10 años en la búsqueda de Cinthya Pantoja de León. “La promesa es traerte a casa, hija mía”.

Carlos Manuel Juárez

El 22 de abril de 2012, la joven criminóloga Cinthya Mabel Pantoja de León recibió la orden de salir de la oficina de la Procuraduría General de Justicia para trabajar en campo. A pesar de que sus funciones eran en oficina, la mujer de 25 años acató la instrucción, como ya lo había hecho antes, cuando la llevaron a realizar pruebas forenses del caso y atender a las familias de las víctimas en San Fernando.

Eran los tiempos más violentos de las décadas recientes. Las balaceras, asesinatos y desapariciones estaban por todos lados. La masacre de 72 migrantes y el hallazgo de fosas clandestinas en San Fernando mostraban el tamaño de la crisis de seguridad. Aunque el gobierno federal arrojaba soldados a las calles, los grupos criminales controlaban y sometían al poder político y económico.

El 22 de abril del 2012, Cinthya desapareció en el municipio de Nuevo Padilla, ubicado a 40 minutos de Victoria. Sus compañeros de trabajo en la Procuraduría no se explicaban qué había pasado, ni cómo, ni porqué. Parecía que las desapariciones y asesinatos de agentes del Ministerio Público, como Roberto Jaime Suárez Vázquez, no habían advertido del gran peligro que corría el personal judicial.

Desde ese día su madre Josefina de León empezó la búsqueda de su hija. Hoy cumple una década de seguir el rastro de Cinthya, 10 años donde ha sufrido extorsiones, a autoridades incompetentes que justifican atrasos en la investigación que se abrió el mismo día que no supo de su hija.

Como muchas mujeres y hombres que perdieron familiares en esos años, Josefina de León arrancó la búsqueda por sus propios medios, porque la PGJ no se movía. Al paso de 4 meses, la buscadora recibió llamadas de personas que aseguraron tener secuestrada a Cinthya y le exigieron dinero para liberarla.

“Uno sabe perfectamente que pudiera ser una extorsión pero en el fondo uno desea que sea verdad lo que te están diciendo”, contó Josefina al medio El Economista.

La madre pagó y Cinthya no apareció.

A partir de ese golpe anímico y económico, Josefina supo que solamente ella buscaría a su hija, que las autoridades y la sociedad no estaban de su lado. Intentó conseguir datos de los extorsionadores pero la PGJ no ayudó en nada.

A finales de 2012, la madre acudió a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada de la Procuraduría General de la República (PGR) para obtener ayuda.

A lo largo de los años, Josefina de León transformó su dolor y fundó la asociación Red de Desaparecidos en Tamaulipas, donde colabora con otras y otros buscadores para dar con el paradero de familiares. Además, analiza el fenómeno de la desaparición en la entidad y realiza incidencia política y social sobre la problemática de derechos humanos.

En los 2 años recientes, la madre de Cinthya dedicó su tiempo para generar conocimiento entorno a la búsqueda. El resultado fue el primer protocolo para búsqueda de personas en cuerpos de agua. Ella se ha concentrado en indagar en el fondo de la presa Vicente Guerrero, de donde ya ha sacado cuerpos.

Josefina está segura que hija fue desaparecida por su trabajo en San Fernando, y que detrás del delito están integrantes del crimen organizado y la Procuraduría.

Josefina de León en el festival Contra el Olvido

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

¡No se hagan bolas!…decidirá ya saben quién

A estas alturas, cuando en apariencia falta mucho para la elección de las seis gubernaturas que se disputarán el próximo año, AMLO ya debe tener perfilados a sus candidatos y candidatas, ya debe saber a quién va a señalar su 'dedito'.
Leer más

Incrementarán presencia de elementos del INM en Tamaulipas

El gobernador Francisco García Cabeza de Vaca sostuvo que el tránsito descontrolado de migrantes representa un riesgo sanitario ante el covid-19, sumado a que su presencia genera disputas entre los grupos delictivos de las ciudades fronterizas.
A %d blogueros les gusta esto: