México y EU acuerdan reactivar “Quédate en México”, programa migratorio de Trump

Crédito: Cuartoscuro

Redacción Animal Político

Los gobiernos de Estados Unidos y México alcanzaron un acuerdo para reiniciar el programa “Quédate en México”, creado en 2019 por el entonces presidente Donald Trump, y que obliga a los solicitantes de asilo a esperar la resolución de sus casos en México.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador aceptó reinstalar temporalmente el programa, siempre y cuando se atiendan las preocupaciones de índole humanitaria.

En un comunicado, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) detalló que el gobierno de México acordó con el de Estados Unidos que “por razones humanitarias y de manera temporal, no retornará a sus países de origen a ciertos migrantes que tengan una cita para aparecer ante un juez migratorio en Estados Unidos para solicitar asilo en ese país”.

Esta decisión, detalló la cancillería, ocurre luego de que el gobierno del Joe Biden aceptara atender las preocupaciones de carácter humanitario de México, como mayores recursos para albergues y organizaciones internacionales, la protección para grupos vulnerables y la aplicación de medidas contra la COVID-19, como revisiones médicas y la disponibilidad de vacunas para las personas migrantes.

Por su parte, Estados Unidos aceptó las condiciones para la reinstalación de los Protocolos de Protección al Migrante (MPP, por sus siglas en inglés), informó el Departamento de Seguridad Interior.

Destacó que los cambios clave incluyen un compromiso de que los procedimientos se concluirán dentro de seis meses del retorno de un individuo a México; oportunidades para los participantes de tener acceso seguro y poder comunicarse con representantes legales durante sus entrevistas y audiencias en la Corte; mejores procedimientos para mejorar los principios de no devolución, y un aumento en la cantidad y calidad de información que los individuos inscritos reciben sobre el programa.

Además, señaló que se excluirá del programa a individuos particularmente vulnerables y ofrecerá vacunas contra el COVID-19 a todas las personas inscritas en MPP.

El presidente Joe Biden finalizó en junio el programa Protocolos de Protección al Migrante (MPP), instaurado en 2019 por su antecesor Donald Trump y por el cual unos 70 mil solicitantes de asilo, en su mayoría de Centroamérica, fueron enviados de regreso a México para aguardar allí su cita ante tribunales estadounidenses.

Pero en agosto, un tribunal federal en Texas ordenó reiniciar el MPP o “Quédate en México” considerando que la administración Biden lo había finalizado indebidamente. La Corte Suprema denegó semanas después la solicitud del gobierno de bloquear esta decisión.

El Departamento de Seguridad Interior (DHS) apeló esa orden judicial y anunció que tiene la intención de emitir un segundo memorando de terminación del MPP, pero mientras tanto, la administración Biden seguirá la ley y acatará la orden del tribunal.

De acuerdo con el gobierno de Biden, el MPP ha impuesto costos humanitarios injustificables y no ataca de raíz las causas de la inmigración ilegal, por lo que una vez que sea levantado el mandato judicial, volverá a ser cancelado, adelantó el departamento de Seguridad Nacional.

Grupos de defensa de los derechos humanos denunciaron la reactivación del “Quédate en México”, que Biden había prometido acabar durante la campaña electoral por considerarlo inhumano.

“Quédate en México” es una amenaza al sistema de asilo”: ONU

A finales de agosto de 2021, la Alta Comisionada Auxiliar para la protección internacional de Acnur, Gillian Triggs, visitó México en un contexto crítico por la migración. Por un lado, la decisión de la Corte Suprema de EU de no suspender la reactivación de “Quédate en México”, y, por otro, los vuelos que, desde hace dos semanas, llegan a Chiapas y Tabasco procedentes de Texas y con los que se expulsa a cientos de centroamericanos.

Todo esto lo analizó en una entrevista con el periodista Alberto Pradilla de Animal Político que se celebró días antes de que cientos de migrantes y solicitantes de asilo fuesen reprimidos por la Guardia Nacional, INM y Ejército tras organizar una caravana desde Tapachula, Chiapas.

Crédito: ©️ UNHCR/Tito Herrera

Triggs se mostró muy preocupada por ambas medidas y apeló a los países a cumplir con las obligaciones internacionales en un contexto internacional en el que más estados tratan de impedir que personas que buscan protección accedan a su territorio.

Para la funcionaria de la Alta Comisión de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), lo que hace preocupante al programa “Quédate en México” es que viola el estándar internacional de que todo el mundo tiene derecho a pedir protección.

“Todas las personas tienen derecho a acceder al asilo. La dificultad con MPP (como se conoce al programa por sus siglas en inglés) es que, en efecto, niega el acceso a un proceso. Es una amenaza al sistema de asilo y al cumplimiento de EU con las obligaciones internacionales, lo que vemos preocupante”, aseguró.

La decisión de la Corte Suprema no es sobre el fondo del asunto, aunque actualmente un juez de Texas ya ha ordenado reimplementar el programa. A pesar de las malas noticias, Triggs dijo que el número de personas que quedará atrás por esta decisión es “relativamente pequeño”, después de que cerca de 13 mil solicitantes de asilo lograran cruzar a EU desde el mes de febrero con apoyo de Acnur y la OIM. “Esperamos que habrá alternativas para proteger a estas personas”, dijo.

El otro punto crítico del contexto mexicano es la aplicación del Título 42, la orden ejecutiva del expresidente Donald Trump que permite la expulsión inmediata y sin posibilidad de pedir asilo a todo aquel que cruce la frontera de forma irregular.

“Hemos expresado en términos claros la profunda preocupación por el Título 42. Esta medida crea riesgos a la ley de refugio y estamos preocupados, porque la gente está siendo devuelta sin dar opción a pedir asilo”, dijo.

Reconoció que en el flujo migratorio desde Centroamérica hacia EU existen movimientos mixtos, donde se mezclan quienes buscan mejores oportunidades económicas con quien necesita protección internacional. Por esto, la funcionaria de Acnur considera “críticos” los vuelos a Chiapas y Tabasco ya que pone en riesgo que personas que huyen de la violencia sean devueltos a ese mismo contexto violento.

Los fenómenos que México está enfrentando no son aislados en el contexto internacional, marcado por nuevos conflictos y por la pandemia de COVID-19, que provocó el cierre generalizado de fronteras.

“Estamos en un momento con números sin precedentes y crecientes de gente desplazada”, dijo.

Otro fenómeno que se repite: el de países que tratan de impedir el movimiento de personas desplazadas y que llegan a acuerdos con otros países para que ellos ejerzan de primer control. Ocurre con México y el MPP, que firmaron pactos con EU para limitar la llegada de migrantes y solicitantes de asilo, pero también hay países como Dinamarca o Reino Unido que rechazan asumir responsabilidades hacia la población que necesita protección.

En opinión de Triggs, “México está en una situación inusual”, ya que se trata de un lugar de paso, pero también un destino cada vez más frecuente.

“Se está reforzando el sistema de asilo para que las personas puedan incluirse en el país”, explicó. El contexto mexicano es difícil. Por un lado, con un vecino, EU, “que está adoptando políticas que ponen en riesgo las leyes de refugio” y, por otro, con llegadas desde la frontera sur que están multiplicando las cifras de otros años. Además, con un problema de desplazamiento interno, que las organizaciones civiles mexicanas sitúan en más de 350 mil personas.

“México tiene particulares problemas, pero también tiene los instrumentos para hacerles frente”, dijo.

Además, puso en valor la “generosidad” del país como zona de tránsito para quienes van a pedir asilo a EU pero también con decisiones como la de ofrecer asilo a decenas de afganos que escapan tras la toma del poder de los talibanes.

Para Triggs este es un momento crítico en el contexto global y estamos ante nuevos retos inmediatos. Uno de los más urgentes, el de los desplazamientos provocados por el cambio climático. Actualmente la convención por los refugiados no incluye este supuesto, pero la funcionaria de Acnur consideró que es momento para abrir el debate.

México conoce bien este fenómeno ya que en los últimos meses muchos centroamericanos llegados con destino a EU refieren haber dejado Honduras o Guatemala tras perder su casa por efecto de los huracanes Eta y Iota. “Este es uno de los asuntos más críticos que van a venir en el futuro”, dijo Triggs, quien consideró que las leyes pueden moverse y que “habrá cambios” en este ámbito.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

68 áreas naturales «protegidas” tienen suelo concesionado a mineras

El gobierno mexicano realiza una revisión de las concesiones que se entregaron 1.5 millones de hectáreas de santuarios y parques nacionales. Entre las concesiones hay 49 en etapa de desarrollo, informó María Luisa Albores. Por su parte, el presidente aseguró que el derrame en el Río Sonora es “un expediente abierto” que se va a atender.
A %d blogueros les gusta esto: