Lo que la muerte del “Mijis” trajo a la discusión

Crédito: Mauricio Palos

Marcela del Muro / Pie de página

San Luis Potosí.- “Nunca viajaba solo”, dice Frida Guerrera, activista, periodista y amiga cercana de la familia del exdiputado potosino Pedro Carrizales Becerra. La declaración la hizo en el noticiero Momentum del 4 de marzo.

Nunca viajaba solo, pero el pasado 31 de enero decidió hacerlo porque sería un trayecto relativamente corto, unas tres horas como máximo de viaje. Pedro salió del hotel Las Fuentes en Saltillo, Coahuila, rumbo a Monterrey, Nuevo León. Antes de partir, comentó a su esposa Miriam que regresaría al hotel, con ella y sus hijos, como a la una de la mañana. Esa fue la última vez que su familia lo vio con vida.

El “Mijis” estaba revisando y mapeando la ruta de San Luis Potosí a Monterrey “para iniciar con esta campaña de apoyo al migrante”, comenta Frida.

Un día después de su partida, Pedro se comunicó con su esposa para pedirle la clave de inicio de uno de sus dos celulares y prometió volver a llamar. El 2 de febrero, Miriam recibió los últimos audios de Pedro: “Mi amor, ya voy para allá. Gracias a Dios ya me soltaron, me tenían los policías, los GAFES, pensaban que era de los malos”.

Pedro estuvo desaparecido durante 30 días. Su aparato telefónico marcó ubicación, el 5, el 8  y el 15 de febrero, en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Pero, según la versión oficial, el activista tuvo un accidente mortal en el kilómetro 27 de la carretera Piedras Negras-Nuevo Laredo. El hecho ocurrió aproximadamente a la 1 de la madrugada del 3 de febrero. Por exceso de velocidad, su camioneta roja se volcó e incendió en una zanja de drenaje en la lateral de la carretera. Pedro se encontraba a más de tres horas de Monterrey y a casi cuatro horas del hotel donde su familia lo esperaba.

Los restos de Pedro Carrizales (mejor conocido como el “Mijis” o Pedro Piedras), fueron entregados a su familia el 2 de marzo en las instalaciones del Servicio Médico Forense (SEMEFO) en Ciudad Victoria, Tamaulipas.

Pedro Carrizales Becerra alias el “Mijis”, descansa durante un traslado en su camioneta después de una junta de trabajo en la ciudad. San Luis Potosi, SLP. Agosto 21, 2018. Crédito: Mauricio Palos

“Pero hay muchas dudas”, comenta Frida y confirma que la familia de Carrizales Becerra también se cuestiona sobre la versión oficial de la muerte. No son los únicos, el activista Raymundo Ramos, presidente de la organización fronteriza Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo, dice que:

“La Fiscalía de Tamaulipas no es confiable porque en asuntos graves, en asuntos sensibles, han falseado la información”.

Raymundo Ramos – Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo.

La dudosa versión oficial

Frida narra que hubo dos reuniones entre la familia Carrizales y la Fiscalía de Tamaulipas. La primera fue el viernes 25 de febrero y la segunda el miércoles 2 de marzo.

La última reunión fue una jornada desgastante y dolorosa para Miriam (la hija mayor de Pedro), sus asesores y Frida. Durante siete horas estuvieron escuchando a distintos peritos que explicaron cómo había muerto Carrizales Becerra.

“La camioneta, según el número de serie, sí es”, explica Frida. “Ellos nos dan su versión de que iba muy rápido”; pero ningún perito pudo dar un aproximado de la velocidad a la que viajaba el “Mijis” al momento de perder el control de su camioneta. Antes de que cayera en una zanja de drenaje de un metro y medio de altura. “Era muy pequeña la distancia, como si se hubiera tropezado”.

La familia preguntó: “Si iba a exceso de velocidad ¿por qué no voló la camioneta?”, pero ningún perito pudo responder.

Este choque provocó que Pedro sufriera una fractura en la columna a la altura de la vértebra T12, en el área torácica, que cortó la arteria aorta abdominal; el vaso sanguíneo más grande del cuerpo.

“Y se salió toda la sangre, los cinco litros, en un suspiro. Él se murió en menos de un minuto. Por eso no había hollín en sus pulmones, él ya estaba muerto cuando se incendió la camioneta”, relata Frida. El incendio, dijo la Fiscalía, inició en la batería, “por ahí están los fusibles y, pum, se incendió”.

Frida Guerrera

En entrevista con Julio Astillero, Frida Guerrera comentó que nadie de la familia pudo ver la camioneta quemada; pero les fueron entregados papeles chamuscados que se encontraban al interior de ella. Papeles que resistieron las llamas que consumieron el cuerpo de Pedro.

La mayoría del cuerpo del exdiputado estaba calcinado, solo una parte se encontraba carbonizada. De ahí se pudo sacar el perfil genético, dijeron a la familia. La Fiscalía, sin embargo, tampoco pudo explicar a cuánta temperatura ascendió la camioneta para que Pedro quedara así.

“Ellos dicen que él iba en esta carretera, nosotros no podemos aseverar que era él”, piensa Frida; porque el “Mijis” “no tenía porqué haber estado ahí”.

Pedro Carrizales alias el “Mijis” conduce a la ciudad. San Luis Potosí, SLP. Octubre 23, 2018. Crédito: Mauricio Palos

Lo que la versión oficial no puede explicar

El plan del “Mijis” era viajar 90 kilómetros de Saltillo a Monterrey, pero el celular lo ubicó en Nuevo Laredo, Tamaulipas; a más de 260 kilómetros al norte de su destino. 

“La misma Fiscalía de Tamaulipas, el 25 de febrero, acepta que el 5 de febrero hubo una conexión [de uno de los celulares de Pedro] que salió de Nuevo Laredo. Y el 15 de febrero, justamente estando con la maestra Rosa Icela [Rodríguez Velázquez, secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana], a la esposa del “Mijis” le llega una alerta que se había conectado ese teléfono”, asegura Frida.

Esa ciudad fronteriza en el estado de Tamaulipas ha sido un foco de violencia y desaparición de personas en los últimos años. Una muestra reciente sucedió la madrugada del pasado 14 de marzo. Ese día, la ciudad se convirtió en una zona de guerra a raíz del operativos encabezados por la Fiscalía Especializada en materia de Delincuencia Organizada (FEMDO). En ese operativo se capturó a Juan Gerardo N, una de las cabezas del Cartel del Noreste. 

Pero, “si el diputado tuvo un accidente inmediatamente después de salir de Coahuila, se volcó y quedó calcinado ¿cómo es posible que el teléfono haya sido prendido y apagado en Nuevo Laredo? Eso significa que alguien se lo robó”, cuestiona Raymundo Ramos.

Los últimos en ver con vida al “Mijis

Frida Guerrera afirma que las últimas personas en ver con vida al “Mijis” fueron los policías que lo detuvieron. Estos pertenecen a un grupo élite conocidos como los GATES, por las siglas de Grupo de Armas y Tácticas Especiales. El grupo es parte de la Comisión Estatal de Seguridad de Coahuila.

Pedro Carrizales Becerra alias el “Mijis”, muestra imágenes con la pandilla de su barrio desde la cuenta de Facebook de Pedro Piedras. San Luis Potosi, SLP. Agosto 21, 2018. Crédito: Mauricio Palos

En el último audio recibido, cuando Miriam desesperada trataba de comunicarse con su esposo, se escucha la preocupación en las palabras del exdiputado:

“No podía ir hablando porque me tenían detenido y lo que quiero es salir de aquí ya”.

El Mijis

Frida piensa que “por el tono de voz, era lógico y obvio que él no estaba solo y las autoridades no le estaban dando la importancia que merecía la situación”.

Esos audios, añade la activista, también fueron geolocalizados en Nuevo Laredo.

Raymundo explica que en la ruta entre Piedras Negras y Nuevo Laredo, “tan pronto entras al territorio de Coahuila, hay tres retenes de esta policía estatal; y es muy probable que a él lo hayan detenido en al menos dos de esos retenes. A los policías de Coahuila nosotros los hemos denunciado por violaciones a derechos humanos: detenciones arbitrarias, tortura, violación sexual y desaparición forzada”.

El lugar donde supuestamente se accidentó Pedro Carrizales, es una zona muy vigilada porque hay un puente internacional en el poblado de Colombia, Nuevo León. El lugar es custodiado por un campamento de la Marina. Es una zona de 20 kilómetros, aproximadamente, donde convergen tres estados: Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas. 

Coahuila y su policía especial que atenta contra los derechos humanos

Tras la declaración de la llamada Guerra contra el narcotráfico del entonces presidente Felipe Calderón; en Coahuila, el entonces gobernador, Humberto Moreira, implementó el Modelo Coahuila. Ese modelo “consistió en asignar mandos militares en retiro o con licencia al frente de las policías de ciertos municipios y de las instituciones de seguridad estatales”, dice la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH).

Miembros de la Guardia Nacional sostienen una Mazacuata que encontraron durante una búsqueda de personas desaparecidas en El Mante, Tamaulipas. Noviembre 21, 2018. Crédito: Mauricio Palos

En ese momento la entidad vivía niveles muy altos de violencia. Parte de su territorio era ocupado por Los Zetas.  

En 2009 se creó el Grupo de Reacción Inmediata (GRI), encargado de contener la violencia y enfrentar al crimen organizado en la zona.

“Esta organización fue la primera de varias fuerzas especiales altamente militarizadas creadas en el estado sin un marco o fundamento legal claro que justificara su creación, organización o funciones específicas”, comenta la CMDPDH.

En 2011, desapareció el GRI y se creó el Grupo de Armas y Tácticas Especiales, como parte de la Comisión Estatal de Seguridad. La Comisión estaba dirigida por militares.

La CMDPDH dice que los GATE “recibieron un entrenamiento intensivo impartido por exsoldados de una unidad élite de las Fuerzas Armadas mexicanas y de militares de España e Israel”.

Desde sus primeros años de creación comenzaron a registrase violaciones a los derechos humanos de pobladores detenidos por elementos del GATE. La Comisión de Derechos Humanos del Estado de Coahuila (CDHEC) informó que, de 2012 a 2015, se tuvieron mil cinco quejas contra los GATE.

La respuesta del gobierno de Coahuila ante las denuncias de violaciones a derechos humanos ha sido cambiar el nombre de la corporación: Fuerza Coahuila, Policía de Acción y Reacción, entre otras. Pese a esto, muchos de los elementos han continuado operaciones aún con el nuevo nombre.

Historias de tortura, desaparición, muerte y fabricación de delitos

Al explorar las recomendaciones emitidas por la CDHEC contra el Grupo de Armas y Tácticas Especiales te encuentras con verdaderas historias de miedo. 

La comisión inició una investigación de oficio a raíz de una nota periodística que decía: “residente del barrio uno de la villa de Cloete, falleció tras ser arrestado en un operativo de la Policía Estatal Acreditable y del Grupo de Armas y Tácticas Especiales, en Cloete”, se lee en la  recomendación 23/2017.

El 5 de septiembre del 2017 (entre las 10 y 11 de la noche), le avisaron a los padres del joven fallecido que estaban deteniendo a su hijo en una cantina de Villa de Cloete, municipio de Sabinas. Ellos fueron al lugar, pero un elemento del GATE amenazó al padre y decidieron retirarse. En la mañana del 6 de septiembre, los padres acudieron a las instalaciones de la policía municipal. La camioneta de su hijo estaba estacionada afuera, su idea era pagar la multa y llevarse a su muchacho a la casa.

“Le respondimos que éramos sus padres, y fue cuando nos comentó: ‘su hijo está en la Cruz Roja’». La mamá preguntó qué había pasado y el policía respondió: “agárrense, su hijo falleció”. Los policías municipales dijeron que ellos no levantaron a su hijo, que solo les habían avisado que murió en el hospital de un infarto.

De las recomendaciones exploradas, en la mayoría hubo detenciones arbitrarias y tortura, utilizada para que los detenidos confesaran un delito que no cometieron. También, en la mayoria, se les sembraron objetos como drogas y armas. Situaciones tan cotidianas como salir a cenar con tus hijos o ir a trabajar por la mañana se han convertido en momentos de peligro; sobre todo para los hombres jóvenes que circulan el estado. 

Un migrante que busca asilo en Estados Unidos pesca en el Puente Internacional, donde los migrantes esperan en listas para ser aceptados como solicitantes de asilo. Los migrantes son unos de los más violentados por las corporaciones policiacas.  Junio 29, 2019. Matamoros, Tamaulipas. Crédito: Mauricio Palos

“En Coahuila te pueden decir que no hay cartel. En Coahuila esos cabrones (los policías de élite) son el cartel”, comentó un elemento del GATE al periodista Íñigo Arredondo de El Universal.

Los GATES llegaron “como una sucesión de tráfico de armas y drogas, enfrentamientos fingidos, escenas de crimen alteradas y extorsión, secuestro y tortura de los coyotes que cruzan migrantes a Estados Unidos”.

Raymundo Ramos dice que “desde hace 10 años se mantienen retenes permanentes de grupos especiales en todas las entradas de Coahuila”. Durante este tiempo, el Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo ha documentado aproximadamente 40 casos de violaciones cometidas por esta corporación policiaca.

“Es un grupo muy represor, en esos retenes hay muchos abusos de autoridad”. Raymundo recomienda que nunca se viaje solo si se va a Coahuila, “mucho menos si son hombres o mujeres solos, para los retenes todos son sospechosos”.  

Tamaulipas y su encubrimiento

Para Frida, la única manera de saber qué pasó con el “Mijis” es si la Fiscalía General de la República realiza una investigación a fondo, porque no hay confianza en la Fiscalía de Tamaulipas.

Los infantes de marina que portan el distintivo de la Guardia Nacional en su uniforme, realizan un patrullaje de rutina en la riviera de Río Grande, y los límites de México y Estados Unidos. Matamoros, Tmaulipas. Julio 3, 2019. Crédito: Mauricio Palos

A Raymundo se le hace extraña la forma cómo se encontró a Pedro y comenta: “desconfió en la versión oficial de la Fiscalía de Tamaulipas porque tenemos documentación que nos dice que han mentido. No estoy confirmando que sea una ejecución extrajudicial, pero nosotros hemos documentado ejecuciones extrajudiciales que, regularmente, los perpetradores son agentes policiacos”.

El Comité ha representado a las familias de víctimas de desaparición forzada y ejecución extrajudicial por elementos de La Marina. Entre diciembre del 2017 y mayo del 2018, la Unidad de Operaciones Especiales de la Secretaría de Marina realizó un operativo en Nuevo Laredo que dejó, al menos, 45 desaparecidos, de los cuales 21 fueron encontrados sin vida.

La Fiscalía General de la República tiene 34 carpetas de investigación abiertas y, en abril del 2021, vinculó a proceso a 30 uniformados, de los cuales solo 18 continúan en prisión.

“Esta acción de las autoridades civiles de investigación y juzgamiento debería complementarse con la adopción de medidas por parte de Sedena para que hechos de este tipo no vuelvan a suceder”, expresó la ONU en México sobre el caso.

Raymundo también señala lo sucedido en enero del 2021 en la ciudad de Camargo, Tamaulipas, donde 16 migrantes guatemaltecos, dos mexicanos y un salvadoreño fueron masacrados por doce policías estatales, algunos de ellos formaban parte de un grupo de operaciones especiales con las mismas características de los GATES, llamados los GOPES. “Después de asesinarlos, los agentes policiacos incendiaron los cuerpos para tapar evidencia”, recuerda el activista. 

Protección, verdad y justicia para la familia Carrizales

En la Mañanera del 17 de marzo, Frida Guerrera pidió al presidente López Obrador ayuda para incorporar a Miriam a “algún sistema de protección por parte del Mecanismo, porque está sola con sus bebés. Ya no vive en el domicilio donde habitaba con él, justamente por el temor que tiene”.

La versión oficial dice que Pedro Carrizales murió en un accidente automovilístico, pero no solo su familia, Frida y Raymundo duda de la veracidad de la explicación de la Fiscalía de Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila y San Luis Potosí, su muerte ha abierto una discusión en redes sociales y en algunos medios de comunicación.

Pedro fue más activista que político, él mismo lo decía. Como congresista, él posicionó problemáticas necesarias en la agenda mediática y política que han sido incómodas para los gobiernos. Propuestas que quizá no fueron aprobadas, pero que siguen siendo discutidas, defendidas o recordadas.

La muerte de Pedro Carrizales Becerra nos deja muchas dudas, pero también ha traído a la discusión los constantes abusos de las corporaciones policíacas en México. Corporaciones que detienen arbitrariamente, torturan, fabrican delitos, desaparecen forzadamente, asesinan y ejercen un constante abuso de poder en México. Hasta el final, el “Mijis” posicionó problemáticas incómodas para el Estado.

Marcela Del Muro. Periodista freelance con base en San Luis Potosí. Le gusta escuchar historias y trata de preservarlas, por eso es periodista. Su visión se centra en la cobertura de temas de derechos humanos, migración, desaparición, violencia de género y crisis ambiental.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

Margarita: ocho años en búsqueda de justicia

Margarita tuvo que esperar casi seis años para obtener una sentencia que reconociera las violaciones a derechos humanos que vivió, y dos años más para obtener una medida de reparación del daño; es decir: ha pasado casi ocho años en búsqueda de justicia
A %d blogueros les gusta esto: