El otro expediente penal

Emilio Lozoya y Francisco García en la conferencia del ramo petrolero CERAweek 2014. Fotografía: Twitter
Emilio Lozoya y Francisco García en la conferencia del ramo petrolero CERAweek 2014. Fotografía: Twitter

El Kiosko

Opinión por Héctor Garcés

A los pocos días de haber iniciado las campañas por las diputaciones federales, volvió a los reflectores el escandaloso expediente penal sobre los presuntos sobornos que recibieron ex senadores de Acción Nacional para aprobar la reforma energética a principios del sexenio de Enrique Peña Nieto.

Sin embargo, la Fiscalía General de la República recetó un duro golpe en el caso: detuvieron, bajo el concepto de prisión preventiva, al ex senador panista Jorge Luis Lavalle Maury. El ex legislador campechano es el primer detenido en el controvertido caso que gira en torno a Emilio Lozoya Austin en su época como director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), durante los primeros años del gobierno peñanietista.

Jorge Luis Lavalle se encuentra tras las rejas en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México y está, junto con su equipo de abogados, a la espera de que se defina su situación legal y ver si será vinculado a proceso.

Emilio Lozoya, quien fue parte del equipo de campaña de Enrique Peña Nieto, acusó directamente a Jorge Luis Lavalle, al igual que a Roberto Gil Zuarth y al ahora gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, de recibir recursos de Pemex para avalar la reforma energética.

Los presuntos delitos cometidos por los ex senadores del PAN son enriquecimiento ilícito, lavado de dinero y actos de corrupción. La Subprocuraduría Especializada en la Investigación de Delitos Federales es la que está a cargo del expediente. Por supuesto, el mandatario tamaulipeco ha negado todo en reiteradas ocasiones.

El caso Lozoya estalló desde el año pasado. Parecía que se venía la noche sobre los ex senadores panistas cuando se filtró el video donde Guillermo Gutiérrez Badillo, secretario particular del actual gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, recibía bolsas con una gran cantidad de fajos de billetes.

Ese video, que se dio a conocer en agosto de 2020, daba la impresión de ser una prueba contundente de los excesos del caso Lozoya… pero, a los pocos días, otro video ponía contra las cuerdas a la 4T: el hermano del presidente Andrés Manuel López Obrador, Pío López Obrador, recibía dinero en bolsas de papel de manos de David León, entonces director de Protección Civil, cargo que tuvo que abandonar tras el escándalo.

Después de eso, el caso Lozoya entró en una sospechosa ‘congeladora’, hasta ahora que el candente tiempo político electoral ya comenzó y, de paso, los golpes por arriba y por debajo de la mesa están a la orden del día.

Aunque se puede alegar que solo se trata de un expediente penal de corte electorero, la realidad es que, a diferencia de lo que sucedió el año pasado, ya hay un ex senador blanquiazul en la cárcel. Por supuesto, podría salir en los próximos días, pero la Fiscalía General de la República parece dispuesta a apretar en esta ocasión donde más duele.

Como todos saben, Francisco García Cabeza de Vaca enfrenta un proceso de desafuero, abierto en la Cámara de Diputados a petición de la FGR, que investiga al mandatario estatal, en ese caso, por los presuntos delitos de delincuencia organizada, lavado de dinero y defraudación fiscal. Las próximas semanas serán decisivas para conocer el destino del gobernador de Tamaulipas.

Prácticamente es un hecho que los diputados federales morenistas y sus aliados, que suman mayoría absoluta, votarán a favor del desafuero del mandatario tamaulipeco. La gran duda, jurídica y política, sigue siendo la posición que asuman los legisladores locales del PAN en el Congreso del Estado: ¿procederán a un segundo proceso de desafuero -si es que fuera válido- o solamente se dedicarán a recibir la notificación de la Cámara de Diputados y, posteriormente, iniciar el trámite de un gobernador sustituto?

Los diputados locales panistas primero votaron por un ‘blindaje’ para Francisco García Cabeza de Vaca, pero al poco tiempo, de forma repentina, echaron abajo ese instrumento parlamentario, tal vez por la repercusión que tendría la controversia constitucional planteada por la Cámara de Diputados ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, cuya resolución sería definitiva.

Cada vez está más claro en este juego político que la Federación quiere terminar con el mandato y el grupo de ‘Los Vientos del Cambio’ en Tamaulipas. El otro expediente penal, donde involucran al gobernador en el caso Lozoya, confirma que la ofensiva federal busca ser devastadora.

Si el Ejecutivo tamaulipeco es desaforado y el Congreso del Estado se dedica a recibir la decisión de la Cámara de Diputados, la Fiscalía General de la República irá por él con los dos expedientes abiertos en su contra, la compra-venta del lujoso departamento en Santa Fe y las duras acusaciones de que recibió sobornos para aprobar la reforma energética a inicios del sexenio de Enrique Peña Nieto.

¿Qué sucederá finalmente con esta áspera e interesante pugna jurídica política entre el estado y la Federación? Pronto, muy pronto, lo veremos.

La decisión de Paloma Guillén 

Muchos siguen sin entender la decisión que tomó Paloma Guillén Vicente de participar como candidata del PRI a la presidencia municipal de Tampico.

¿Participar para perder? ¿Por qué? ¿Para qué? Sí, ella es la primera que sabe que ganar la elección de la alcaldía porteña es prácticamente imposible en un ambiente tan polarizado y donde la marca tricolor apenas logra mantenerse a flote al no contar con recursos suficientes.

¿Entonces por qué asumir ese compromiso? Ya se abordó ese tema en esta columna, pero hoy se reitera: Mercedes del Carmen Guillén Vicente cree con firmeza que el papel del PRI en el escenario político (local, estatal y nacional) es jugar como un tercero en discordia, que reduzca la presión de una atmósfera polarizada y, por tanto, contribuya como un actor clave en el equilibrio de poderes desde una oposición inteligente y responsable.

Además de buscar ese objetivo hacia el exterior, manda un mensaje al interior del priismo: la reconstrucción del partido pasa, en buena medida, por aquellos que vivieron los mejores tiempos del Revolucionario e Institucional, a fin de abrir el camino a las nuevas generaciones tricolores.

Con la amplia experiencia que porta, conocedora de la praxis y de la teoría política, Paloma Guillén sabe que en los tiempos de la democracia a veces se gana y en otras se pierde. Es decir, las victorias no son para siempre, ni las derrotas son eternas. En otras palabras, ni Morena ni el PAN se quedarán en el poder por mucho tiempo en los distintos niveles de gobierno.

El motivo: Los cambios y las alternancias hoy se registran con mayor rapidez producto de la exigencia de la sociedad por resultados gubernamentales. Eso es algo que un buen número de políticos (de izquierda y de derecha) todavía no alcanzan a entender.

Muchas otras cosas han cambiado en la actividad política. Una de ellas es la forma de hacer campañas y de pedir el voto. Algunos, por ejemplo, siguen con la añeja receta de ir a saludar a la gente a los mercados rodantes.

Otros siguen creyendo que ciertos liderazgos tienen ‘miles de votos’ en sus manos y que con un solo ‘tronar de dedos’ esas ‘miles de personas’ se inclinan hacia un lado o hacia otro. Esos ‘cuentos’ de las ‘estructuras’ provienen de la narrativa electorera del priismo del siglo pasado.

Hoy, como ayer, hay una gran cantidad de gente de la sociedad civil (concepto que no solo se refiere a los empresarios, como algunos lo quieren interpretar con mero sentido burgués en Tampico) que nunca ha sido invitada a participar en el quehacer político.

Ahí es donde la clase política debería tocar la puerta. Eso es lo que viene haciendo desde hace tiempo Paloma Guillén. Y eso, por supuesto, lo intensificará en la campaña electoral que iniciará el próximo lunes 19 de abril en busca de la alcaldía jaiba.

Por cierto, la candidata priista le dio a Víctor Pérez, quien era secretario de acción electoral del comité local priista, la suplencia de la posición número once de su planilla de aspirantes a regidores con una intención: que se fuera con Sergio Villarreal Brictson a Morena. 

Así es: Paloma no confiaba en el responsable del manejo electoral del partido ni para encargarle los refrescos del Oxxo y prácticamente le abrió las puertas para que se fuera con los morenistas… al fin y al cabo, como quiera iba a trabajar con ellos… tal como lo hizo en el pasado reciente con los azules.

Y para cerrar…

Los financieros o empresarios que le iban a entrar con ‘capital’ a la campaña de Jaime Turrubiates Solís parece que lo están pensando mucho, ya que, de acuerdo a varios testimonios, nomás no se ve claro que vayan a ‘invertir’ en el candidato del PAN a la alcaldía de Madero. Esa es una posibilidad.

Existe otra, más ajustada a los tiempos de crisis: aunque quieran, no pueden invertir. ¿Por qué? Están quebrados. Los cheques de uno de esos empresarios ‘rebotan’ como pelota de futbol en pasto sintético.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

Índice Global de Políticas sobre Drogas: ¿En dónde está México?

En días pasados se publicó el Índice Global de Políticas sobre Drogas, que revisa políticas de narcóticos en 30 países. México está entre los 5 peores calificados, por debajo de Tailandia, Uganda y Nepal. El Índice expone la persistencia de ejecuciones extrajudiciales, la reclusión forzada en centros de tratamiento, el encarcelamiento de personas usuarias de sustancias y la falta de financiamiento en programas de reducción de daños.
Leer más

El ‘JR’ va por la dirigencia de Morena

'JR' buscó y conversó con el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, un personaje que conforme pasa el tiempo se vuelve cada vez más poderoso e influyente en el gobierno de la Cuarta Transformación.
A %d blogueros les gusta esto: