Ulises, el diputado traidor

El Kiosko

Opinión por Héctor Garcés

Ulises Martínez Trejo llegó de rebote a la coordinación del Grupo Parlamentario del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en el Congreso del Estado. Entró de relevo de Edna Rivera López, quien al solicitar licencia para buscar la candidatura de la 4T a la alcaldía de Tampico dejó en automático el cargo de coordinadora de la bancada morenista.

Como ya se esperaba, Edna Rivera no alcanzó la nominación y, por tanto, regresó a su actividad legislativa, pero ya no pudo recuperar el liderazgo de la fracción color guinda. Al ocupar la coordinación de Morena en el Congreso del Estado, Ulises Martínez Trejo sintió la fascinación con la que algunos políticos provincianos se deslumbran: los 15 minutos de relativa fama que jamás habían tenido en su vida.

También se deslumbró por el trato ‘especial’ que recibió de ciertas instancias del poder en Tamaulipas, como la Secretaría General de Gobierno y, por supuesto, de la Jefatura de la Junta de Coordinación del propio Congreso del Estado,  Pero esos acercamientos fueron producto de una amistad que se cimentó en la ‘desgracia’ partidaria: Rigoberto Ramos, el diputado local que soñó con ser candidato de Morena a la anhelada alcaldía de Reynosa, cobijó a Ulises Martínez Trejo y lo acercó al placer de las tentaciones que solo el poder de un estado puede ofrecer.

Rigo, dolido hasta lo más profundo de su alma y de su ego por no haber sido el candidato de la 4T a la presidencia municipal reynosense, clamó venganza y preparó su plan tras una reunión que sostuvo con ‘El Truco’ en el restaurante ‘Don Jorge’, en Ciudad Victoria, ¿El objetivo de su plan? Ya lo estamos viendo: dividir y fragmentar al máximo a la bancada de Morena en el Congreso del Estado y exhibir las miserias y ambiciones de la 4T.

En ese plan, Ulises Martínez Trejo juega un papel fundamental en calidad de dizque coordinador del Grupo Parlamentario morenista. Ayer, por ejemplo, subió a la tribuna para criticar a sus adversarios y aseguró que ‘le valía’ ser expulsado del partido lopezobradorista, ya que su verdadero compromiso estaba con el pueblo (frase cliché de todo político).

‘A mí me vale el partido’, expresó muy ufano Ulises Martínez Trejo en la tribuna legislativa. Ulises no dijo más que la verdad, la pura neta: como le vale el partido, es decir, Morena, ya es un vil y servil empleado de Acción Nacional (al más puro estilo del priista Florentino Sáenz Cobos -otro grotesco caso del Legislativo estatal-).

Proveniente de La Venta, Tabasco, Ulises Martínez llegó a Reynosa a mediados de los noventas para trabajar y cursar sus estudios universitarios. Como muchos migrantes que llegan desde distintos puntos del país a Reynosa, laboró en varias maquiladoras en distintas áreas. Así se ganó la vida. 

El hecho de ser tabasqueño lo llevó a identificarse con Andrés Manuel López Obrador y su proyecto de nación desde hace tiempo. Sin embargo, como tantos que simpatizaban con la visión lopezobradorista, carecía de experiencia política. Su novatez todavía es notoria. ‘La Tómbola’ le abrió el espacio que anhelaba, pero que posiblemente jamás pensó tener: ser diputado local. 

La tribuna, el sueldo, la compensación… los favores y los placeres del poder… lo deslumbraron como a tantos otros. ‘Se fue de olla’. De ser un ciudadano común, se convirtió en diputado local y, por ende, comenzó a ser tratado de manera ‘especial’ por sus compañeros de partido y, sobre todo, justo ahora que se dirime un pleito entre la Federación y el gobierno estatal, por sus contrincantes.

Convencido por Rigo Ramos y seducido por los panistas, Ulises Martínez Trejo, el diputado traidor, vive sus 15 momentos de relativa fama. Ulises todavía no se da cuenta que, en estos acelerados y convulsos tiempos de la Sociedad Líquida, es utilizado por el poder estatal panista como un papel desechable, como un plástico que se tira al bote de la basura y que, para colmo, ni siquiera vale la pena ser reciclado.

El estero el Camalote y el reporte de la Comapa de Altamira

El abasto de agua en el sur de Tamaulipas vive una crisis nunca antes vista y que ya se refleja en una mayor cantidad de sal en el vital líquido que llega a la población. De acuerdo con un reporte de la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Comapa) de Altamira, hace algunos días se registró el debilitamiento de la barrera provisional que se instaló en marzo pasado en el Estero El Camalote.

Esta barrera provisional había sido diseñada para soportar el empuje natural del río y que debido a la presencia de marejadas intermitentes y fluctuantes de mayor intensidad provocaron que se movieran los sacos de arena, lo que ocasionó el ingreso de agua de mar.

Para atender esta grave problemática, la Comapa de Altamira, cuyo gerente es Raúl Manzur, realizó acciones de reforzamiento, con la colocación de mil 500 costales, soportados por una estructura de tubería de acero de 2 pulgadas y varilla con el objetivo de darle mayor resistencia a la barrera construida y evitar la filtración de agua salda al Dique El Camalote.

Estas acciones se realizaron con la ayuda de maquinaria proporcionada por la iniciativa privada y con la ayuda de habitantes del sector. Los trabajos de ‘contención emergente´, como los denomina la Comapa de Altamira, se llevan a cabo en espera de la llegada de los recursos federales que solucionen de forma definitiva la problemática más agua que se haya presentado en la historia reciente con el abasto de agua en el sur de Tamaulipas.

Sigue la pugna entre la Federación y el Estado

El Congreso del Estado se mantuvo ayer en su defensa a ultranza del fuero del gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca. Para algunos esto es un acto de franca rebeldía. Para otros es una reacción legal, política y constitucional ante la declaración de procedencia aprobada por la Cámara de Diputados el viernes pasado.

¿Qué va a pasar? Lo que ya sabemos: la Suprema Corte de Justicia de la Nación deberá resolver este inédito caso.

¿El problema? El Poder Judicial muchas veces es muy lento para analizar y dictaminar.

Mientras, seguirá el suspenso… en una historia en la que todo puede suceder.

Y para cerrar

Aunque va en el tercer lugar del listado plurinominal del PAN para llegar al Congreso del Estado, el joven Carlos Fernández Altamirano quiere ganar la diputación local por la vía de la mayoría relativa, por el camino de las urnas.

El candidato blanquiazul anda muy entusiasta con el despliegue de su campaña y cada vez se conduce con mayor dosis de madurez.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

Carlos Peña aventaja en Reynosa

Ante lo que parece un triunfo inevitable del candidato de la Cuarta Transformación, la contienda electoral por la alcaldía reynosense se recrudeció en el terreno legal por medio de una serie de denuncias que han intentado descarrilar el proyecto político del hijo de Maki Ortiz Domínguez, actual alcaldesa.
Leer más

La guerra política por Tamaulipas

En esta guerra algo ha quedado perfectamente claro: Acción Nacional va a hacer todo lo que esté en sus manos para mantener el poder en Tamaulipas.
Leer más

La fotografía de Lety, Maki y Carlos

Los tres intentaron por todos los medios alcanzar la candidatura que desde mucho tiempo antes -quizás desde su triunfo para llegar al Senado- estaba apartada para quien después venció a Baltazar Hinojosa en las urnas.

Suscríbete a nuestro boletín

A %d blogueros les gusta esto: