Carlos Canturosas, un operador perseguido

El Kiosko

Opinión por Héctor Garcés

Contra viento y marea, enfrentando una tormenta jurídica que lo mantiene en un virtual exilio, Carlos Canturosas es el coordinador general de la precampaña de Américo Villarreal Anaya, virtual candidato de Morena y sus aliados Partido Verde y PT, a la gubernatura de Tamaulipas.

Desde algún lugar de los Estados Unidos, algunos dicen que desde Laredo, otros aseguran que desde San Antonio, el exalcalde de Nuevo Laredo opera con tacto político y lanza tiros de precisión para sumar figuras del panismo y del priismo que no simpatizan con la coalición encabezada por Acción Nacional.

Existe una percepción que se tiene desde el exterior: La mano y la opinión de Carlos Canturosas tienen un peso específico en el equipo de precampaña del doctor Américo Villarreal y se ha convertido en una pieza clave, de gran ayuda para construir la victoria que debe consumarse en las urnas en la jornada del 5 de junio.

Las más recientes encuestas así lo demuestran: Américo Villarreal se mantiene, con una amplia ventaja e impulsado por la marca del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), como puntero en la carrera por alcanzar la silla principal del Palacio de gobierno en Ciudad Victoria.

Sin embargo, las cosas no serán sencillas para el coordinador de la precampaña morenista en Tamaulipas. Carlos Canturosas enfrenta un doble reto: seguir dando resultados efectivos para sumar adeptos a la causa de la Cuarta Transformación y, además, enfrentar la embestida política y jurídica que durante cinco años lo ha mantenido alejado de su tierra querida.

De lograr superar ambos retos, difíciles y desgastantes, el exalcalde de Nuevo Laredo se colocará como una figura ascendente de Morena y del escenario político estatal.

Se da, por hecho, que la coordinación general de la precampaña la sacará adelante a pesar de la distancia. La tecnología ayuda hoy más que nunca para estar en contacto con la gente a nivel digital. Es una herramienta que vino a modificar no solo la actividad política, sino las relaciones humanas.

El reto central para Carlos Canturosas será sortear los bravos y continuos embates judiciales de los vientos del cambio, de la maquinaria estatal blanquiazul.

Si bien esta es una persecución que el exalcalde de Nuevo Laredo enfrenta desde hace cinco años, la embestida volvió a arreciar en el momento mismo en que se reveló que él sería el coordinador general de la precampaña del virtual candidato de Morena a la gubernatura tamaulipeca.

Algunos se preguntan si va a resistir la nueva ofensiva de quienes con artilugios legaloides lo desterraron de Tamaulipas. Hay quienes creen que tarde o temprano se doblará.

En 2018, por ejemplo, cuando Andrés Manuel López Obrador ya le había ofrecido la candidatura de Morena para ser el candidato a la alcaldía de Nuevo Laredo, Carlos Canturosas tuvo que echarse para atrás justo cuando lo involucraron en una serie de hechos que, todo indica, jamás cometió.

Aquella ofensiva fue descomunal, la presión fue enorme, y el agente aduanal desistió y rechazó finalmente la invitación que le hizo quien meses después sería, con una votación arrolladora, el presidente de México.

No obstante, tres años después, el desquite electoral llegó puntual a las urnas: Carmen Lilia Canturosas, hermana de Carlos, ganó la presidencia municipal de Nuevo Laredo con la bandera de la Cuarta Transformación.

De paso, el exalcalde panista, Enrique Rivas Cuéllar, no pudo ganar la diputación local del Primer Distrito. Su derrota fue estrepitosa, la que correspondía a un traidor. Los votos en contra que recibió lo dejaron en la lona. Desde entonces, dijo adiós a su sueño guajiro de ser candidato panista a gobernador del estado.

Carlos Canturosas viene de una familia forjada en la lucha y en la adversidad. Su padre, esa leyenda llamada Carlos Enrique Cantú Rosas, fue diputado federal y presidente municipal de Nuevo Laredo enfrentado múltiples intereses del viejo régimen priista.

‘El Chale Boy’ salió adelante por una razón elemental de la política: siempre estuvo en contacto con la gente, siempre escuchó la voz del pueblo. Desde abajo ascendió al poder. Así llegó a ser el primer alcalde de oposición de Nuevo Laredo. Hizo historia.

Carlos Enrique Cantú Rosas trascendió más allá del municipio donde se encuentra la Aduana más importante del país: llegó a ser presidente nacional del Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM) y, con esa franquicia partidista, concedió la candidatura a Cuauhtémoc Cárdenas para competir por la presidencia de la república en la histórica elección de 1988, cuando ‘se cayó el sistema’.

De ahí viene Carlos Canturosas Villarreal, ese es su origen: luchar contra la adversidad, sobreponerse a la injusticia, superar los obstáculos colocados por sus acérrimos adversarios.

El exalcalde de Nuevo Laredo sabe que cada vez falta menos para estar de regreso en su añorada tierra, Nuevo Laredo, pero también para estar a lado, a lo largo y ancho del estado, hombro con hombro, del candidato de Morena a la gubernatura, Américo Villarreal.

El doctor Américo ha depositado plena confianza en Carlos Canturosas. Lo ha fortalecido, le ha dado autoridad, le ha otorgado don de mando. Existe una excelente relación entre ellos.

Con un operador de precampaña que ha sido perseguido durante cinco años por el actual gobierno, Américo Villarreal también deja en claro que su único y verdadero proyecto es instalar en Tamaulipas la bandera de la Cuarta Transformación, un proyecto colectivo bajo los principios rectores dictados por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Y para cerrar

Las duras palabras del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca en contra de Santiago Nieto Castillo, extitular de la Unidad de Inteligencia Financiera, a quien calificó como ‘sicario’, ¿las utilizó para quedar bien con el Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero?…¿O acaso, desde la propia Fiscalía, le habrían pedido esa declaración mediática para tupirle a quien fuera considerado ‘El Zar Anticorrupción?…Todos saben que Alejandro Gertz detesta a Santiago Nieto, nomás no lo soporta. Lo odia con odio jarocho.

Además, al referirse a ‘Sicario’ Nieto, Cabeza de Vaca dijo una frase que llama la atención: ‘(Santiago Nieto) Engañó al presidente’.El mandatario tamaulipeco hace su juego y también mueve sus fichas en el tablero nacional en el interesante y candente contexto del 2022.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

Prensa y periodismo, a 10 años del #YoSoy132

Una década después del #YoSoy132, la “democratización” de los medios aún se antoja lejana y difícil. La situación se ha agravado, con el asesinato impune de periodistas en territorios controlados por el crimen organizado.
Leer más

El poder de los alcaldes

Algunos políticos tamaulipecos añoran el arcaico, esclerótico y viejo sistema político priista en que el gobernador imponía a diestra y siniestra. Lo que no entienden esos políticos que añoran el pasado es que las cosas no volverán a ser igual ni hoy, ni menos en el futuro.
A %d blogueros les gusta esto: