Fiscalía sigue sin definir al autor intelectual del asesinato de la buscadora Miriam Rodríguez

Crédito: Javier Manilla

Redacción EB

La Fiscalía General de Justicia (FGJ) de Tamaulipas continúa sin definir la identidad de las personas responsables de ordenar el asesinato de la buscadora Miriam Rodríguez Martínez, ejecutado por sicarios el 10 de mayo de 2017 afuera de su casa en San Fernando.

La justicia y verdad en el caso de la madre buscadora no ha sido cumplida por las autoridades a pesar de los discursos que se pronunciaron días posteriores a su homicidio. La familia Salinas Rodríguez rindió el quinto homenaje a la activista tamaulipeca en la placa colocada en la plaza del municipio.

La vida de Miriam cambió el 23 de enero de 2014, cuando hombres armados en 2 camionetas cerraron el paso a Karen Alejandra y la secuestraron a plena luz del día. La llevaron a su casa, donde a los pocos minutos llegó Carlos, el mecánico de la familia. Los secuestradores lo dejaron entrar y después se llevaron a la pareja. 

El matrimonio de Miriam y Luis recibieron la llamada para pedir dinero a cambio de la libertad de Karen. Los dos solicitaron un préstamo y pagaron el rescate pero no les entregaron a su hija. Miriam se volcó a la búsqueda: denunció ante las autoridades, habló con los criminales y 3 veces les dio dinero para obtener información.

Al no encontrarla, la madre cambió decidió buscar a su hija y a los culpables. Con una investigación propia encontró en San Fernando, Matamoros y Victoria a las personas responsables del secuestro. En 2016, uno de los detenidos declaró que Karen estaba en una fosa clandestina en un rancho. La misma Miriam desenterró los restos y avisó a la Procuraduría General de Justicia. La información genética de la víctima se confirmó pero solo en un grupo de huesos y, por ello, Miriam mantuvo la búsqueda hasta completar el cuerpo de su hija y capturar al resto de los señalados.

En 2017 la buscadora lideró los grupos de exigencia de justicia ante el gobierno de Tamaulipas, además de que continuó con la búsqueda de los culpables que estaban libres. En marzo de 2017, 23 reos se fugaron de la cárcel de Victoria, Tamaulipas. En el grupo iban presuntos culpables del secuestro y asesinato de Karen Alejandra; Miriam señaló que tenían la orden de asesinarla y pidió protección a la subsecretaria general de Tamaulipas, Gloria Garza. A pesar de las solicitud, el gobierno estatal le asignó una patrulla que daba 3 rondines diarios por su casa.

A finales de abril, Miriam logró capturar a una de 2 mujeres que faltaban, en la detención se fracturó el tobillo. Días después, el 10 de mayo, 4 hombres interceptaron a Miriam y la asesinaron por la espalda afuera de su casa. Su esposo Luis la recogió y en una ambulancia llegó viva al hospital, donde falleció por los impactos de bala.

Dos casos sin justicia

Crédito: Revista Emprendedor Mx

La familia Salinas Rodríguez lleva 2 casos divididos en carpetas de investigación en la FGJ y FGR; el primero por el secuestro y homicidio de Karen Alejandra y el segundo por el asesinato de Miriam Rodríguez, radicado en la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO).

De acuerdo con la Fiscalía tamaulipeca, 4 hombres ejecutaron el homicidio de Miriam: Alfredo Misael “N”, Edwin Alain “N”, Erick Leonel “N” y Juan Manuel Alvarado “N”. Dos de los cuatro fueron reos que se fugaron del Centro de Ejecución y Sanciones (Cedes) de Ciudad Victoria el 22 de marzo de 2017. Los 2 últimos salieron del centro de reclusión tras purgar sus penas y con la consigna de asesinar a la activista de los derechos humanos.

El año pasado, jueces estatales liberaron a 3 responsables del secuestro y asesinato de Karen Alejandra. Elvia Yulossa Betancourt Castillo, Juan Carlos Flores Morales y Mario Alberto Díaz Esquivel fueron beneficiados por haber cometido los delitos cuando eran menores de edad.

Miriam Rodríguez investigó y dio la información para las detenciones de Cristian Josué Zapata González en septiembre de 2014. Al año siguiente, la madre encontró a Enrique Yoel Rubio Flores, quien fue la pieza clave para dar con el resto de culpables.

En abril y agosto de 2016 se ejecutaron las órdenes de aprehensión contra Marco Alberto Díaz Esquivel y Elvia Yulossa Betancourt Castillo, respectivamente. De la fecha de captura de Juan Carlos Flores Morales no se encontró el dato preciso.

De acuerdo con la FGJ, Díaz Esquivel fue recluido en el penal de Santa Adelaida con una sentencia de 8 años. El culpable presentó 2 actas de nacimiento y se amparó en el documento que lo identificaba como menor de edad cuando cometió los ilícitos. El inculpado llevada 5 años preso y un juez federal resolvió dictar auto de libertad en 2021.

El jueves 4 de agosto de 2016, agentes de la Coordinación Estatal Antisecuestros detuvieron a Elvia Yulossa Betancourt Castillo, de 17 años, por su presumible vinculación con los delitos de secuestro y homicidio en agravio de varios jóvenes. Ella cumplió cinco años presa en el penal de Güemez y quedó en libertad el año pasado. 

En abril de 2017, Elba Soto Rodríguez fue capturada y este hecho provocó que Miriam Rodríguez se fracturara la pierna, condición que fue aprovechada por sus asesinos para quitarle la vida al regresar de su casa tras festejar el Día de las madres en San Fernando.

Semanas después del homicidio, la FGJ capturó a Alejandra “N” alias “La Machorra” en Veracruz. Empero, a 5 años del crimen que conmocionó a los y las buscadoras del país y activistas de mundo no se han ubicado a las personas que ordenaron la muerte de la madre de 57 años.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

La LIE, entre la espada (Ortiz) y la pared (Glz. Alcántara)

Lejos de que este texto busque emitir una opinión a favor o en contra de lo resuelto por la Corte, su objetivo es sintetizar la discusión de los integrantes del Pleno e intentar aclarar algunas cuestiones técnicas sobre la votación del asunto, para que todos y todas entendamos lo que pasó en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
A %d blogueros les gusta esto: