La pugna interna en la sección 30 del SNTE

Tiempo magisterial

por Reyna Campuzano

Una pugna por la silla de la sección 30 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) es lo que se avecina en los próximos meses, donde el gremio magisterial y también la clase política del Estado, estarán muy al pendiente de cómo se van dando las cosas en esta organización sindical y su próxima elección.

Empecemos por detallar que esta elección será histórica, ya que todos los trabajadores de la educación del Estado tendremos la oportunidad de elegir a la nueva directiva seccional (ya no se llamará comité), mediante el uso del voto directo y secreto, ejercicio democrático que, aunque contenido en los estatutos del SNTE, no se había llevado a cabo para este tipo de elección. Es por eso que se ha levantado mucha expectativa al respecto entre todos los miembros de la sección 30. Es la oportunidad de elegir no sólo al dirigente seccional, sino a quienes lo acompañarán en los próximos cuatro años de gestión y trabajo.

Como en esta ocasión la elección es por planillas, ya algunos de los aspirantes comienzan a moverse y aunque aún no se emite una convocatoria, esto no es ningún impedimento para comenzar a trabajar al respecto. Hay que decirlo, debido a la falta de acercamiento a la base, los nombres que circulan como posibles candidatos son prácticamente desconocidos para la gran mayoría de los compañeros que integran esta sección sindical, por lo que es imprescindible acercarse sí o sí a la base y dar a conocer sus planes, en el libre ejercicio de la libertad sindical contenida como prerrogativa en los estatutos de nuestro sindicato. Esto último, ha sido mal visto por el aún secretario de la Sección 30 del SNTE, José Rigoberto Guevara Vázquez, quien abusando de su puesto como dirigente da órdenes a través de la estructura sindical para evitar que los compañeros escuchen las diversas voces que levantan la mano para dirigir a la sección 30.

Para la base trabajadora es necesario saber quiénes serán los aspirantes, ya que en 15 días, que será el tiempo que después de emitida la convocatoria, tienen las planillas para darse a conocer, serán insuficientes para algo tan importante y en donde todos tenemos claro que no podemos equivocarnos y quienes quieran integrar la próxima directiva, deberán de tomar con la mayor seriedad este proceso, realizar propuestas viables y se comprometan a rescatar lo que se ha perdido, sobre todo el respeto a los maestros de Tamaulipas. El deseo de muchos es que este ejercicio democrático se lleve a cabo con diversas planillas o por una planilla de unidad como pudiera darse el caso. Ambas situaciones son viables, el tener varias planillas permite que conozcamos diversas propuestas, aunque se pone en riesgo la estabilidad sindical que, si no se toma con madurez, confrontará a diversos grupos. Para darse y considerarse una planilla de unidad deberá estar integrada por los diversos grupos ideológico-sindicales que más fuerza tienen en el estado. Por supuesto, es de suma importancia que las bases magisteriales también tomen con seriedad este proceso, es decir, involucrarse de lleno en esta situación. Muchos trabajadores de la educación prefieren mantenerse ajenos, argumentando no querer problemas, sin embargo, la apatía tiene como consecuencia que sólo algunos decidan el rumbo de miles de trabajadores.

Algo que, no podemos negar, es que todo aquel aspirante que surja del grupo del actual dirigente sindical, puede irse despidiendo de sus aspiraciones, puesto que muy seguramente será rechazado por las bases. Ya no toleraríamos continuar con las prácticas de una mala gestión, de diálogos sin fruto, de malas negociaciones, de solo favorecer a unos cuantos, de ser tapetes del gobierno estatal en turno, entre otras cosas. Muy atentos debemos estar todos, de la manera en que presione José Rigoberto Guevara Vázquez, para tratar de acomodar en la siguiente directiva seccional, las pocas piezas con las que aun cuenta y que hará todo lo posible por tratar de bloquear y de impedir que todos aquellos que el consideró sus enemigos, solo por no postrarse a sus pies ni ser cómplices de su pésimo desempeño, formen parte de esta próxima directiva. Las bases magisteriales serán la voz para exigir tener una buena representación sin intervención de los mismos de siempre.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

Se atora reelección del ‘Cacharro’

Enojados ante 'el dedazo', esa añeja práctica priista que tanto criticaron los azules en otros años, la mayoría de los militantes se negó a darle las firmas que requería el 'Cacharro' para registrarse como candidato e iniciar su autoritaria reelección.
Leer más

La “democracia” según Morena

La batalla entre los presidenciables de Morena atiza la confrontación interna. Los ánimos desbordados retratan a un movimiento que, desde la violencia y la intolerancia, pretende dar lecciones de democracia.

Suscríbete a nuestro boletín

A %d blogueros les gusta esto: