El barco de Américo

Catalejos

Opinión por Miguel Domínguez Flores

Vaya reto tienen enfrente Américo Villarreal Anaya y su equipo: el tejido fino de las relaciones políticas que permitan hacer realidad el deseo de la unidad morenista.

El sectarismo, por más que lo quieran negar, está en el ADN del partido que heredó del PRD y de la izquierda partidista en general la propensión a la lucha de tribus.

Por eso, en el fondo para nadie es sorpresa, y el mismo precandidato debería haberlo sabido desde hace mucho, que sería muy difícil reunir en torno a su figura a todos los aspirantes que compitieron en el proceso interno. Pero el intento debe hacerse, sobre todo durante el periodo de precampaña por esa ruta debe avanzar Américo.

Ayer por lo pronto, hubo dos noticias para el proyecto de Morena, una buena y una mala.

Primero la buena: el deslinde de Rodolfo González Valderrama de la cantaleta de Alejandro Rojas Díaz Durán, quien insiste en sus cuestionamientos al proceso de selección, y en el papel ya se convirtió en un activo político de la coalición “Va por Tamaulipas”.

Era urgente el pronunciamiento del delegado de los programas federales en Tamaulipas, que pertenece al mismo grupo político del senador suplente de Ricardo Monreal.

Y el tampiqueño tuvo la claridad que exigían las circunstancias: pidió a Rojas que respete de una vez por todas los resultados, y luego reiteró su apoyo a Américo Villarreal Anaya.
(Claro, otra cosa será ver en los hechos el apoyo político de Rodolfo a la campaña de Américo)

La mala noticia llegó desde el sur.
La acusación de Adrián Oseguera a Armando Zertuche de haber presionado a una diputada para que acudiera a la sesión a pesar de estar contagiada de Covid-19, es mucho más que un cortocircuito entre un alcalde y el presidente del Congreso.

Este nuevo episodio de la novela morenista revela una vez más la profunda división
que existe entre los principales liderazgos del partido en Tamaulipas.

La bancada de la cuarta transformación está muy lejos de la solidez que se requeriría en momentos como éste, al interior de ese grupo parlamentario priva la desconfianza y la discordia. Ahí, por ejemplo, todavía mete mano Maki Ortiz, que tiene su minibancada.
También vuelve a evidenciarse que

Adrián Oseguera se percibe a sí mismo cada vez más distante del morenismo tamaulipeco, si es que tal cosa existe.

Por eso es tan complejo el reto para Américo y su campaña: llegar a buen puerto en medio de esas aguas agitadas no es sencillo para nadie.

Nuevo round en el Congreso

Más allá del pleito que protagonizaron los diputados de Morena y el PAN ayer en el salón de sesiones, la 65 Legislatura empieza a caracterizarse por un rasgo que ya se había pronosticado: la parálisis.

Ayer por ejemplo, cada una de las bancadas se quedó con su particular interpretación de los vetos del gobernador.

Los morenistas los desconocieron, con lo cual habrían eliminado sus observaciones al Presupuesto y la obligación de volver a emplacar los vehículos Y los panistas aseguran que se violó el proceso que obliga la ley, por lo cual prevalecen los documentos enviados por el Ejecutivo.

El tema, parece, terminará en la cancha de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

1 comment
  1. Y pueden seguir así … a su conveniencia mientras, nos tenemos que aguantar sus altos sueldos, sus prepotencias, sus ruedas de fortuna inútiles y cuándo preguntas de algún evento cultural nada… bueno lo mismo …aquí nunca hay presupuesto, para nada, un ballet un coro un concierto de piano un escritor nada … y si queremos un espacio público en Madero en la Unidad Nacional sus vecinos pasean en las calles porque parques, parques con sus dimensiones nos los quitaron y además hacen sus privados en terrenos de Pemex total sigan peliando sueldos de privilegio mientras seguimos con unas ciudades abandonadas

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

Gattás levanta la mano para el 2022

#Estampida Tras aprobar con muy buenos resultados el examen de las urnas, Lalo Gattás también levanta la mano, quiere ser candidato de Morena a la gubernatura de Tamaulipas. Que nadie lo descarte. Opinión de Héctor Garcés
Leer más

La promesa de seguridad caería en el vacío narrativo: ni civil ni militar

Desde Zedillo a la fecha hemos insistido en la necesidad de una política de Estado civil, profesional, especializada y sujeta a rendición de cuentas en seguridad ciudadana. Y cada gobierno federal ha tratado de convencer diciendo que en efecto esa política existe, solo para después terminar el sexenio con más debilidad institucional frente a la inseguridad, la delincuencia y las violencias.
Leer más

Cosificación virtual

La violencia contra las mujeres también es virtual. Cuatro hombres dan detalles de los grupos donde intercambian capturas de pantalla de mujeres, como si fueran estampas. Intentan desobedecer el mandato de masculinidad. Es una invitación a la reflexión sobre la normalización de la violencia en línea en grupos a través de las redes sociodigitales.
Leer más

La ridícula veda electoral

La veda electoral es un periodo demasiado extenso que solo fomenta la simulación de los actores políticos. Algo así como teatro o cine mudo en la época en que la comunicación fluye con mayor rapidez a nivel global, en la era de las redes sociales.
A %d blogueros les gusta esto: