La alianza desesperada

El Kiosko

Opinión por Héctor Garcés

Tras los resultados electorales de la histórica jornada del pasado 6 de junio, algunos analistas llegaron a la conclusión de que si hubieran ido en alianza el PAN, PRI y PRD en Tamaulipas, Morena no hubiera ganado la misma cantidad de municipios importantes.

Es bastante fácil sumar los números al final de una elección y llegar a presuntas ‘conclusiones’, pero es muy diferente realizar las proyecciones estadísticas antes de firmar una coalición electoral ya que las variables y los factores en juego son múltiples.

Al respecto, existe una lección básica: la política no es una ciencia exacta. Por tanto, de arranque, es muy complicado pronosticar las cifras y los porcentajes que aportará cada uno de los partidos que firmen una alianza.

En base a los antecedentes, es muy probable que Acción Nacional haya considerado que, en un escenario de polarización, el Revolucionario Institucional se desplomaría a un solo dígito y la Revolución Democrática si acaso alcanzaría el uno por ciento de la votación total.

Así sucedió: el PRI no alcanzó el 10 por ciento de la votación y el PRD se quedó por debajo del punto porcentual. En apariencia, el análisis de prospectiva no estaba tan errado. Además, influyó un factor que contó muchísimo en su momento: los panistas evitaban negociar posiciones con priistas y perredistas, ya fueran las candidaturas a alcaldes, así como las nominaciones a diputados locales y regidores.

Ante ese escenario, el panismo prefirió ‘piratearse’ algunos militantes del tricolor, como fueron los polémicos casos de Yahleel Abdala, Oscar Almaraz y Jaime Turrubiates. De los tres, solo el victorense salió adelante y ganó la diputación federal del Quinto Distrito, aunque perdió en la cabecera, en Ciudad Victoria.

Es decir, la estrategia del ‘pirateo’ de candidatos priistas resultó fallida. ¿El motivo? Esos movimientos generan mucho ruido mediático en un ambiente de controversia y, por tanto, suman pero también restan simpatías y preferencias. Va de nuevo: la política no es una ciencia exacta.

Aunque hubieran establecido una coalición electoral panistas, priistas y perredistas, como quiera no hubieran ganado ni de chiste las alcaldías y las diputaciones locales de Reynosa, Matamoros y Ciudad Madero, los verdaderos bastiones de la Cuarta Transformación en el estado.

Vaya, Morena y PT como quiera se hubieran llevado la mayoría del Congreso del Estado o, por lo menos, la elección del Legislativo hubiera derivado en un empate, aun y cuando el PAN, PRI y PRD hubieran pactado una alianza.

Aquí, en esta columna, se ha escrito muchas veces: cada elección es distinta, cada proceso electoral es diferente. Nunca se dan las mismas circunstancias, las condiciones son diversas, el contexto cambia, se modifica por las variables y factores que entran en juego.

La siguiente elección, la contienda del 2022, es distinta a la del pasado 6 de junio por algo elemental: solo se disputará la gubernatura del estado. ¿Eso qué plantea? Para comenzar, los candidatos a gobernador tendrán que convencer por sí mismos. No habrá candidatos a alcaldes o diputados locales o federales que les ayuden en cierta ciudad o distrito. Nada de eso. Es una batalla a una sola urna.

La próxima elección no tendrá posiciones qué negociar o repartir en candidaturas a los Ayuntamientos, las planillas de síndicos y regidores, o en el Congreso del Estado. La mesa de negociación se limitará a los puestos del gabinete y ciertas áreas de gobierno… en caso de ganar.

La elección de 2022 es una especie de referendum: es un juego a todo o nada, es un mano a mano entre los candidatos a la gubernatura con el respaldo de los partidos que los impulsen, pero es un escenario donde no hay más.

Bajo ese panorama, quienes promueven la alianza entre PAN, PRI y PRD deben considerar que no hay más posiciones a repartir el siguiente año, salvo las áreas del Ejecutivo, las que ahora detentan las elites de los blanquiazules, quienes, por supuesto, no van a querer perder, en negociaciones con tricolores y amarillos, sus puestos de mando.

Por tanto, las cosas no serán tan sencillas para articular y suscribir una alianza con partidos de un solo dígito en un ambiente de franca desesperación, en un contexto donde Morena acecha y toca a la puerta de la gubernatura de Tamaulipas.

Repartirán regidurías pluris en más de una veintena de municipios

En sesión extraordinaria el Consejo General del Instituto Electoral de Tamaulipas (IETAM) asignará hoy las regidurías de representación proporcional de 23 municipios, aquellos cuyas elecciones no fueron impugnadas.

Esos municipios son, en su mayoría, pequeños: Antiguo Morelos, Aldama, Bustamante, Casas, Cruillas, El Mante, Gómez Farías, González, Guerrero, Hidalgo, Jaumave, Mainero, Méndez, Miguel Alemán, Nuevo Morelos, Ocampo, Padilla, Palmillas, San Carlos, San Nicolás, Tula, Villagrán y Xicoténcatl.

Una controvertida reforma al artículo 200 del Código Electoral de Tamaulipas realizada en junio del año pasado, establece que los partidos políticos tienen derecho a la asignación de regidurías en la elección de Ayuntamientos, siempre y cuando la votación que hayan recibido sea igual o mayor al 1.5 por ciento de la votación total.

La ley electoral señala que las poblaciones hasta 30 mil habitantes solo contarán con 2 regidurías de representación proporcional; y las poblaciones de hasta 50 mil habitantes, tendrán 3 regidores plurinominales. Donde la población no rebasa los 100 mil habitantes, se asignan 4 regidurías ‘pluris’ a los Cabildos.

Las principales ciudades del estado, como son los casos de Tampico, Victoria, Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros, cuya población es superior a los 200 mil habitantes, les asignan 7 regidores de representación proporcional, repartidas entre los partidos que no pudieron ganar la presidencia municipal, las dos sindicaturas y las regidurías de mayoría relativa.

Reducir hasta un 1.5 por ciento el límite para asignar regidurías de representación proporcional es un exceso más de la partidocracia tamaulipeca, una aprobación hecha, como tantas otras, a escondidas en el Congreso del Estado.

Con esta decisión, las regidurías se ‘abaratan’ y se convierten en un objeto anhelado para los dirigentes de los partidos a nivel local o para los candidatos a las alcaldías (quienes colocan en la primera posición de sus planillas a familiares, compadres o amigos).

Esta reforma fue realizada bajo el escenario de que Acción Nacional iba a lograr el triunfo en las principales ciudades de Tamaulipas y, de esa forma, reduciría a Morena los espacios ‘pluris’ en los Cabildos.

Sin embargo, las cosas no salieron conforme a lo planeado por el PAN y, ahora, son los blanquiazules los que se quedarán con menos regidurías de representación proporcional en las principales ciudades de la entidad, donde la 4T se llevó las alcaldías en la jornada electoral del 6 de junio.

Por cierto, en la sesión extraordinaria de hoy del IETAM, también se resolverán varias de las denuncias interpuestas del PAN en contra de los candidatos ganadores de Morena, como son los casos de Carmen Lilia Canturosas, en Nuevo Laredo; Lalo Gattás, en Ciudad Victoria; y Héctor Joel Villegas González, alias ‘El Calabazo’, en Río Bravo.

La destitución de Irma Eréndira Sandoval y el mensaje de AMLO 

Irma Eréndira Sandoval nunca entendió que estiró de más la liga hasta que la rompió y provocó la molestia del presidente Andrés Manuel López Obrador.

La ahora destituida secretaria de la Función Pública se excedió en el golpeteo emprendido en contra de Félix Salgado Macedonio para que no se quedara con la candidatura de Morena a la gubernatura de Guerrero.

La estrategia le funcionó ‘a medias’, pero el costo para ella fue demasiado alto: fue prácticamente ‘corrida’ ayer del gabinete lopezobradorista con un frío mensaje del presidente a través de redes sociales.

Ambiciosa, Irma Eréndira Sandoval quiso imponer a su hermano Pablo Amílcar Sandoval como candidato de Morena en Guerrero, por ello se lanzó con todo en contra de Félix Salgado Macedonia, descarrilado al final de cuentas por el INE, aunque su hija se quedó con la nominación y ahora ya es gobernadora electa del estado sureño.

El contundente mensaje del presidente Andrés Manuel López Obrador debe poner a pensar a más de un morenista que se siente con ínfulas para estar por encima de los proyectos del señor de Palacio Nacional.

Lanza la Comapa de Tampico su “App” para mejorar el servicio

A través de tuit, Jorge Rivera, gerente general de la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Comapa) de Tampico, anunció el lanzamiento de la nueva ‘app’ para que los usuarios, por ejemplo, realicen de manera digital y desde su teléfono celular, sus pagos.

‘La única prioridad del gobernador @fgcabezadevaca es mejorar los servicios que se ofrecen a los tamaulipecos, por ello lanzamos nuestra app #ComapaZonaTAM’, publicó en su cuenta de twitter el funcionario estatal.

La ‘app’ se descarga fácilmente, se redactan los datos solicitados (los que vienen en los recibos de la Comapa) y listo: usted podrá pagar directamente por esta vía.

Y para cerrar

Quien parece que nunca más volverá a participar en la política electoral es el abogado y notario público tampiqueño Carlos Pérez Hernández.

El ex candidato de Movimiento Ciudadano a diputado federal por el Octavo Distrito ya se dio cuenta de lo que es la política, la política real, y no le agradó nada ya que las puñaladas están a la orden del día.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

Pura salsa Tabasco

¿Qué hará el nuevo secretario de gobernación Adan Augusto López? Simple: obedecer y aplicar, sin chistar, las instrucciones del señor de Palacio Nacional. Opinión de Héctor Garcés
Leer más

Buscando en campos de exterminio

Los campos/centros de exterminio como el de La Bartolina en Matamoros, Tamaulipas abren una herida y me hacen recordar que existe una tragedia de magnitudes sin precedentes y una historia que se debe contar, y que es preciso investigar con todo rigor.
Leer más

El molino del viento de los pueblos indígenas

El Sistema de Justicia indígena, molino del viento que se construyó en 1995 en una asamblea regional en Santa Cruz del Rincón, aún funciona, pero requiere de una manita de gato; de lo contrario, perderemos una de las piezas que los pueblos indígenas crearon para protegerse de la violencia en la región.
A %d blogueros les gusta esto: