Encuentran más de 200 cadáveres de niños enterrados en exinternado de indígenas de Canadá

En Vancouver, grupos indígenas realizaron una ceremonia en honor a los 215 niños. Foto: CBC.

Redacción EB

Una investigación sacó a la luz los restos mortales de 215 menores de edad en una fosa común de un colegio canadiense cerrado en 1978. Este tipo de instituciones tenían el fin oficial de facilitar la integración de la población indígena.

Se trata de la Escuela Residencial India Kamloops, en la Columbia Británica, donde trabajan ya los forenses para determinar la causa exacta y la fecha de las muertes, informa la televisión pública canadiense, CBC.

El hallazgo fue anunciado por el jefe de la tribu india Tk’emlups te Secwepemc. “Hasta donde sabemos, las de estos niños perdidos son muertes indocumentadas. Algunos tenían solo tres años“, relató la jefa de la comunidad de Kamloops, Rosanne Casimir, en declaraciones a la cadena británica BBC.

Este tipo de escuelas se crearon en los siglos XIX y XX para asimilar de forma forzosa a los jóvenes indios y estaban financiadas por el Estado y gestionadas por organizaciones religiosas.

La de Kamloops era la más grande del país, abierta en 1890 bajo una administración católica, y acogía a unos 500 estudiantes en su momento álgido, en la década de 1950. En 1969, el Gobierno federal asumió su gestión y la convirtió en residencia estudiantil y así funcionó hasta su cierre, en 1978.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ha reconocido estos hechos como un “doloroso recordatorio” de “un capítulo vergonzoso de la historia de nuestro país”.

“Para honrar a los 215 niños cuyas vidas fueron arrebatadas en la antigua escuela hogar Kamloops y a todos los niños indígenas que nunca llegaron a casa, los sobrevivientes y sus familias”, he pedido que las banderas en todos los edificios federales ondeen a media asta, tuiteó Trudeau.

La ministra de Relaciones Indígenas, Carolyn Bennett, ha criticado estos internados, manifestación de una “vergonzosa” política colonial y se ha comprometido a “rendir homenaje a estas almas inocentes perdidas”.

Entre 1863 y 1998 se calcula que más de 150,000 menores indígenas fueron arrancados de sus hogares e internados en estos colegios, en los que no se les permitía hablar su idioma o manifestar su cultura y donde eran frecuentes los maltratos y abusos.

Una comisión de investigación concluyó en 2015 que muchos de los menores no regresaron jamás a sus comunidades y reconoció así un “genocidio cultural”.

Los líderes indígenas han citado ese legado de abuso y aislamiento como la causa fundamental de las tasas epidémicas de alcoholismo y adicción a las drogas en las reservas.

Se están llevando a cabo planes para traer expertos forenses para identificar y repatriar los restos de los niños encontrados enterrados en el sitio.

El Proyecto Niños Perdidos ha identificado hasta el momento a más de 4.100 menores fallecidos durante su estancia en los internados y muchos de ellos fueron sepultados en los propios recintos escolares.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

El dolor de los jornaleros agrícolas

De la pandemia no aprendimos nada: políticos, académicos, universitarios, intelectuales, periodistas, curas, pastores siguen estoicos ante la situación precaria en que viven y trabajan los indígenas desplazados por la pobreza para ir a morir en los campos agrícolas, donde parte de su vida es hacer magias con sus manos para que todos comamos.

Suscríbete a nuestro boletín

A %d blogueros les gusta esto: