La cena a la que Maki no fue invitada

El Kiosko

Opinión por Héctor Garcés

La idea de reunirse y dialogar surgió ante lo evidente: la mesa está puesta, con todas las condiciones a favor, para ganar la gubernatura de Tamaulipas en la elección del 5 de junio de 2022.

Es el momento de tender puentes y hablar, de decir las cosas de frente y comenzar a construir, en serio, la unidad interna para que lleguen fuertes y sólidos al primer momento decisivo del Movimiento de Regeneración Nacional: la selección del candidato a gobernador.

Todos estuvieron de acuerdo y fijaron como punto de reunión un restaurante de Polanco en la Ciudad de México. Fueron tres horas de conversación sobre la necesaria unidad en Morena y para dejar en claro que el verdadero enemigo está enfrente, viste de azul y blanco y todavía cuenta con múltiples formas de torpedear los proyectos de la 4T en tierras tamaulipecas.

A la cita asistieron el senador Américo Villarreal Anaya y el diputado federal Erasmo González Robledo, quien hoy presenta, primero, en la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública y, posteriormente, ante el Pleno del Congreso de San Lázaro, el Presupuesto de Egresos de la Federación 2022.

También llegaron a la cena los alcaldes de Ciudad Victoria, Altamira y Río Bravo: Lalo Gattás, Armando Martínez Manríquez y Héctor Villegas González, mejor conocido como ‘El Calabazo’. Una alcaldesa, la de Nuevo Laredo, aclaró muchas cosas al interior de Morena con su asistencia a la cena: Carmen Lilia Canturosas.

José Ramón Gómez Leal, ex ‘super-delegado’ federal en el estado, aceptó ir con agrado a la reunión y llegó puntual a la cita. También sabe que la unidad interna se construye con voluntad.

Las diputadas federales Olga Juliana Elizondo, Adriana Lozano y Blanca Narro estuvieron de acuerdo desde el primer momento con reunirse y platicar a fondo sobre lo que viene en materia electoral para Morena en Tamaulipas.

A la cena también fueron invitados tres personajes fundamentales para la construcción de la unidad morenista en el Nuevo Santander: Rodolfo González Valderrama, coordinador de los programas federales para el desarrollo en el estado; Mario López Hernández, ‘La Borrega’, alcalde de Matamoros; y Adrián Oseguera, presidente municipal de Madero.

Los tres se disculparon por tener agenda definida para el día siguiente. El caso de Rodolfo González Valderrama era más que justificado: por instrucción de ‘mero arriba’ tenía que estar al pendiente de la visita que el presidente Andrés Manuel López Obrador realizó el viernes pasado a la refinería Madero. Incluso, su jefe directo, Carlos Torres, coordinador de los ‘super-delegados’, acompañó a AMLO en su recorrido por la planta de Pemex.

Tanto Mario López como Adrián Oseguera prometieron estar en la siguiente cena y plática a fondo que sostengan las figuras de Morena para construir la unidad interna.

Solo una protagonista de la historia que se cocina en el Movimiento de Regeneración Nacional no fue invitada: la exalcaldesa de Reynosa, Maki Ortiz.

Sí, en aparente acuerdo, decidieron no llamarla al encuentro. Alguno de los asistentes a la cena, en tono de broma, dijo que no la querían ‘distraer’ de la gira que realiza por los municipios del estado para promoverse como aspirante a la gubernatura.

La realidad es que la ven haciendo el típico doble juego en base a una advertencia: es ella la candidata o provocará la división. Es decir, es una protagonista que juega solo para su interés personal y, por tanto, intenta descarrilar las posibilidades de que la Cuarta Transformación aterrice y se instale en Tamaulipas a partir del primero de octubre de 2022. Así la ven. A Maki la siguen viendo como panista.

Esa postura la dejó bien definida al estar el pasado fin de semana en Matamoros y Reynosa otro senador, nacido en El Mante, pero que ha hecho su vida política en Zacatecas y en la capital del país, José Narro Céspedes, un personaje que siempre ha estado en la izquierda.

Las palabras de José Narro Céspedes, actual vicepresidente del Senado de la República, en contra de Maki Ortiz fueron contundentes: ‘Ella no figura en Morena… no tiene posicionamiento ni apoyo de Morena, ella es del PAN, es panista y en ese partido tiene influencia’.

José Narro Céspedes siempre ha transitado por el lado izquierdo de la política: participó en la Organización de Izquierda Revolucionaria Línea de Masas y fue fundador del Partido del Trabajo. Fue diputado local en Zacatecas y después fue asambleísta en la Ciudad de México. Ha sido diputado federal en tres ocasiones y en la actualidad es senador de mayoría relativa del Movimiento de Regeneración Nacional.

Es decir, en pocos días, Maki Ortiz recibió dos golpes: el primero, no fue invitada a la cena de la unidad realizada en un restaurante de la Ciudad de México y, el segundo, una tronante declaración de un personaje que representa a la izquierda mexicana y que afirmó que ella sigue siendo panista.

Lo que también es cierto es que la exalcaldesa de Reynosa desde hace semanas logró establecer acuerdos con los presidentes municipales de Matamoros y de Ciudad Madero, Mario López y Adrián Oseguera, para establecer un Bloque de Alcaldes, quienes, desde sus municipios, tratan de que la designación del candidato o candidata de Morena a la gubernatura sea favorable para ellos.

Tampoco se debe dejar de lado que Maki Ortiz ya dijo que buscará la gubernatura solo a través de los colores de Morena. Se sabe que sí será incluida en la encuesta que debe realizarse a finales de este mes de noviembre. Eso sí, todos los que aparezcan en el sondeo que aplicará el CEN de Morena deberán firmar un acuerdo previo de respetar el resultado final.

Como se observa, ante la altísima posibilidad de que Morena gane la gubernatura de Tamaulipas el próximo año, las principales figuras de la 4T tamaulipeca hacen su juego y mueven sus fichas sobre el tablero de ajedrez de la sucesión.

Karla Mar, la nueva delegada del PAN en Altamira


La designación de Karla Mar como delegada del Partido Acción Nacional en Altamira fue en realidad hace un mes, pero el comité blanquiazul apenas se pudo instalar en días recientes.

El nombramiento de la ex diputada local como timonel del panismo altamirense se dio en una reunión que se llevó a cabo en Ciudad Victoria, en donde estuvo presente el dirigente estatal del PAN, Luis René ‘El Cachorro’ Cantú.

A ese encuentro fueron convocados los distintos grupos blanquiazules de Altamira. Uno de los invitados nunca llegó: Ciro Hernández Arteaga, actual subsecretario de Bienestar Social del gobierno del estado y ex candidato del PAN a la presidencia municipal.

Como si fuera un proceso interno, la consulta fue directa entre los asistentes. El grupo de Tino Lee propuso a Gonzalo Urbina como aspirante. El equipo de la ex alcaldesa Alma Laura Amparán puso sobre la mesa el nombre de Karla Mar Loredo.

En una votación rápida y directa, la ex diputada local ganó la responsabilidad de asumir el manejo de Acción Nacional en Altamira en sustitución de Fabio Ramos. Aunque en un inicio se resistió a aceptar la secretaría general de la Delegación, finalmente Gonzalo Urbina aceptó el cargo.

El comité delegacional tardó en instalarse porque algunos no quisieron formar parte a pesar de ser invitados. Fue el caso del regidor Juan Carlos Urbina. Cristian Pérez tampoco quiso ser integrante. Los que dieron el sí a hacer equipo con Karla Mar fueron, entre otros, Nelly Mar, Nicolás Álvarez, Yolanda Torres, Fabio Ramos y el joven Víctor Cruz.

En la Delegación del PAN de Altamira no hay ningún representante del grupo de Ciro Hernández. Al que de plano no convocaron fue a la corriente blanquiazul que encabeza Alejandro Porras. No lo invitaron, lo hicieron a un lado.

¿Cuáles son las críticas que recibe Karla Mar? Número uno: se le liga de manera directa con la ex alcaldesa Alma Laura Amparán. Y número dos: apoya, por consecuencia, el proyecto político de César Verástegui Ostos.

Así las cosas, con el panismo altamirense, donde el grupo de Alma Laura Amparán se quedó con el control del partido.

Y para cerrar


La salida de Santiago Nieto Castillo de la titularidad de la Unidad de Inteligencia Financiera estaba decretada desde el momento en que, desde la tribuna de ‘La Mañanera’, el presidente Andrés Manuel López Obrador calificó como ostentosa la boda del ahora ex funcionario federal.

Las nupcias de Santiago Nieto y la consejera electoral Karla Humphrey desató una serie de escándalos y provocó, además, la destitución de Paola Félix Díaz (sí, utiliza como apellido el nombre del sobrino del dictador Porfirio Díaz, ya que es descendiente de esa familia) de la Secretaría de Turismo de la Ciudad de

México por viajar, en vuelo privado, a la famosa boda realizada en la ciudad de Antigua, en Guatemala.
¡Caray! ¡Qué cosas! Algunos siguen sin entender de lo que se trata la 4T.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

Oposición y sectarismo en la 4T: el caso LitioMX

Con esta decisión, el presidente de México parece traicionar sus propios principios de evitar el nepotismo y el influyentismo en la administración pública federal. Asimismo, da preferencia y el beneficio de la duda a un estudiante de una escuela de élite en el extranjero que no ha liderado la creación de ninguna empresa de peso en su vida—quizás apelando al patriotismo, la amistad y la lealtad que le ha mostrado su familia.
Leer más

Aldana ‘barre’ en el STPRM

El brazo derecho de Carlos Romero Deschamps durante muchos años, 'barrió' la oposición, ganó la elección y se convirtió en el nuevo secretario general.
A %d blogueros les gusta esto: