La traición de Leticia Vargas

El Kiosko

Opinión por Héctor Garcés

Leticia Vargas afirma que ella es diputada local porque ‘la puso el pueblo’. Eso es una descarada y cínica mentira: los votantes ni siquiera la conocían cuando vieron su nombre en la boleta electoral en el proceso de 2021.

Los electores del Distrito 19, que abarca la zona norte de Ciudad Madero y el sur de Altamira, votaron a favor del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y, en particular, del proyecto que enarbola el presidente Andrés Manuel López Obrador. Esa es la verdad.

Leticia Vargas era una desconocida y, en buena medida, lo sigue siendo: muy pocos ciudadanos saben lo que ha hecho hasta el momento en el Congreso del Estado. ¿Alguna gestión a favor de los sectores más necesitados? ¿Alguna iniciativa de ley relevante? ¿Alguna ‘brillante’ y memorable intervención en la tribuna legislativa? No, nada de eso.

Lo único que se sabe es que Leticia Vargas traicionó a Morena. Ella, por supuesto, lo niega, pero la interpretación de cada una de sus recientes decisiones indica que tomó un puñal y arremetió, por la espalda, como lo hacen los traidores y las traidoras, en contra de la Cuarta Transformación.

Así pasará Leticia Vargas a la historia de la decadente política tamaulipeca: como una de las legisladoras que traicionaron no solo al partido político que la llevó al poder, sino a la gente que votó por ‘la marca’ y el color guinda que representaba. Sí, se reitera, los electores votaron por AMLO y por Morena, no por ella.

Sin aportar pruebas, Leticia Vargas acusa al diputado federal Erasmo González Robledo de buscar quitarla de su escaño para colocar a su suplente, Cintia Jaime, actual directora de Comunicación Social del Ayuntamiento de Altamira. Es un desesperado disparo al aire.

Con ese tambaleante argumento, Leticia Vargas decidió renunciar al grupo parlamentario de Morena para incorporarse a la bancada del PAN. Cuando un reportero preguntó si le habían ofrecido dinero para saltar al partido blanquiazul, ella no supo qué decir. Sorprendida por el cuestionamiento, medio balbuceó y, finalmente, aceptó que eso había sido la primera ocasión, pero que ahora no.

También acusó a Úrsula Patricia Salazar Mojica, lideresa de los diputados locales morenistas por no convocarla a las reuniones previas. Tal vez esto sea cierto, pero habría razón para no llamarla: simple y sencillamente ya no confiaban en ella. ¿Cómo confiar en alguien cuando con su intervención Morena perdió la Jefatura de la Coordinación Política del Congreso del Estado?

Además, se queja de que le quitaron la oficina de gestión en el Palacio Municipal de Altamira, donde gobierna Armando Martínez Manríquez. Se la quitaron con motivos de sobra: por traicionar a Morena, al partido que la postuló.

Ella dice que ‘no es borrego’, pero todo apunta a que sí lo es. Ella recibe instrucciones, indicaciones, órdenes. Le truenan los dedos. Ella, sumisa, obedece sin chistar. Ella dijo ayer lo que le dictó Félix García Aguiar, líder de los diputados locales panistas.

La traición de Leticia Vargas a Morena está inscrita en el intento del PAN de mantener a toda costa el control político del Congreso del Estado, sin importar que se viole y se quebrante la Ley Interna del Poder Legislativo y, desde ahí, resistir la llegada de la Cuarta Transformación a Tamaulipas con la victoria de Américo Villarreal en la contienda por la gubernatura.

Ese es el motivo del ‘salto’ de Lety Vargas a Acción Nacional: un madruguete legislativo para aprobar que toda modificación a la Ley Interna del Congreso cuente con el aval de las dos terceras partes. La aplicación de un ‘candado’ tras el pronosticado triunfo de la 4T en las urnas.

No obstante, esta propuesta panista, planteada por la diputada plurinominal Myrna Flores Cantú y aprobada ayer por la Comisión de Asuntos Legislativos, requiere la mayoría calificada, es decir, las dos terceras partes del Congreso y, por tanto, lo más probable es que no pase ya que ningún grupo reúne 24 de los 36 votos.

Así será recordada Leticia Vargas: como la legisladora que traicionó a Morena y al proyecto de la Cuarta Transformación en Tamaulipas. Ese será su epitafio político.

Marco Moctezuma quiere ser candidato en Madero

Con el triunfo del PRIAN y lo que queda del PRD en Ciudad Madero, varios aspirantes levantan ya la mano para buscar la candidatura de la alianza opositora a la presidencia municipal. ¿Qué tal?

Por supuesto, uno de los ‘tiradores’ naturales es el joven Carlos Fernández Altamirano, diputado local de Acción Nacional.

Sin embargo, no es el único panista que quiere jugar. Otro se anota para lo que viene: Marco Moctezuma Simón.

Así es: Marco Moctezuma cuenta con la experiencia política para ir por la alcaldía de la urbe petrolera. Fue presidente local del PAN y fue regidor. Además, fue funcionario en la estructura de la Secretaría de Bienestar Social en el sexenio que está por concluir.

Actualmente, Marco Moctezuma encabeza la asociación civil ‘Sumando Voluntades’, la que parece un slogan ideal de campaña para que el panismo recupere Ciudad Madero.

Américo Villarreal y sus fotos en Toluca

A través de redes sociales, el gobernador electo de Tamaulipas, Américo Villarreal compartió varias fotografías que se tomó con figuras relevantes de Morena en el evento denominado ‘Unidad y Movilización para que siga la Transformación’ que se realizó el domingo pasado en Toluca, la capital del Estado de México.

El doctor se tomó la foto del recuerdo con el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, uno de los integrantes de la terna que aspira con fuerza a la candidatura presidencial morenista en 2024.

Américo Villarreal publicó otra fotografía en la que aparece con su amigo, el coordinador de comunicación social y vocero del gobierno de la república, Jesús Ramírez Cuevas, y con el secretario de comunicación del CEN de Morena, David Hernández Gutiérrez, quien, por cierto, siguió muy de cerca, en territorio, la elección del Nuevo Santander.

Por supuesto, el mandatario tamaulipeco electo se tomó la foto con Mario Delgado, presidente nacional de Morena.

Dos gobernadores electos más del morenismo asistieron al cónclave de la 4T en Toluca: Mara Lezama, de Quintana Roo; y Salomón Jara, de Oaxaca. Américo Villarreal se codeó con figuras del morenismo nacional.

Instalan Consejo de Protección Civil en Tampico

Con la bendición de un periodo de lluvias intensas que asegurará el abasto de agua a la población y a la industria del sur de Tamaulipas, ayer se instaló el Consejo de Protección Civil en Tampico.

Al frente del acto protocolario estuvo el presidente municipal Chucho Nader, acompañado del Comandante del Quinceavo Batallón de Infantería, Coronel Nicasio Solís; del representante de la Primera Zona Naval Militar, Contraalmirante Francisco Morgado Sánchez; y del Coordinador Regional de la Guardia Nacional, Teniente Tomás Mar González.

También asistieron el coordinador de la Policía Estatal en la zona metropolitana, Fernando Luján Portes; el titular de la Jurisdicción Sanitaria Número Dos, José Luis Sánchez Sustaita; y los regidores que integran la Comisión de Protección Civil.

De acuerdo con el pronóstico de los especialistas, para el Golfo de México se esperan de 16 a 21 ciclones. Una decena de estos fenómenos meteorológicos serán tormentas tropicales.

Acompañó a Chucho Nader en el evento, su esposa Aída Feres, presidenta del Sistema DIF del puerto jaibo.

Desesperación en la UAT

Donde las alarmas se encendieron desde la noche del pasado 5 de junio es en la Rectoría de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT).

En particular, en el área de Finanzas de la máxima casa de estudios existe suma preocupación con la llegada al poder estatal de Morena. La desesperación por ‘cuadrar’ números tiene al borde de la esquizofrenia a varios funcionarios de altos vuelos.

Uno de ellos despacha, con ‘los pelos de punta’, en la Contraloría…

Además, se da por hecho que un secretario de la UAT, oriundo de Reynosa, dejará el cargo antes del 30 de septiembre… a fin de marcharse a un virtual exilio. Algunos dirán que es fuga. 

Y para cerrar

¿Qué estaba haciendo la Policía Estatal dentro del Congreso del Estado? ¿Por qué ingresaron? ¿Quién los llamó? ¿Por qué portaban armas dentro del recinto? Esa es una flagrante violación a la autonomía del Poder Legislativo de Tamaulipas.

Eso sería un escándalo en el Congreso de la Unión. Eso no se debe permitir jamás.

El panista Félix García Aguiar, líder del Congreso, debe tener mucho cuidado en lo que hace, debe pensar en las consecuencias de cada acto.

Deja un comentario

Related Posts

Suscríbete a nuestro boletín

A %d blogueros les gusta esto: