Perdiendo oportunidades

Crédito: AFP

Nunca más

Opinión por Jacobo Dayán

Al inicio de la pandemia se pensó que probablemente esta haría reaccionar a la humanidad para fortalecer el multilateralismo y abatir la desigualdad. Cada nuevo informe sobre la gravedad del cambio climático genera también esperanzas de que por fin se tomen las medidas necesarias a nivel global y se apueste decididamente por energías limpias. Ante cada crisis global de refugiados lo mismo, se cree que probablemente se detone conciencia sobre la importancia de resolver los conflictos que las producen. La realidad es que en cada uno de estos casos hemos estado perdiendo oportunidades. La conciencia política y la presión social no llegan.

La brutal invasión rusa a Ucrania se presenta como otra oportunidad para reaccionar. La imagen de la descomposición multilateral no podría ser más clara. El ataque de Rusia se dio al mismo tiempo en que el Consejo de Seguridad de la ONU (CSNU) sesionaba para tratar de frenar la incursión militar. No sobra recordar que el CSNU tiene como principal responsabilidad el mantenimiento de la paz y la seguridad internacional. Por si esto no fuera suficientemente esclarecedor de la incapacidad de este órgano de cumplir con sus funciones, la presidencia del Consejo estaba en manos del país agresor, Rusia. El derecho de veto de los cinco miembros permanentes (China, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Rusia) hace que el CSNU haya sido incapaz de contener la violencia una y otra vez.

Estamos ante una crisis civilizatoria en la que los sustentos de la gobernanza global nacidos de los horrores de la Segunda Guerra Mundial y el reconocimiento de la dignidad humana están desmoronados, al tiempo que los populismos de aquí y allá difuminan las fronteras entre verdad y mentira. Tiempos miserables.

Ben Rhodes, exconsejero adjunto de Seguridad Nacional de Barack Obama, reflexionaba en Twitter sobre los retos y oportunidades que plantea la agresión rusa a Ucrania.​ Ante la abrumadora respuesta a nivel global de sociedades movilizadas y gobiernos que condenan la agresión, y poniendo en primer lugar la admirable respuesta del pueblo ucraniano, Rhodes sugiere que estamos en el punto en el que el péndulo podría comenzar a moverse en dirección contraria. El reto es generar anticuerpos sociales contra la brutalidad, el nacionalismo y el autoritarismo que prolifera en el mundo y que en el caso ruso se manifiesta de manera muy preocupante para el futuro del planeta.  La respuesta de sociedad y gobierno ucraniano es en favor de los valores democráticos. Arriesgando sus vidas buscan defender su derecho a decidir sobre su futuro y el rechazo a la subyugación.

La dignidad ucraniana debe hacernos reflexionar sobre temas de la mayor relevancia. La importancia de mantener democracias sólidas en todo el planeta, el peligro de los autoritarismos, así como la inoperancia de los órganos multilaterales para preservar la paz y la seguridad internacional. Termina Rhodes planteando que los Putin del mundo, cada uno con sus capacidades destructivas locales o globales, nos ponen en riesgo a todas y todos.

Putin y su camarilla mantienen un régimen autoritario en abierta confrontación con modelos democráticos. Reprimen a la crítica, encarcelan y asesinan opositores.

Imponen mediante la fuerza gobiernos y utilizan a sus fuerzas armadas para invadir hoy Ucrania y ayer cualquier otro país, al igual que lo hacen los otros miembros permanentes del CSNU.

Resulta fundamental para el futuro de Ucrania y del planeta que el actual embate ruso no triunfe. La condena debe ser clara y contundente. El repudio debe durar largo tiempo. El apoyo internacional, material y simbólico, debe estar con Ucrania y su valiente ciudadanía.

Esperemos que esta movilización social que crece debido a la invasión rusa a Ucrania genere conciencia global sobre la importancia del multilateralismo, la necesidad de cambios en el CSNU, la justicia internacional, la democracia y surjan nuevos liderazgos alejados del populismo, la polarización y el autoritarismo.

Una vez más estamos ante la oportunidad de darle la vuelta al péndulo. ¿Será que la desperdiciaremos de nuevo?

Jacobo Dayán. Especialista en Derecho Penal Internacional, Justicia Transicional y Derechos Humanos. Se desarrolla como docente, investigador, conferencista, activista, analista, columnista y consultor tanto en México como en el extranjero.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

CJNG vs AMLO: la cruenta guerra que no se cuenta

El CJNG, la organización de narcotráfico más violenta del país, mantiene una abierta confrontación con el gobierno de López Obrador. una guerra que atrapa a cientos de miles de personas de quienes poco se habla.
Leer más

“Donde hay opresión, hay resistencia”. Los Archivos de la Resistencia

Archivos de la Resistencia es una plataforma busca dar a conocer y resguardar la memoria de las personas que vivieron la represión del Estado en toda su extensión. Pero también busca conocer un poco más de la historia de la lucha, de la resistencia. Y pretende seguir construyendo esta historia colectiva.
Leer más

Ya nadie cree en las encuestas

Si un gobernador quiere ser el más popular del país porque tiene el sueño guajiro de ser presidente de México en la siguiente elección, tan fácil como ordenar, sí, como si fuera un menú en un restaurante, una encuesta a una empresa especializada.

Suscríbete a nuestro boletín

A %d blogueros les gusta esto: