Ni tregua ni reconciliación

El Kiosko

Opinión por Héctor Garcés

El gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, no fue invitado a la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador, a la aduana de Nuevo Laredo.

Esa es la verdad, la pura verdad. Esa es la información que se maneja al más alto nivel del gobierno de la Cuarta Transformación.

Se reitera, para que quede perfectamente claro: el mandatario tamaulipeco no estaba en la lista de invitados especiales al evento.

¿Entonces por qué Cabeza de Vaca apareció en el acto y hasta se tomó una fotografía con el presidente López Obrador? La respuesta tiene, incluso, nombre y apellido: Ken Salazar.

Así es: el embajador de Estados Unidos en México fue quien invitó y llevó a la Aduana de Nuevo Laredo al gobernador de Tamaulipas. ¿Qué tal?

En los días previos a la visita presidencial, Kenneth Lee Salazar y Francisco García Cabeza de Vaca se reunieron en 2 ocasiones.

La primera de ellas fue en Reynosa, en el Segundo Encuentro de los Gobernadores del Noreste con la Embajada de Estados Unidos, reunión realizada en Reynosa.

Ahí estuvieron, junto con el embajador gringo y el mandatario tamaulipeco, los gobernadores de Nuevo León, Samuel García; y Miguel Ángel Riquelme, de Coahuila.

De manera pública, suscribieron una agenda de desarrollo regional y de colaboración, así como la necesidad de ampliar y construir más puentes internacionales para intensificar la actividad comercial entre México y Estados Unidos.

Ken Salazar reconoció el liderazgo de los tres gobernadores y, por medio de un tuit, expresó: ‘Aquí hay prosperidad, gente muy buena y líderes muy buenos, por eso, como Embajador, pasaré bastante tiempo aquí’. ¿Cómo la ven?

Al día siguiente, el miércoles 17 de febrero, Ken Salazar y Cabeza de Vaca recorrieron la ribera del Río Bravo, en Brownsville, en terrenos donde se construirá un Parque Binacional en que habrá áreas deportivas y recreativas, así como hoteles y restaurantes.

Testigo de ese recorrido fue Mario López, alcalde de extracción morenista de Matamoros. También estuvieron los Cónsules de Estados Unidos en Matamoros y Nuevo Laredo, Yolanda de la Parra y Deanna Kim.

Es decir, el embajador norteamericano y el gobernador tamaulipeco están sosteniendo una activa y estrecha relación que, sin duda, se extiende a los temas políticos, los que van más allá de la simple agenda bilateral.

En ese contexto, Ken Salazar invitó a Cabeza de Vaca a la gira del presidente López Obrador por la Aduana de Nuevo Laredo, pese a que el reynosense no estaba invitado por el gobierno federal. Digamos que ‘se coló’ a la fiesta.

Ya en el evento, el gobernador de Tamaulipas aprovechó para tomarse una fotografía con el presidente de la república, una foto a la que le sacó ‘provecho’ mediático y en redes sociales a fin de enviar el mensaje de que el tema del desafuero ya dejó de ser un problema y, por tanto, lleva una buena relación con el señor de Palacio Nacional.

Sin embargo, basta hacer un simple análisis de los rostros de ambos personajes para ver el significado de lo que en realidad transmiten: Cabeza de Vaca sonríe apenas. AMLO ve a la cámara con suma seriedad, ni siquiera esboza una sonrisa. El retrato de una imagen forzada.

En cambio, cuando Andrés Manuel López Obrador se tomó la foto con Carmen Lilia Canturosas, alcaldesa de Nuevo Laredo, el presidente sonríe franco, lo que se refleja en su mirada y en su gesto. La presidenta municipal, hermana de Carlos Canturosas (quien sigue, prácticamente, en el exilio), luce igual: feliz. Está claro: La felicidad no se puede ocultar. Tampoco lo contrario se puede esconder.

Por tanto, la interpretación correcta de lo sucedido el pasado sábado en la Aduana de Nuevo Laredo entre el señor de Palacio Nacional y el mandatario estatal es simple y sencilla: ni tregua ni reconciliación. Nada de eso. Quien diga lo contrario miente.

La relación entre el presidente de la república y el gobernador de Tamaulipas sigue igual: distante. fría, áspera. Una foto, una instantánea, no cambia absolutamente nada de lo sucedido desde aquél desafortunado discurso de finales de agosto de 2020 en Reynosa.

Todo sigue igual: AMLO quiere ganar Tamaulipas. Está dentro de sus objetivos políticos de 2022. Esa es la única verdad.

Las fiestas que hermanan a Matamoros con Brownsville

En otro tema fronterizo, más amable, cada año se celebran por estos días las tradicionales fiestas mexicanas con la que se reafirma la relación de hermandad entre Matamoros, Tamaulipas, y Brownsville, Texas.

Anoche, conforme a la tradición, como si fuera un carnaval, se enterró el mal humor, por lo que se puso en marcha esta fiesta mexicana que tiene 86 años de historia.

El evento se realizó a partir de las 6 de la tarde en la plaza principal de la ciudad, Miguel Hidalgo, donde se llevó a cabo un concurso de trajes típicos hechos con materiales de reciclaje.

Para el deleite de la gente que pudo asistir al evento, en la que se aplicaron las medidas de la contingencia sanitaria, hubo bailables típicos de Matamoros y Tamaulipas.

El joven equipo verde de Tampico

Un nuevo equipo de trabajo tomó las riendas del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en Tampico en semanas recientes.

Al frente de la dirigencia, en el cargo de coordinadora municipal, está Sabrina Morales, una activa joven que hasta diciembre del año pasado trabajaba en el gobierno estatal panista, pero que prefirió cambiar de aires para encontrar nuevas oportunidades de desarrollo político.

Sabrina Morales integró un equipo de trabajo con chavos entusiastas y que, en algunos casos, cuentan con experiencia en la actividad política y en el servicio público. Es, por ejemplo, el caso de Humberto Luna Barrón, secretario de organización del nuevo comité local de ‘El Tucán’, quien laboró en áreas diplomáticas del gobierno federal y en campañas electorales.

También es el caso de Andrés Betanzos Rodríguez, secretario de operación política, que trabajara como asesor en la Cámara de Diputados. En 2021 fue candidato a diputado local, experiencia que le dejó un sensible conocimiento territorial de la ciudad de las jaibas.

Profesionista del desarrollo sustentable, Andrea Salazar Martín del Campo es la secretaria de Concientización Ambiental. Si bien es la primera vez que participa en un partido político, ella enarbolará una de las principales banderas del Partido Verde: la protección y el cuidado del medio ambiente.

Por lo que se observa, Manuel Muñoz Cano, secretario general del PVEM a nivel estatal, conformó un equipo joven con un perfil muy jaibo y con ganas de mejorar las cosas a nivel comunitario.

Y para cerrar

A partir de este lunes, los dirigentes de los partidos que integran la alianza ‘Juntos Haremos Historia en Tamaulipas’ (Morena, PT y PVEM), encabezarán una rueda de prensa a fin de hablar de diversos temas políticos. La cita de hoy será en Ciudad Victoria.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

Ayotzinapa: ¿hasta cuándo, hasta dónde?

¿Por qué invertir tantos recursos humanos, técnicos y financieros para construir una falsa verdad en lugar de aplicarlos para la justicia?, ¿qué quieren ocultar?, ¿qué quieren proteger?
Leer más

Una agenda ciudadana por la paz, justicia, seguridad y democracia. I

A casi 15 años de “la guerra contra el narco” ningún partido político se ha pronunciado por los miles de víctimas en México, incluyendo a sus propios correligionarios asesinados, ni ha mostrado un plan serio para atajar la violencia y la crisis de estado de derecho.

Suscríbete a nuestro boletín

A %d blogueros les gusta esto: