La política de seguridad respira desde su propio fracaso

Ruta crítica

Opinión por Ernesto López Portillo

Una alumna que vive en una zona de alto riesgo me contó que se toma fotos antes de salir de su casa porque no sabe si podrá volver o deberán salir a buscarla. Cunde la frustración, el sufrimiento y la desesperanza por la prolongación de las violencias. Se producen centenas de investigaciones y se recogen miles de testimonios que confirman el fracaso de las políticas de seguridad. Centenas de miles víctimas no encuentran justicia y casi 8 de cada 10 mujeres adultas se sienten inseguras donde viven (7 para el caso de los hombres). Se castigan aproximadamente 5 de cada 100 delitos. La cifra oscura lleva estacionada por arriba del noventa por ciento desde que se tiene registro y es casi absoluta en delitos como la extorsión (segundo delito más frecuente en el país en 2020). Tenemos una tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes que equivale a 29, esto es, casi 5 veces superior a la tasa mundial promedio. Y la impunidad de este delito ronda también el noventa por ciento.

Pero ustedes ya sabían todo esto. Lo nuevo, si acaso, es la agudización de las atrocidades, como la masificación “normalizada” de las desapariciones y el reconocimiento oficial de que “México es una fosa clandestina”.

No hubo, no hay y bajo esta ruta no habrá una política de Estado a favor de la seguridad ciudadana. En su turno en la Presidencia de la República, ni el PRI, ni el PAN, ni Morena activaron el Sistema Nacional de Seguridad Pública para cumplir sus fines. Creado por reforma constitucional en 1994, ese aparato prometió, por ejemplo, profesionalizar un servicio policial homologado en todo el país y hoy lo que tenemos es el colapso de los apoyos federales a la función policial civil y la transferencia de la misma a manos militares. Viene una reforma Constitucional que colapsaría tal vez de manera irreversible el perfil civil de las instituciones responsables de la seguridad pública. Será irrelevante si la persona en la calle en funciones policiales está formada para ser policía o es un militar en esas funciones.

El Programa de Seguridad Ciudadana (PSC) de la Ibero CDMX es un laboratorio de pensamiento y acción donde, a través de múltiples metodologías, se cuestiona la reproducción del paradigma hegemónico de la seguridad y se promueven políticas de seguridad que colocan en el centro la protección de las personas. Construimos evidencia, convocamos diálogos y acompañamos el desarrollo de alternativas locales de seguridad.

Estamos tratando de descifrar las causas profundas de la continuidad de una política de seguridad que, en la experiencia de la inmensa mayoría, prolonga los temores, los riesgos y los daños y así inhabilita la construcción de la paz. Queremos entender cómo es posible que estemos atrapados en un paradigma de seguridad que no produce seguridad.

Tomamos fotografías profundas al quehacer del Estado, en particular respecto a su quehacer enfocado en el uso de la fuerza y la intervención militar. Con tres años de operaciones, el PSC ya es una voz universitaria que entrega regularmente información y evidencia a la gente para que construya sus propias conclusiones.

Recientemente venimos precisando una hipótesis de trabajo que, a nuestro parecer, tiene implicaciones monumentales: la política de seguridad hegemónica respira desde su propio fracaso. En apretada síntesis, así opera este perfecto círculo vicioso: las decisiones prolongan las violencias y éstas producen las mismas decisiones.

Imaginemos una vacuna contra la Covid que no funciona y, sin embargo, al ser la única opción, se le sigue aplicando masivamente. La política de seguridad es como esa vacuna, se le sigue aplicando porque no se conoce otra. A las intervenciones médicas que producen más daño se les llama iatrogenia. Nuestra política de seguridad parece iatrogénica: hace más daño de lo que resuelve.

Lo que hacen los países y las comunidades que reducen las violencias es crear políticas democráticas de seguridad ciudadana donde las autoridades y la gente trabajan juntos desde el diagnóstico, la implementación y hasta la evaluación, instaurando círculos virtuosos de mejora. ¿Hay casos en México? Así parece, pero el propio Estado casi nunca los documenta, muchas veces revierte las mejoras y, sobre todo, resiste tenazmente someterlos a auténticas evaluaciones externas.

En México el perfecto círculo vicioso malas decisiones-violencia-malas decisiones-violencia… está asegurado desde una pinza autoritaria política y social. Si la transición democrática en México no produjo una reforma precisamente democrática de las políticas e instituciones de seguridad, mucho menos sucederá en la condición en la que ahora estamos que Jean Mayer apenas llamó Democracia en vilo, donde “el apoyo a un gobierno autoritario pasó de 12 a 25 por ciento en los dos últimos años”.

En el PSC entendemos a la política de seguridad fallida enfocada en el uso de la fuerza, la intervención militar y el castigo penal como una construcción política y social de base estructural que respira desde su propio fracaso. Y mientras “la vacuna” que sí funciona no aparezca, el ciclo devastador está asegurado.

¿Cómo construir la otra “vacuna” cuando la dispersión de la medicina destructiva está garantizada? Trabajamos para descifrarlo.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

Gira zapatista, una bocanada de aire para las izquierdas en Europa

La presencia de la delegación zapatista en Europa genera entusiasmo entre sus simpatizantes, que celebran su voz anticapitalista que se estaba perdiendo en la izquierda, aunque reconocen que el impacto será limitado por estar confinado a círculos muy específicos.
Leer más

El desastre que nunca se fue

La SET continua con un caos en lo que verdaderamente deberían enfocarse: en el trabajo administrativo y de solución a las distintas problemáticas que se han ido acumulando conforme se dedican más a lo político que a lo educativo. En últimos meses se ha visto un desorden y falta de atención en diversos tramites por parte de las autoridades educativas de alto nivel.

Suscríbete a nuestro boletín

A %d blogueros les gusta esto: