Trife confirma: periodista Mares violentó políticamente a la candidata Ivett Bermea

La Sala Regional del Tribunal Federal Electoral resolvió que la candidata del Partido Acción Nacional (PAN), Ivett Bermea Vázquez es víctima de violencia política contra la mujer, por parte del periodista de Matamoros, Alejandro Mares.

Bermea Vázquez denunció que el comunicador hizo publicaciones ofensivas contra la mujer, señalando que era un instrumento utilizado por su esposo Carlos García, secretario de Desarrollo Económico del gobierno de Tamaulipas, para recuperar el poder en Matamoros.

Los magistrados señalaron que una parte de las publicaciones no constituían el delito de violencia política “porque se emitieron en ejercicio de la libertad de expresión, sin afectar los derechos de la entonces diputada local y actual candidata a la alcaldía”.

Alejandro Mares acudió al Trife para desestimar la primera sentencia que había emitido el Tribunal Electoral de Tamaulipas. El argumento del hoy victimario es que en su medio en Facebook solo compartió  publicaciones que no eran de su autoría y que la crítica era por el desempeño de las funciones como legisladora.

La sentencia de la Sala Regional apunta que la libertad de expresión no faculta o permite a los periodistas realizar violencia política de género, puesto que el papel de los periodistas es formar opinión no crear estereotipos de la mujer.

Alejandro Mares deberá pagar una multa de 11,000 pesos, debido a que en la primera sentencia se le pidió disculparse, tomar cursos y retirar las publicaciones, órdenes que incumplió totalmente.

A la par de esta resolución, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) integró el expediente CNDH/5/2021/1360/R en contra de la candidata del PAN, Ivett Bermea Vázquez, por presunto hostigamiento al periodista Alejandro Mares. La queja fue recibida por la Dirección General de Agravio a Periodistas y Defensores de los Derechos Humanos y ya fue turnada a la 5a. Visitaduría General.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

Traficantes de ADN

Un gran botín: la base de datos con información genética que resguarda la Fiscalía General de la República. Un sospechoso: el excomisionado Nacional de Búsqueda, Roberto Cabrera Alfaro, acusado de robar datos para entregarlos a un laboratorio privado. Y un país con morgues y panteones que desbordan cuerpos sin identificar. Ésta es una crónica de cómo se lucra con el dolor en un país que duplicó en tres años el número oficial de desaparecidos; una historia de convenios opacos y laboratorios privados que buscan hacer negocio y un Estado, incapaz y corrupto, que les abre esa puerta.
A %d blogueros les gusta esto: