México, cuarto lugar mundial en delincuencia organizada

Ruta Crítica

Opinión por Ernesto López Portillo (@ErnestoLPV)

El pasado 28 de septiembre se publicó el Índice Global en Delincuencia Organizada, resultado de dos años de investigación para evaluar qué tanto afecta este fenómeno y qué grado de resiliencia ante él tiene cada uno de los 193 países miembros de la Organización de las Naciones Unidas.

Sobre los resultados de México

México ocupa el cuarto lugar en el índice de países con mayor criminalidad. El primer lugar lo tiene República Democrática del Congo, seguido por Colombia y Myanmar. Según la propia investigación, el mercado de la cocaína en América del Sur (y en particular Colombia, que se ha identificado como el más predominante del mundo) se ha perpetuado a tal punto, que los países de las regiones vecinas también se han convertido en las principales zonas de tránsito de drogas del mundo, incluidos México, Guatemala y Haití. México tiene un mercado consolidado de armas y sirve como un conducto importante para el flujo de armas hacia y desde los Estados Unidos, lo que ha tenido un impacto devastador en los niveles de violencia armada.

México también alberga varios mercados de delitos ambientales, incluida la industria de la madera, el tráfico de vida silvestre y el contrabando de combustible. En el indicador de “Actores no Estatales”, el Índice tiene en cuenta la participación de la sociedad civil y su capacidad para funcionar, a pesar de la presión de los gobiernos. El nuestro es uno de los países con estructuras, instituciones y marcos estatales débiles que, sin embargo, alberga a activistas sociales, líderes comunitarios y periodistas comprometidos con un amplio nivel de participación.

Los puntajes del índice para todos los indicadores se basaron en una escala del 1 al 10. Para la criminalidad, una puntuación de 1 significa el mejor escenario posible, en el que un mercado criminal o grupo de actores es inexistente, o no se pudo encontrar información que indique su existencia. Una puntuación de 10 significa el peor de los casos, en el que ningún aspecto de la sociedad está intacto. Por el contrario, para la resiliencia, el sistema de puntuación se invierte, con 10 el mejor escenario posible y 1 el peor.

Puntuación para México:

Sobre el Índice

Es una herramienta que da luz respecto a la criminalidad en cada región y que proporciona datos concretos sobre dinámicas sumamente complejas. Su objetivo es proveer información basada en métricas que permitan a las personas responsables de la formulación de políticas y organismos internacionales y regionales, priorizar sus intervenciones sobre la base de una evaluación integrar para mitigar el impacto del crimen organizado. El índice se publicará cada dos años.

Existen tres sub indicadores para el análisis: 1. El alcance, la escala y el impacto de mercados criminales específicos. 2. La estructura e influencia de los actores criminales. 3. La existencia y capacidad de las medidas de resiliencia de los países frente al crimen organizado. Estos se utilizan para asignar a cada país un puntaje de criminalidad y un puntaje de resiliencia que son calificados por expertas y expertos basándose en la investigación y recopilación de datos llevada a cabo por el equipo del Índice, así como por su conocimiento y experiencia personal.

Respeto a la puntuación, los mercados ilícitos, los actores delictivos y la resiliencia se combinan en la base de datos del Índice para proporcionar una descripción general de la relación de cada país con el crimen organizado y el impacto de los flujos ilícitos. Y a su vez esta herramienta permite a los usuarios desagregar la información y determinar las correlaciones con los indicadores de cualquier país y/o región. El Índice tiene el objetivo de mostrar cómo ha evolucionado el crimen organizado, así como su estado actual en cada país. Por lo tanto, se propone como una herramienta política y de evaluación.

Los puntajes se basan en una evaluación dirigida por expertas y expertos que incluyó una guía de preguntas, conceptos para cada componente de la herramienta; preguntas a considerar en la evaluación de todos los puntajes y justificaciones para los mismos; todo ello se complementó con datos e información recopilada que estaba disponible para su consideración durante el ejercicio de puntuación y/o verificación. Estos documentos están disponibles en el sitio web. Por lo que todo el proceso fue metodológicamente riguroso.

Para determinar los puntajes generales de resiliencia frente al crimen organizado, el Índice identifica 12 bloques de resiliencia que cubren una gran variedad de áreas, incluidas las políticas de liderazgo, la cooperación internacional, la transparencia gubernamental y la capacidad de regulación económica, entre otros. Lo que refleja aquellos aspectos políticos, legales y de justicia frente a la criminalidad que resultan exitosos y que por lo tanto tienen el potencial de proporcionar respuestas sostenibles para hacerle frente al crimen organizado.

Fueron seleccionados más de 360 expertas y expertos para garantizar la credibilidad, responsabilidad y transparencia del Índice: 1. Un grupo de referencia técnica, que fue convocado para asesorar sobre los pasos a seguir en la expansión y difusión de la herramienta para un alcance global. 2. Expertas y expertos especializados en el estudio de la delincuencia organizada en países y/o regiones específicas. 3. Otro grupo especializado en el estudio o comprensión de temas específicos asociados a las formas de delincuencia organizada consultado durante la puntuación y verificación. 4. Y un grupo más de especialistas externos con experiencia en países y/o regiones, más allá del crimen organizado, que proporcionó una revisión y verificación final del mecanismo para las puntuaciones y justificaciones del Índice.

Sobre la relevancia del Índice en México

El Índice afirma que “debe reconocerse la magnitud del problema antes de poder abordarlo de manera eficaz”. Lamento decirlo, pero si hay algo claro en prolongación de la crisis de las violencias organizadas asociadas a más y más mercados ilegales, es justamente la tenaz resistencia de las autoridades en la gran mayoría del país justamente a reconocer el tamaño del problema.

Más grave aún, el Índice enseña un brutal hallazgo que pega en el centro de las expectativas de cambio y mejora: “los actores estatales son los agentes más dominantes para facilitar economías ilícitas y para inhibir la resiliencia ante la delincuencia organizada”

Y así se revela la brutal paradoja: el Estado, actor dominante en el fenómeno, debe ser el primero en reconocer su gravedad. Difícil, por decir lo menos.

Colaboró Jiroko Nakamura (@Jiroko_nzl).

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

Arbolillo: el reto de buscar personas en el agua

El Solecito de Veracruz continuará la búsqueda de personas en Arbolillo, a dos metros de un afluente que inunda la zona donde hallan indicios, por lo que requieren un par de bombas para continuar los trabajos. El colectivo aún espera que las autoridades identifiquen a las 67 personas que hallaron desde 2019.
Leer más

La pesadilla de la
bancada morenista

La sesión del Congreso del 30 de noviembre del año pasado fue un parteaguas para esta Legislatura.
En ese momento, se agravó el drama para Armando Zertuche como coordinador de una bancada que empezó con 20 integrantes y hoy solo tiene 17.
A %d blogueros les gusta esto: