los casos de la UIFE y de la Comapa de la zona sur también son aberrantes: violan de forma descarada y cínica la ley y, en el caso de la Unidad de Inteligencia, pone en entredicho hasta convenios internacionales.

Para comenzar, las Unidades de Inteligencia Financiera, órganos que deben operar con plena autonomía e independencia, surgieron en un contexto global para combatir el lavado de dinero. En ese sentido, México sostiene compromisos como integrante del Grupo de Acción Financiera sobre el Blanqueo de Capitales (GAFI) al que pertenecen diversos países.

Otra razón de ser de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) es investigar el delito de financiamiento al terrorismo. De hecho, la UIF fue creada por decreto en 2004, en los tiempos en que, en el escenario internacional, se investigaba a las organizaciones terroristas tras los atentados a las Torres Gemelas en Nueva York, Estados Unidos, y sus posteriores consecuencias como las invasiones norteamericanas a Irak y Afganistán.

A partir de ese modelo, con el que se aplica la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, se replicaron las Unidades de Inteligencia Financiera en las entidades federativas mexicanas.

Sin embargo, como suele ocurrir con los gobiernos estatales del país o, para decirlo con mayor claridad, con las ocurrencias de cada gobernador, estos órganos no son realmente autónomos ni independientes, es decir, no son eficaces ni funcionales.

La ‘ocurrencia’ de que la Unidad de Inteligencia Financiera y Económica pase a manos de la Fiscalía General del Estado quebranta la legalidad y la funcionalidad del supuesto órgano autónomo. Esta iniciativa planteada por el grupo parlamentario de Acción Nacional en el Congreso del Estado es una aberración.

De aprobarse en el pleno este escandaloso caso seguramente pasará a dirimirse en otras instancias legales a fin de restablecer la autonomía e independencia de la UIFE.

Lo mismo sucede con la designación del gerente general de la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Comapa) de la Zona Conurbada integrada por Tampico y Ciudad Madero: es una auténtica vacilada. Es un mal chiste.

El artículo 115 de la Constitución Mexicana es muy claro: la prestación de los servicios de agua potable, drenaje, alcantarillado, tratamiento y disposición de sus aguas residuales es una función de los municipios, de las administraciones municipales.

Lo que pasa es que ese artículo constitucional nunca ha sido respetado en Tamaulipas por ningún gobierno estatal. ¿Por qué? Por los ingresos millonarios que ahí se captan. ‘La entrada’ de dinero es diaria, constante, a manos llenas.

La historia así lo indica: todos los gobernadores tamaulipecos se han sentido dueños absolutos de las Comapas en flagrante violación a la Constitución. Ellos, como ‘virreyes’, ponen y quitan gerentes generales, funcionarios que luego, aprovechando ‘la plataforma’, quieren ser alcaldes o diputados locales o federales.

Esto comenzó a cambiar el año pasado con la llegada de la Cuarta Transformación a los principales municipios de Tamaulipas: los alcaldes morenistas tomaron las riendas de las Comapas. Eso sucedió, por ejemplo, en Altamira y Ciudad Victoria. En Reynosa, Maki Ortiz tomó, con la ley en la mano, las riendas del organismo en los últimos meses de su gestión.

En la Comapa de Tampico y Ciudad Madero debe suceder lo mismo: los Cabildos de ambos municipios debe tomar el control operativo del órgano. Tampiqueños y maderenses, sin importar filias partidistas, deben suscribir un acuerdo y pasar por encima de lo que dicte el gobernador en turno. Tienen el artículo 115 constitucional a su favor. Punto.

Eso es algo que pueden hacer los alcaldes Chucho Nader y Adrián Oseguera con la mano en la cintura. Nomás es que se pongan a platicar (sin la interferencia del victorense apodado ‘Orteguita’). ¿O acaso no quieren manejar la Comapa de la zona para beneficio de sus municipios?… 

El presupuesto de la Comapa de la zona sureña rebasa los ¡¡¡1,000 millones de pesos!!! La Comapa de Tampico y Madero no es una ‘caja chica’ del gobierno estatal, sino un auténtico cofre con un tesoro inmenso… que ha sido propiedad de viles piratas.

Sí, de auténticos piratas. ¿Un ejemplo? Ahí está el caso de cierto empresario de peso ligero que con la llegada del gobierno de ‘los vientos del cambio’ comenzó a vender el cloro que se requiere para potabilizar el agua de la Comapa y se hizo millonario. En un sexenio se hizo un ’empresario’ de peso completo. ¿Qué tal? 

Con una simple controversia constitucional se caerá la aberrante vacilada que aprobó ayer el Grupo Parlamentario del PAN en el Congreso del Estado.

Ya veremos si los alcaldes de Tampico y Madero, Chucho Nader y Adrián Oseguera, en la inercia de los nuevos tiempos democráticos que se viven en Tamaulipas, aprovechan la situación y levantan la mano para operar, de manera conjunta, con el respaldo de los Cabildos, la Comapa de la zona sur.

Ya es hora de que la Comapa sea controlada por los tampiqueños y los maderenses.

El verdadero gerente general de la zona conurbada en el sur

El nuevo gerente general de la Comapa de Tampico y Ciudad Madero se llama Víctor Hugo Guerra García… perdón… su nombre es Gabriel Guerra Turrubiates…

La broma es cruel porque esa es la realidad: Víctor Hugo Guerra García, primo del todavía gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, será quien manejará -a distancia- la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de la Zona Conurbada.

Víctor Hugo Guerra, exsecretario de Administración de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT), es tío de Gabriel Guerra, quien ayer fue ‘designado’ (así, entre comillas) nuevo gerente general del organismo.

Gabriel Guerra, que se desempeñaba como jefe de Proyectos Estratégicos, ocupará la espaciosa oficina de Jorge Federico Rivera Schotte, quien forma parte del equipo político del senador Ismael García Cabeza de Vaca.

Ahora sí, Gabriel Guerra será un ‘proyecto estratégico’ en la tormentosa salida del gobierno cabecista que toma como ‘trinchera’ la gerencia general de la Comapa de Tampico y Ciudad Madero. ¿Estará preparado el joven para aguantar el diluvio que se le viene?

Nacido en Reynosa, Gabriel Guerra en realidad es discípulo político del alguna vez priista Guadalupe González Galván. Gabriel fue su secretario particular en la época en que ‘Lupe’ fue presidente municipal de la urbe petrolera.

Alguna vez estuvo a punto de ser presidente del PRI de Madero a propuesta de González Galván, pero fue torpedeado por los sindicalistas petroleros.

Hoy es el gerente general ‘patito’ de la Comapa de la zona sur. Su tío… bueno… el primo de su tío (así son las jerarquías políticas y familiares) es el que realmente va a mandar.

Vaya embrollo en que se metió Gabriel Guerra…

Y para cerrar

Tal como se comentó ayer en esta columna, era cuestión de horas para que se confirmara la incorporación de Santiago Nieto, extitular de la Unidad de Inteligencia Financiera, al equipo de transición del gobernador electo Américo Villarreal.

A la hora de las revisiones financieras del gobierno saliente, Santiago Nieto será un auténtico dolor de Cabeza…

Esto se pone cada vez más candente e interesante…

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

Impugnación, sin sorpresas

si los magistrados del TRIFE dieran por buenos los argumentos de la impugnación panista, no podrían ir mucho más allá de la anulación de las casillas en las que se hubieran detectado irregularidades. Suponiendo que fueran todas las de los municipios de Hidalgo, Villagrán, Mainero, San Carlos y San Nicolás, la alianza Juntos hacemos historia perdería 17,781 votos y la alianza Va por Tamaulipas perdería 1,835 votos.
Leer más

Prensa y periodismo, a 10 años del #YoSoy132

Una década después del #YoSoy132, la “democratización” de los medios aún se antoja lejana y difícil. La situación se ha agravado, con el asesinato impune de periodistas en territorios controlados por el crimen organizado.
Leer más

Migración y racismo

#Estampida La llegada de alrededor cerca de 40 mil personas de Haití a México en 2017 sirvió para saber qué tan racistas somos. El trato con ellos es más crudo comparado con cómo se trata a otra población en movilidad Opinión de Kau Sirenio
A %d blogueros les gusta esto: