PAN y Morena: dos visiones de país

Catalejos

Opinión por Miguel Domínguez Flores

Más o menos al mismo tiempo, se realizaron en la Ciudad de México la Plenaria del “sistema legislativo” del PAN, y la Asamblea de la “Asociación Nacional de Legisladores 4T”.

Dos reuniones muy distintas que sirvieron para retratar a las dos fuerzas que se disputarán el poder del país en el 2024, con una primera batalla el 5 de junio del 2022.

En la de los panistas el ponente principal, además de los coordinadores y dirigentes del partido, fue el ex titular del Instituto Federal Electoral, Luis Carlos Ugalde, quien habló sobre la “defensa de las libertades y la democracia de México”.

El mensaje principal que quiso enviar Marko Cortés es que su partido es el que debe encabezar las opciones de la oposición para vencer a Morena.

“No hay nadie más, hoy Acción Nacional está obligado a ser el que conjunte esfuerzos y corrija el rumbo, nadie más lo va a hacer”, dijo al mismo tiempo que dio luz verde a los aspirantes a presidenciables para que “empiecen a moverse, empiecen a decirlo para que la gente los empiece a observar como las posibles cartas”.

En esa lista, por cierto, Cortés volvió a incluir al gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, quien más o menos al mismo tiempo, sostenía una reunión junto a los demás mandatarios de su partido con el Secretario de Gobernación, Adán Augusto López, en una muestra más de que su relación con el gobierno federal está en una condición muy distinta a la de hace un año.

La asamblea de los legisladores morenistas también estuvo diseñada para ser una escala importante en su ruta político-electoral rumbo al 2024.
La selección de su orador estrella fue muy significativa. En calidad de rockstar, Lula Da Silva habló frente a diputados locales y federales y senadores de la Cuarta Transformación.

El expresidente brasileño que apenas está librando los últimos procesos judiciales en su contra, se alista para volver a competir por el puesto que ahora ocupa Jair Bolsonaro.

El otro protagonista de la plenaria fue el titular de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett, quien les pidió a los legisladores defender contra viento y marea la polémica reforma eléctrica sin cambiar ni una coma.

La presencia de Lula, quien se desvivió en elogios a la 4T, y el discurso del exsecretario de Gobernación también fueron un claro mensaje para el camino que recorrerá Morena lo que queda del sexenio.

Como ya se ha visto en el discurso del presidente, su movimiento tiende a reagruparse en torno a su ala más dura. Es decir, lo que se delineó a la perfección ayer en los eventos que organizó cada partido es un paso más hacia la polarización.

Como pudiera resultar anacrónico -e inexacto- pronosticar una batalla entre la vieja izquierda y la derecha de toda la vida, lo que sí empieza a vislumbrarse es el encontronazo entre dos visiones de país radicalmente opuestas que chocarán en el 2024, y para la batalla final recibirán el apoyo de grupos y poderes externos que tienen muchos intereses puestos en México.

Hacia allá vamos.

Comitiva tamaulipeca

Por cierto, a las 2 reuniones acudieron una buena cantidad de legisladores tamaulipecos; a la de los panistas además del senador Ismael García Cabeza de Vaca, llegaron diputados locales como Félix “Moyo” García e Imelda Sanmiguel.

A la de Morena fue un buen grupo de legisladores locales. Al que no se vio en las fotografías, como era de esperarse, fue a Marco Gallegos a quien sus propios compañeros ya no bajan de traidor después de haber votado junto al PAN para rechazar una iniciativa que pretendía dar más facultades a los alcaldes.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

El fiscal Irving Barrios no se quedará: Américo Villarreal

El virtual gobernador afirma que analizarán las acusaciones contra funcionarios claves en la estructura gubernamental, como el auditor Jorge Espino Ascanio, el titular del Poder Judicial Estado, Horacio Ortiz Renán; y el fiscal general.
Leer más

La millonaria deuda a proveedores

El gobierno de los “vientos de cambio” deja una pesada deuda con las empresas proveedoras, un profundo hoyo financiero, un boquete de dimensiones que nunca antes se habían visto en una transición en el estado: ¡¡¡6,000 millones de pesos!!!

Suscríbete a nuestro boletín

A %d blogueros les gusta esto: