Muere Rosario Ibarra, defensora de derechos humanos y excandidata presidencial

Redacción Animal Político

La defensora de derechos humanos y dos veces candidata presidencial Rosario Ibarra de Piedra murió la mañana de este sábado 16 de abril, informó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Ibarra tenía 95 años y padecía problemas de salud. Por ese motivo, en octubre de 2019 no acudió al Senado a recibir la medalla Belisario Domínguez —que la Cámara alta otorga a mexicanos destacados—, sino que en su nombre la recibió su hija, Rosario Piedra Ibarra, actual titular de la CNDH.

Rosario Ibarra de Piedra nació en Coahuila el 24 de febrero de 1927. Comenzó a hacer activismo político y social tras la desaparición de su hijo Jesús Piedra Ibarra, quien era estudiante de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) y desapareció en la década de 1970.

La desaparición ocurrió en el contexto de la llamada “guerra sucia” en México, como se conoce al periodo en el que fuerzas federales reprimieron, detuvieron, desaparecieron y asesinaron a opositores políticos, guerrilleros y ciudadanos en general.

A raíz del crimen contra su hijo, Ibarra fundó el Comité ¡Eureka!, que reunió a familiares de personas desaparecidas.

Ibarra también entró a la política. Fue candidata presidencial del extinto Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) en las elecciones de 1982, que ganó el priista Miguel de la Madrid, y también en las de 1988, que ganó el priista Carlos Salinas de Gortari y tras las cuales apoyó las protestas que reclamaban por un posible fraude en la contienda en contra de Cuauhtémoc Cárdenas.

La activista también fue senadora por el Partido del Trabajo (PT) y apoyó a Andrés Manuel López Obrador en sus tres campañas para competir por la presidencia.

El hoy mandatario publicó este sábado un mensaje para lamentar el fallecimiento de Ibarra.

Otros políticos que expresaron sus condolencias por el hecho fueron los senadores Ifigenia Martínez y Ricardo Monreal.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

Sumas y restas de la revocación

El morenismo, tan cuestionado -y con justa razón- por las pugnas internas y la falta de una estructura partidista, comprobó que a pesar de todo su maquinaria proselitista está bien aceitada. 

La camioneta Toyota vinculada con agentes del Instituto Nacional de Migración. Fotografía: tomada de redes sociales
Leer más

Camargo duele, pero la migración no para

Todos los indicios, pistas y señales apuntan a que autoridades estatales y federales participaron –activamente o por omisión– en la masacre de migrantes. Mientras, el territorio sigue siendo clamado por el crimen organizado, y los migrantes siguen cruzando estas brechas de muerte.
A %d blogueros les gusta esto: