¿Qué pasa en la Auditoría?

La directora del Instituto de la Mujer y el auditor estatal en un evento. Crédito: Gobierno de Tamaulipas

Catalejos

Opinión por Miguel Domínguez Flores

Hoy mismo, el Auditor Superior del Estado, Jorge Espino Ascanio, debería salir a explicar lo que pasa en ese órgano técnico dependiente del Congreso del Estado.

Ayer en la Tribuna del Poder Legislativo se presentó una denuncia muy grave contra su director general de Administración y Finanzas, Pedro “S”, por hostigamiento sexual contra una empleada.

También la directora del Instituto de la Mujer, María Elena Figueroa Smith, podría, debería en realidad, aclarar si es cierto que su dependencia le retiró al abogado que le habían asignado a la afectada para asesorarla.

La historia, según la narró ayer la diputada Cassandra de los Santos en una iniciativa para exhortar a la Fiscalía General de Justicia para que se investiguen estos hechos, comenzó en julio del año pasado, cuando el funcionario de la ASE llamó a su oficina a una empleada a su cargo para intentar “besarla y abrazarla a la fuerza”.

Desde el 5 de julio, la víctima interpuso una denuncia contra el funcionario ante la Fiscalía Especializada en la Investigación de Delitos Contra Niñas, Niños y Adolescentes y de Delitos Contra Mujeres por Razones de Género, pero hasta la fecha lo único que ha pasado es que la afectada tuvo que renunciar a su trabajo.

Nada se sabe sobre alguna investigación interna, ni hablar de una sanción contra su presunto agresor, quien según su currículum publicado en la página de la Auditoría, llegó en el 2016 a trabajar a ese organismo, proveniente del estado de Veracruz.

Como es obvio, el acusado debe gozar de la presunción de inocencia. Pero tratándose de un tema tan delicado, lo más sano es que su jefe transparente la manera en la que se ha abordado este tema al interior del organismo que dirige, y que aclare si, como indica la relatoría de los hechos, a la denunciante se le ha revictimizado.

La joven diputada suplente

El caos que se vivió ayer en la sesión del Congreso del Estado, con porras y matracas que por momentos hacían imposible el diálogo entre los diputados, podría explicarse por el calor político que abrasa a la entidad a tres días de la elección.

Lo que resulta por lo menos extraño es la actitud de una joven diputada suplente que en las galerías de la sala organizaba los gritos y consignas contra los legisladores, pero también contra la prensa, y hasta exigió un trato especial para no ser grabada por los medios de comunicación sin su consentimiento.

Su nombre es Rubí Córdova y es la suplente de la diputada panista -ella sí muy seria y profesional- Sandra Luz García Guajardo.

En fin, para no hacer tanto escándalo, concluyamos nada más que la extraña conducta de la joven legisladora ya forma parte del carácter picaresco de esta 65 Legislatura.

Y de paso hagamos votos porque a la diputada García no se le ocurra solicitar licencia.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

Las campañas de los candidatos

Cada quien con su estilo y sus colores, los tres candidatos recorren el estado con la mira puesta en sumar simpatías y en llevarse el triunfo en las urnas el 5 de junio en una jornada electoral que pinta para ser histórica.
Leer más

En Morena todos se mueven

El Kiosko Opinión por Héctor Garcés La carrera por la candidatura del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) a…
Leer más

El estilo personal de gobernar Tamaulipas

Cabeza de Vaca, Egidio, Eugenio y Yarrington, cada uno gestionó el poder con su sello propio, con su carácter y temperamento personal.¿Cómo será el estilo personal de gobernar de Américo Villarreal Anaya?
Leer más

Aldana ‘barre’ en el STPRM

El brazo derecho de Carlos Romero Deschamps durante muchos años, 'barrió' la oposición, ganó la elección y se convirtió en el nuevo secretario general.
A %d blogueros les gusta esto: