La reunión inesperada

El Kiosko

Opinión por Héctor Garcés

Sorpresa en pleno arranque de semana, en lunes: el gobernador de Tamaulipas, el panista Francisco García Cabeza de Vaca recibe en Ciudad Victoria al nuevo coordinador de los programas federales para el desarrollo en el estado, el morenista Rodolfo González Valderrama.

Las interpretaciones, las especulaciones políticas sobre la reunión se disparan de inmediato a lo largo y ancho de la entidad. Es una reacción natural al encuentro. La controversia es instantánea.

Una forma de analizar y medir el encuentro es la fotografía que el gobierno estatal distribuye tras concluir la conversación institucional: pese a que ambos traen cubrebocas, se observa que Francisco García Cabeza de Vaca sonríe, así lo expresan sus ojos, junto con un semblante relajado y confiado. La mirada de Rodolfo González Valderrama se fija en la cámara y, aunque parece no expresar nada, salvo seriedad absoluta, se capta la incomodidad ante el registro de la imagen.

Es una fotografía y, como toda imagen, dice mucho. Se insiste: si bien es una foto común, tomada de frente, el mandatario estatal se ve suelto; el nuevo delegado de la 4T saca el pecho (¿para recibir las balas de las críticas?) y asume una posición tiesa. En medio de ellos, al fondo, la bandera de México, donde alcanza a verse el escudo.

Durante la época en que José Ramón Gómez Leal, el exsúper delegado de los programas sociales federales, nunca hubo una reunión oficial con el mandatario estatal, quien, por cierto, como todos saben, es su cuñado.

Lo que sí hubo fueron reuniones familiares en las que, de manera inevitable, se topaban. Las fotografías quedaron como testimonio de esos encuentros, aunque en la percepción política alimentada por la rumorología siempre se habló de una muy mala relación entre ambos, la que nunca se pudo comprobar pero sí nutrir a través de múltiples comentarios indirectos de ambas partes.

Algunos se referían, como si fuera lucha libre, a un ‘pleito arreglado’; otros aseguraban que los problemas entre el gobernador y ‘El JR’ eran reales debido a malos entendidos familiares que terminaron siendo políticos cuando José Ramón decidió renunciar al PAN y enlistarse en las filas del Movimiento de Regeneración Nacional.

A la mitad del camino, justo cuando en Tamaulipas se calienta el proceso electoral con la próxima designación de los candidatos a la gubernatura de los dos principales partidos, Acción Nacional y Morena, ‘El JR’ fue relevado del estratégico manejo de los programas sociales lopezobradoristas en el estado por el sociólogo tampiqueño Rodolfo González Valderrama.

Ahora, cuando nadie se lo esperaba, el gobernador tamaulipeco y el nuevo súper delegado federal de la 4T en la entidad sostienen una reunión de casi dos horas.¿Cómo surgió el encuentro? Al iniciar sus funciones como coordinador de los programas federales para el desarrollo en el estado, Rodolfo González Valderrama envía un oficio a los 43 Ayuntamientos y al gobierno de Tamaulipas en que anuncia su designación y el inicio de sus tareas. Cumple con el protocolo oficial.

Lo que nunca se esperaba es que el gobierno del estado diera una rápida respuesta no solo por medio de un oficio, sino con una invitación para ser recibido por el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca.

¿Esa respuesta, esa invitación a dialogar de manera institucional, fue una sorpresa? Sí, sí lo fue. Basta recordar el contexto de los meses recientes: el gobernador de Tamaulipas enfrentó, de hecho, todavía enfrenta, un proceso de desafuero a petición de la Fiscalía General de la República bajo una investigación de la Unidad de Inteligencia Financiera. El escándalo fue nacional.

La legislatura anterior de la Cámara de Diputados, con la aplastante maquinaria morenista, procedió con quitarle el fuero al mandatario estatal el último día de abril de este año. Sin embargo, también la legislatura anterior del Congreso del Estado, de mayoría panista, defendió a capa y espada al gobernador con una serie de leyes que lo blindaron.

Uno de los magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió, en otra decisión teñida por la controversia, que Francisco García Cabeza de Vaca tenía derecho a mantener su fuero y, por tanto, concluir su mandato y solo entonces ser llamado por la justicia ante la serie de presuntos delitos por los que fue investigado.

El resultado de todo ese escándalo político, legal y mediático tuvo un resultado concreto: Morena ganó la mayoría del Congreso del Estado y las principales presidencias municipales de Tamaulipas, entre ellas, Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros, Victoria, Altamira y Ciudad Madero.Después del resultado electoral, fue claro que la presión en contra de Cabeza de Vaca disminuyó en la prensa nacional. Al menos, eso es lo que sucede hasta el momento. Todo indica que en 2022 volverá a arreciar la ofensiva en contra del ejecutivo estatal.

Pero volvamos al punto inicial de este análisis con una pregunta: ¿Hizo bien Rodolfo González Valderrama en reunirse con Francisco García Cabeza de Vaca? Las reacciones son diversas: algunos dicen que sí, otros que no. Una cosa es cierta: la relación institucional, pese a todas las broncas políticas, jamás debe romperse por el bien de los ciudadanos.

Lo que es cierto es que Rodolfo González Valderrama al recibir la invitación de reunirse de manera oficial con el gobernador informó a su jefe inmediato y superior, el coordinador nacional de los programas de bienestar social, Carlos Torres. Si bien surgieron dudas de ir o no ir, su jefe directo le dio el aval de presentarse.

Esto sirve para eliminar especulaciones baratas, como las difundidas por el monrealista Alejandro Rojas Díaz Durán, quien, en un comunicado, dice que el nuevo súper delegado fue a ver al gobernador ‘porque recibió una instrucción del presidente de la república’. Esa es una rotunda mentira del suplente del senador Ricardo Monreal. Una más de sus tantas mentiras. Eso no es cierto. Así no fueron las cosas.

Para decirlo con mayor claridad: no hubo instrucción presidencial para que Rodolfo González Valderrama platicara con Francisco García Cabeza de Vaca. Esa fue una decisión del sociólogo tampiqueño con el permiso de su jefe inmediato, Carlos Torres.

De esa forma, se despeja cualquier especulación en torno a la reunión realizada ayer en Ciudad Victoria. Fue, según lo maneja el gobierno estatal y la coordinación de los programas federales, un encuentro institucional.

Reunión de amigos de la izquierda democrática

Quienes también se reunieron, pero en la Ciudad de México y bajo el contexto de una excelente relación política y de amistad, fueron el senador Américo Villarreal y uno de los símbolos de la izquierda mexicana, la senadora Ifigenia Martínez, quien acaba de recibir la medalla Belisario Domínguez.

Con ellos, en la amena charla, estuvo el coordinador general de Comunicación Social de la Presidencia de la República, Jesús Ramírez Cuevas.En su cuenta de twitter, la histórica Ifigenia Martínez publicó: ‘Un gusto coincidir con dos amigos de izquierda democrática @JesusRCuevas y mi compañero senador @Dr_AVillarreal’.

Añadió: ‘Sostuvimos un productivo intercambio de ideas para seguir abonando a la transformación de la república. ¡Seguiremos adelante!’.

Ifigenia Martínez, quien encabezó la Corriente Democrática junto con Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo antes de la elección presidencial de 1988, fue la primera mujer mexicana graduada con Maestría y Doctorado en Economía por la Universidad de Harvard.

Ese es el perfil de las amistades con las que se reúne el senador Américo Villarreal, a quien, por cierto, le fue muy bien durante el pasado fin de semana tanto en Tampico como en Ciudad Victoria. El presidente de la Comisión de Salud del Senado de la República está más que listo para lo que viene, es decir, para el 2022.

Logias masónicas reconocen a ‘La Borrega’

Nueve Logias Masónicas de Tamaulipas entregaron ayer un reconocimiento a Mario López Hernández, alcalde de Matamoros por su trabajo realizado y por la reelección alcanzada con amplio margen de votos durante la jornada del pasado 6 de junio.

‘La Borrega’ recibió además una medalla conmemorativa con la que se celebra la fundación de la Gran Logia de Tamaulipas, cuya primera sesión fue en 1909.

El presidente municipal de Matamoros agradeció el reconocimiento y la presea, los que consideró un estímulo para seguir adelante. Además, les explicó algunos de los proyectos que se llevarán a cabo durante su segundo periodo de gobierno, en el trienio 2021-2024.

El avance en materia de infraestructura vial y educativa en la ciudad fronteriza es notorio. Matamoros registra una transformación.

Y para cerrar

Rodolfo González Valderrama debe haber algo por su bien: distanciarse lo más posible de Alejandro Rojas Díaz Durán, un sujeto nocivo que no aporta nada a la causa del sociólogo jaibo.

Lo insólito es que Ricardo Monreal haya designado como su suplente a este individuo rijoso y protagonista (claro, para eso lo usa). Es increíble.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

En 2 meses la tendencia no cambió

¿Por qué el 'Truco' Verástegui no pudo revertir la tendencia? Uno de los factores no estaba en sus manos: el rechazo que sufre el gobernador panista Francisco García Cabeza de Vaca.
Leer más

Viene la semana del desafuero

La semana de la decisión del desafuero contra Cabeza de Vaca y la visita del presidente López Obrador a la refinería "Francisco I. Madero" de Ciudad Madero.

Suscríbete a nuestro boletín

A %d blogueros les gusta esto: