Nadie sabe para quién trabaja

Catalejos

Opinión por Miguel Domínguez Flores

No son días sencillos para Morena. Con la decisión de expulsar a las dos diputadas que abandonaron la bancada (Nancy Ruiz y Nayeli Lara) y los dos que ayer votaron a favor del PAN para remover al Secretario General (Jesús Suárez Mata y Leticia Vargas), de alguna forma el partido se resignó a perder la mayoría simple que atesoraba.

De confirmarse el divorcio con los 4 diputados de Madero y Altamira, la bancada de la cuarta transformación tendría incluso menos espacios que el PAN.

Según el nuevo marcador, Morena y PT tendrán 14 curules, el PAN 15; el PRI se quedará con dos, Movimiento Ciudadano con una, y serán cuatro “independientes”, cuyo voto sería más azul que guinda.

Todo esto, en un contexto diseñado para que tanto el Presidente de la Junta de Coordinación Política como el Secretario General detenten un poder mucho mayor al que tenían apenas hace unos meses.

Porque nadie sabe para quién trabaja: apenas el 15 de febrero, los de Morena lograron aprobar la llamada “Ley Zertuche” que acomodó la Ley Interna del Congreso para dar más facultades a quien ocupe la Jucopo y la Secretaría General.
De ese tamaño es el mal tino del equipo morenista.

Lo que viene ahora es un pleito jurídico: aunque su lealtad claramente está en otra parte, Nancy Ruiz, Nayeli Lara, Jesús Suárez Mata y Leticia Vargas van a pelear en los organismos partidistas para evitar que se concrete su expulsión.
Tarea compleja si se considera que la decisión tajante vino desde lo más alto de la dirigencia nacional.

Por lo pronto, el PAN ya tomó control pleno del Poder Legislativo y en las próximas semanas vendrá una limpia completa del equipo que acompañó a Zertuche en su paso fugaz por la Presidencia.

Será acaso la oportunidad perfecta para que el todavía coordinador de la bancada de Morena, haga una evaluación -tardía, ya ni modo- y reconozca que entre sus primeros errores estuvo la selección de sus colaboradores.

En resumen, falta mucho por ver en el Congreso, donde la temperatura política seguirá subiendo conforme se acerque la definición electoral.
A estas alturas, queda claro que la prioridad de la dirigencia nacional de Morena es blindar su campaña en Tamaulipas contra los desaguisados que han sufrido en el Congreso.

Para el fin

Cristina Rivera Garza es una de las escritoras más importantes en el horizonte literario nacional. Y su más reciente libro, “El invencible verano de Liliana”, se convirtió automáticamente en una obra fundamental para entender la lucha que libran las mujeres contra la violencia de género.

A medio camino entre la narrativa y el ensayo, la autora originaria de Matamoros, se enfrentó con su propia historia: la protagonista es Liliana Rivera Garza, su hermana, asesinada a los 20 años. El homicida, el novio de la preparatoria a quien más de una vez intentó dejar.
Este texto, disponible en cualquier librería física o en línea, es un trabajo indispensable para los tiempos que vivimos.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

Las dos rutas de Maki Ortiz

De la nueva aventura que emprendió Maki -un par de días después de su temprana felicitación a Américo- no hay vuelta atrás, de un momento a otro rompió los puentes y quemó los barcos.
Leer más

El plan de apoyo a Tamaulipas

El señor de Palacio Nacional llegará mañana a Ciudad Victoria acompañado de todo su gabinete, el legal, conformado por 19 secretarios de Estado, y el ampliado, que incluye a los titulares de Pemex, CFE, Conagua, IMSS e ISSSTE.

Suscríbete a nuestro boletín

A %d blogueros les gusta esto: