El dirigente Luis René “Cachorro” Cantú y el candidato a la alcaldía de Reynosa, José María Moreno Ibarra. Crédito: PAN

El Kiosko

Opinión por Héctor Garcés

Cuando a un pitcher le caen ‘a palos’ y tiene la ‘casa llena’ de corredores en la séptima entrada de un candente partido de béisbol, ya se sabe la decisión que tomará el entrenador desde ‘el dugout’: el relevo del lanzador. Eso es lo que debe suceder con el dirigente del PAN en Tamaulipas, Luis René Cantú Galván: debe ser relevado del cargo.

Eso debería pasar lo más pronto posible para enviar la señal de que Acción Nacional no se encuentra a la deriva en un mar embravecido y rodeado de tiburones color guinda rumbo a la crucial elección por la gubernatura del estado en 2022.

El gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, el único que puede tomar esa decisión de acuerdo a la costumbre y la tradición política tamaulipeca, ya debe tener considerada la salida de ‘El Cachorro’ de la presidencia estatal del PAN.

Luis René Cantú Galván es insostenible en la dirigencia panista tamaulipeca: la paliza que le puso la 4T al panismo en las principales ciudades de Tamaulipas y, en especial, la ocurrida en la región fronteriza, evidenció las limitaciones del ‘cachorrito’.

Las dolorosas derrotas frente a Morena en Nuevo Laredo, Reynosa, Río Bravo, Matamoros, Ciudad Victoria, Altamira y Ciudad Madero colocan a Acción Nacional al borde del precipicio a un año de la elección por la gubernatura de Tamaulipas. El PAN no sólo perdió esos estratégicos municipios, sino que también perdió la mayoría y el control del Congreso del Estado.

Por vez primera en la historia moderna de la entidad, en un caso inédito, el partido gobernante pierde el Poder Legislativo. Y lo pierde justo en el último año de su mandato, en el momento de su salida, cuando su debilidad política es clara y manifiesta.

En ese contexto, ‘el pitcher’ blanquiazul, que fue encargado de ‘ponchar’ a los bateadores del equipo de la vestimenta guinda, al no cumplir con la tarea encargada y la estrategia diseñada por el entrenador, debe salir del ‘diamante’, debe dejar el terreno de juego. No hay otra opción, no hay más.

Mantener a Luis René Cantú Galván en la presidencia del PAN en Tamaulipas sería un dislate, un disparate, un error garrafal con serias y riesgosas repercusiones en el escenario político estatal del panismo. El tiempo de ‘El Cachorro’ en la dirigencia estatal de Acción Nacional llegó a su fin.

Por supuesto, la estrepitosa derrota del PAN en las urnas tamaulipecas durante la jornada del 6 de junio es producto de múltiples factores, de una diversidad de variables y elementos que estuvieron en juego a lo largo y ancho del territorio del Nuevo Santander.

‘El Cachorro’ es tan solo uno más de esos factores, pero como su rol es clave y fundamental para replantear la estrategia de Acción Nacional rumbo a la elección por la gubernatura en 2022, es imposible que siga en la dirigencia del partido. Se reitera: se tiene que ir.

Al igual que algunos panistas que nunca entendieron el impacto político real del proceso de desafuero en contra del gobernador, Luis René Cantú creyó en alcanzar un ‘carro completo’ en el proceso electoral de 2021. Soñó con repetir lo sucedido en 2019, en una elección fría, de escasa participación ciudadana, cuando el panismo se llevó 21 de las 22 diputaciones locales. Nada más alejado de la realidad del año en curso. 

El sueño electoral de ‘El Cachorro’ se convirtió en pesadilla: del ‘carro completo’ pasó al ‘carro desvencijado’, con una maquinaria inservible, con un motor ‘desvielado’, un carro con las llantas ponchadas.

Ante la inevitable, necesaria y urgente salida de Luis René Cantú Galván de la presidencia estatal del PAN, surge la inquietante pregunta que carcome al primer círculo cabecista: ¿A quién dejar en su lugar? ¿A quién encargarle la encomienda de sacar adelante al partido blanquiazul en la crucial elección de 2022? ¿Quién?

La pregunta, a botepronto, parece no tener una respuesta. Los principales cuadros del cabecismo cayeron en las urnas el pasado 6 de junio. Un ejemplo: Enrique Rivas Cuéllar se quedará pronto sin chamba al dejar la alcaldía de Nuevo Laredo, pero la estrepitosa derrota que sufrió en el Primer Distrito Local lo vuelve inviable de asumir el liderazgo partidista.

¿Gerardo Peña Flores? ¡Por favor! ¡Ni pensarlo! Si el todavía líder del Congreso del Estado logra colarse como plurinominal a la Cámara de Diputados, habrá sido más que recompensado por ‘Los Vientos del Cambio’. 

Francisco García Cabeza de Vaca tiene un galimatías ante sí, con una serie de escenarios políticos adversos y complejos, con pronóstico de tormenta. Ante ese oscuro panorama, el gobernador debe replantear la estrategia y el juego.

Con la ‘casa llena’ de corredores guindas en la séptima entrada y con un bateador (o bateadora) que será designado(a) desde Palacio Nacional con la misión de pegar un jonrón, el mandatario estatal blanquiazul no tiene otra alternativa que relevar a su lanzador, un entusiasta novato al que quería impulsar hacia otras instancias, pero que finalmente, debido a su inexperiencia, no pudo soportar la presión ni la poderosa ofensiva del equipo de la 4T.

Está claro: ‘El Cachorro’ se tiene que ir. La pregunta, auténtico crucigrama, es: ¿A quién nombrar en su lugar? ¿Quién tiene la capacidad para ser el nuevo presidente del PAN en Tamaulipas?

Armando Martínez visita Villa Cuauhtémc

Con el discurso lopezobradorista y de la Cuarta Transformación, el presidente municipal electo de Altamira, Armando Martínez Manríquez, visitó Villa Cuahtémoc y sostuvo que su gobierno será honesto y no tolerará funcionarios corruptos.

Al estilo del presidente Andrés Manuel López Obrador, el alcalde electo altamirense expresó: ‘El pueblo pone y el pueblo quita, porque ustedes son nuestros patrones y se merecen una atención de calidad y frente a mis padres ratifico mi compromiso de ser un buen gobierno, austero’.

Armando Martínez dijo que trabajará de la mano de su esposa, Rosy Luque, quien despachará como presidenta del DIF de Altamira, con la tarea de extender la mano a todas las familias que requieran una atención o un servicio de la institución.

Y para cerrar

A partir de esta semana, los diputados locales panistas tendrán trabajo extra en el Congreso del Estado: la aprobación de numerosos temas pendientes, entre ellos, varias cuentas públicas del aparato estatal y de ciertos municipios.

El periodo ordinario de sesiones concluye el próximo 30 de junio, pero se esperan sesiones extraordinarias durante los meses de julio y agosto.

El tiempo apremia… antes de que llegue la nueva Legislatura de mayoría morenista con el objetivo de investigar a fondo las finanzas del gobierno tamaulipeco blanquiazul.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

El colapso de Marcelo Ebrard

Tres hechos, tres tragedias han marcado la carrera política de Marcelo Ebrard en su etapa como figura de la izquierda, porque antes, claro, hay que recordarlo, él fue priista.
Leer más

El testamento político de AMLO

El propio López Obrador ha puesto en la agenda pública un tema incómodo, polémico y, para algunos, de mal gusto: ¿qué pasaría ante la falta absoluta del presidente?
A %d blogueros les gusta esto: