“Ómicron produce una enfermedad sustancialmente diferente de Delta”: López-Gatell

Alejandro Ruiz / Pie de página

El subsecretario de salud, Hugo López-Gatell, hace una fotografía del momento en el que estamos, en enero de 2022, con la pandemia de covid-19: “México se encuentra en una etapa de ascenso, en lo que podríamos considerar, sin lugar a confusión, la cuarta ola”.

También aclara: la variante ómicron ha provocado un cambio en el comportamiento epidémico. 

¿En qué consiste este cambio?

En una amplia entrevista con Alberto Nájar y Ernesto Ledesma en Momentum, López-Gatell desglosa cada tópico y despeja dudas sobre el comportamiento de esta nueva variante. 

Diferencias entre Delta y Ómicron

Una de las diferencias de Ómicron con respecto a las anteriores variantes, quizá la mas importante, es que suele instalarse en la garganta. Eso explica su alta capacidad de transmisión y su baja terminación en casos graves.

“Un elemento que es muy importante respecto a cómo se comporta la variante ómicron, y cuáles son sus consecuencias; es que la variante ómicron produce una enfermedad, lo que los médicos llamamos el cuadro clínicos (es decir el conjunto de síntomas y signos), que es sustancialmente diferente al de la variante delta”, explica López Gatell.

Delta provoca la infección, o afección, de la vía respiratoria superior y luego se mueve hacia los pulmones o incluso a otros órganos, lo que, en muchos de los casos, lleva a las personas a hospitalizarse. Con Ómicron, en cambio, la afectación es mayoritariamente en la garganta, por lo que algunos de los síntomas pueden ser tos, voz ronca, fiebre y fatiga.

“Afortunadamente la variante ómicron, por sus características genéticas, tiene una menor propensión de alojarse en los pulmones. Por lo tanto, la probabilidad de que cause neumonía es menor”.

Otra de las diferencias entre ambas variantes es su periodo de enfermedad e incubación, es decir, el tiempo que existe entre la infección y el inicio de la enfermedad. Mientras que en la variante delta este tiempo era de 7 a 10 días, en ómicron es de 3 a 5 días. Por lo tanto, la recuperación es más temprana.

“Estas son importantes características del virus, de la expresión de la enfermedad clínica que tienen consecuencias muy positivas sobre una epidemia más respetuosa de las personas. Si bien (ómicron) se propaga rápidamente, mucho más rápidamente que Delta, es con enfermedad leve y las personas quedan inmunes después de la infección”.

¿Qué es más efectivo: Inmunidad natural o inmunidad por vacunación?

Aunque el abundante número de contagios por la variante ómicron puede dotar de inmunidad a un gran número de la población, la recomendación del gobierno federal es vacunarse y no esperar al contagio.

Porque la vacuna, recuerda el subsecretario, disminuye significativamente el riesgo de defunción u hospitalización.

En el caso de covid, la respuesta inmune inducida por la vacuna se ha visto que es suficientemente potente, completa y duradera como para reducir de manera muy significativa (en cifras que van arriba del 93 por ciento) la probabilidad de enfermedad grave, de la necesidad de ser hospitalizado y del riesgo de defunción”.

Asimismo,“el riesgo de enfermar o padecer enfermedad grave también tiene variantes individuales”, por lo que se sigue recomendando adquirir el cuadro completo de vacunación y las dosis de refuerzo.

En relación con las dosis de refuerzo, López-Gatell no descarta la posibilidad de que se estén aplicando periódicamente, así como sucede con enfermedades como la influenza.

¿Cómo funcionarán los medicamentos?

La aparición de Molnupiravir y Paxlovid representan una luz al final del túnel. Sin embargo, estos medicamentos aún están en su fase de investigación, por lo que su distribución, de acuerdo con las leyes de algunos países (entre estos México) debe ser regulada y controlada por el Estado.

Esto significa que, mientras estas nuevas tabletas no pasen la fase de vigilancia, no podrán salir al mercado en nuestro país. Este periodo dura, aproximadamente, 5 años.

López Gatell señala que “los estándares de regulación sanitaria y de ética exigen que un producto nuevo se mantenga en una observación en paralelo a su uso. Una observación muy cuidadosa dentro de esquemas de investigación científica.

Mientras está en observación “el fármaco no puede ser registrado para uso comercial; tiene que ser tutelado por la propia autoridad sanitaria, en este caso en México la propia secretaría de salud, el gobierno”.

El subsecretario también enfatiza que el uso de estos fármacos es recomendado para personas con comorbilidades o inmunosupresoras, las cuales corren con mayor riesgo de desarrollar enfermedad grave por covid. El uso de estos medicamentos para personas saludables, o que no cumplan con estas características, puede representar un riesgo para su salud.

Estas condiciones las evaluará el gobierno federal a través de los sistemas de salud públicos y los servicios estatales. En estos espacios, coordinados con la iniciativa privada, se proporcionarán los fármacos, en caso de ser necesario.

El acceso a estos nuevos medicamentos será completamente gratuito, tanto para quienes lo soliciten a través del servicio público o dentro de una institución privada.

¿Qué pasa con el long covid?

El long covid (o covid persistente) es una serie de afectaciones que personas que han padecido covid siguen presentando aún después de la enfermedad.

Uno de sus síntomas más comunes es la fatiga crónica, o episodios de ésta. Pero hay una enorme variedad de complicaciones. Algunas personas pueden desarrollar problemas cardíacos. También hay casos donde se han presentado afecciones en el hígado, el riñón o las articulaciones. Incluso en el páncreas.

Pese a esto, su estudio en México sigue en desarrollo, afirmó López Gatell. El Instituto Nacional de Salud Pública, en coordinación con el Instituto Nacional de Nutrición Salvador Zubirán son quienes desde hace un año han examinado estas complicaciones.

Aunque formalmente no ha sido reconocido como una enfermedad, en un futuro, las secuelas derivadas de la enfermedad o su tratamiento, probablemente puedan contemplarse dentro de las causales para obtener una licencia laboral de incapacidad temporal.

Lo más probable es que se caracterice con detalle, conforme avance la investigación, y se considere que las persona que tienen secuelas de covid (entre esta incluyendo estos síntomas genéricos como la fatiga o los síntomas específicos en ciertos órganos) pueden tener una afectación importante de su funcionalidad”.

¿La cuarta ola sera más rápida?

El subsecretario desglosa las diferencias entre las distintas olas que hemos tenido en México. La primera ola ascendió lentamente, debido a las medidas de mitigación que el gobierno federal estableció en los primeros meses de 2020.

Una segunda ola, en enero de 2021, que fue el momento que tuvo el mayor número de hospitalizaciones.

Una tercera ola, entre agosto y septiembre, ya con la jornada de vacunación. En esa el número de contagios fue mayor al de las dos primeras pero la hospitalización se redujo hasta en 60 por ciento, mostrando la efectividad de las vacunas para evitar desarrollar cuadros clínicos graves.

Y partir de la última semana de diciembre de 2021 empezó a incrementar de manera muy acelerada el número de casos registrados, hasta llegar a cifras récord. 

“Este incremento acelerado es muy semejante al que ha ocurrido en múltiples naciones en europeas, al que ha ocurrido en Sudáfrica (en donde se encontró la variante ómicron por primera vez), al que está ocurriendo en Estados Unidos y en Canadá, y concurrente con la aparición en el territorio nacional de la variante ómicron”.

Sin embargo, precisa, es previsible que la curva de contagios descienda más rápido que en las olas anteriores. Esto, debido a la variante ómicron presenta un menor periodo de incubación y enfermedad, así como por su amplia dispersión, lo que “va a hacer que muy rápidamente una proporción muy grande de las personas sean inmunes y ya no se puedan contagiar”.

Aquí puede ver la entrevista completa:

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

Ley del cannabis tiene deuda con campesinos

Para activistas e integrantes de la sociedad civil organizada, la aprobación de la Cámara de Diputados de la Ley Federal para la Regulación del Cannabis es un logro que hay que celebrar, pese a que todavía hay varios retos por superar
A %d blogueros les gusta esto: