Maki, su hijo y la 4T: el factor Tatiana

El Kiosko

Opinión de Héctor Garcés

Desde antes que iniciara el proceso de desafuero en contra del gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, en los más altos niveles de la Cuarta Transformación se planteó una elemental pregunta: ¿Qué se necesitaba para ganar el estado en la elección 2021?

La respuesta, desmenuzada en un frío análisis político, contó con dos variables determinantes: ganar en Reynosa (eso incluye las dos diputaciones federales y las cuatro diputaciones locales) y dividir al Partido Acción Nacional (PAN).

Fue cuando se consideró intensificar con seriedad el diálogo con Maki Ortiz Domínguez, un acercamiento que proviene desde hace tres años, pero que fructificó, luego de una serie de reuniones donde se desglosaron varios compromisos, con el virtual ‘destape’ que hizo Mario Delgado, presidente nacional de Morena, de Carlos Peña Ortiz, hijo de Maki, como candidato de la 4T a la alcaldía de Reynosa.

Para que toda esta negociación se diera en diversas etapas, una figura femenina de la Cuarta Transformación fue clave, fundamental: Tatiana Clouthier. Sí, ‘La Tía Tatis’, diputada federal con licencia, actual secretaria de Economía e hija del célebre Maquío. Una ex panista y, por tanto, amiga de Maki Ortiz.

Ellas coincidieron en la Cámara de Diputados, en el periodo 2003-2006. Ahí, en el Legislativo, afianzaron su amistad.

Como todos saben, la tamaulipeca también se hizo muy amiga de otra panista que era legisladora en ese periodo y que, poco tiempo después, sería primera dama: Margarita Zavala, esposa de Felipe Calderón Hinojosa. En el sexenio calderonista Maki se desempeñó como subsecretaria de Salud y hacia el final fue impulsada para ser senadora.

Tatiana Clouthier, quien fuera la coordinadora de la campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador, fue la principal promotora de Maki Ortiz ante el más alto mando de la Cuarta Transformación. En Palacio Nacional escucharon con atención cada una de sus palabras.

Pero hubo algo más que fue tomado muy en cuenta en Palacio Nacional: aquella gira que realizó el presidente Andrés Manuel López Obrador en Reynosa, el 28 de agosto del año pasado.

Bueno, en realidad, desde unos días antes de esa gira, cuando ‘la avanzada’ presidencial se topó con las interminables negativas del gobierno de Tamaulipas para los eventos: Sillas, no tenía; botellas de agua, tampoco. Cualquier petición era rechazada por la administración estatal. El argumento: no había recursos.

Todo eso fue anotado puntualmente por ‘la avanzada’ presidencial (hasta el tema de las botellitas de agua que no quiso proporcionar el gobierno tamaulipeco para la gira de AMLO).

¿Quién entró al quite para solventar esos pequeños pero necesarios detalles para la gira del presidente de México? Maki Ortiz. Ella y su equipo se hicieron cargo.

Esa fue la razón de aquellas palabras de Andrés Manuel López Obrador para la alcaldesa, auténticas flores para la dama: ‘Quiero nada más agradecer de manera especial todo el apoyo de la presidenta municipal, Maki Esther Ortiz Domínguez, una extraordinaria servidora pública, una muy buena presidenta municipal. Es un reconocimiento que le hacemos desde el gobierno federal por su apoyo, cooperación, para poder realizar estas obras’.

Esas palabras de agradecimiento del presidente de la república para la alcaldesa de Reynosa causaron evidente molestia en el gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, quien desde hace muchos años sostiene una tremenda pugna con Maki.

Así se dio la virtual llegada de Maki Ortiz a la Cuarta Transformación. Su hijo, Carlos Peña, es su ‘avanzada’. El objetivo es ganar Reynosa: la presidencia municipal, las dos diputaciones federales y las cuatro diputaciones locales (paso importante para obtener la mayoría del Congreso del Estado) en la elección del 6 de junio. De esa forma, dejarían en la lona a ‘Los Vientos del Cambio’.

¿Y la candidatura de Morena a la gubernatura en 2022? Que nadie se haga bolas entre los guindas. Esa decisión dependerá de un solo hombre. Y todos saben quién es. Además, antes del 22, está el 21.

Karla Mar, nueva delegada de Sebien en Altamira

Cuando Tino Lee se enteró que Karla Mar Loredo, diputada local, será designada nueva delegada de la Secretaría de Bienestar Social en Altamira, montó en cólera y se jaló el escaso cabello que tiene.

Así es: la legisladora Karla Mar será la nueva responsable del programa social del gobierno de Tamaulipas en tierra altamirense y, por tanto, deberá solicitar licencia en estos días a fin de desempeñar su estratégico cargo… justo cuando está por iniciar el crucial y candente proceso electoral, tanto federal como local.

Con este nombramiento, está claro que ‘Los Vientos del Cambio’ pactaron con el Grupo Local en el poder, es decir, con la alcaldesa con licencia Alma Laura Amparán y el ex alcalde Juvenal Hernández Llanos, quienes ahora se harán cargo de una estructura que, para decirlo con toda claridad, nunca funcionó bien.

Esa es la verdad: como delegado del programa social del gobierno tamaulipeco en Altamira, Tino Lee nunca cumplió con los objetivos. Jamás pudo con el paquete.

Ahora, con la solicitud de licencia que deberá presentar Karla Mar a la diputación local, la que ganó en las urnas del Distrito 19 hace dos años, su suplente, la maderense Esther Lozano, tendrá que asumir la responsabilidad legislativa.

Hasta hace unos días, la relación de Esther Lozano con ‘Los Vientos del Cambio’ se había enfriado seriamente debido a que no fue designada candidata a algún cargo de elección popular e, incluso, se hablaba de acercamientos entre la abogada y las huestes del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Pero, con este reacomodo en el Congreso del Estado, es muy seguro que hayan platicado con la abogada maderense para tranquilizarla y pedirle confianza en el proyecto blanquiazul.

Los primeros cuatro de la planilla de Paloma

Mercedes del Carmen Guillén Vicente, candidata del Revolucionario Institucional a la presidencia municipal de Tampico, ya tiene definida su planilla de candidatos a síndicos y regidores.

¿Quiénes son? Va en la primera posición Ricardo Mora Alvarado, ex delegado de la zona norte en la administración de Magda Peraza y ex secretario de organización del PRI tampiqueño. ‘El Cebollas’, como es conocido, es un proyecto a largo plazo del priismo jaibo.

Además, Ricardo Mora se ha convertido en una pieza clave en el equipo de Paloma Guillén ya que también será el coordinador general de la campaña a la alcaldía.

El segundo lugar de la planilla en busca de una regiduría: Sara Ramírez, una reconocida odontóloga porteña. Representa a la sociedad civil, pero está identificada con el tricolor desde hace tiempo.

Tercer sitio: Roberto González Barba entra en escena. El experimentadísimo priista fue regidor en el trienio de Diego Hinojosa y él solito hizo sufrir a un Cabildo de mayoría blanquiazul. También fue diputado federal en la década de los ochentas y se mantiene como una voz crítica en las redes sociales en contra de los excesos de la Cuarta Transformación.

Cuarta posición: Martha Quiroz. Ella es la actual secretaria de organización del comité local tricolor. Leal al partido en las buenas y en las malas y, como en el caso de muchos, poco o nada reconocida.

Esta cuarteta, así como toda la planilla, se encuentra a prueba de sorpresas. Los conoce bien Paloma Guillén y por eso apuesta por ellos. Es una planilla competitiva, pensada para ganar, pero también para ser oposición y, a partir de ahí, participar en la reconstrucción del PRI.

Por cierto, el registro de la hermana del Subcomandante Marcos ante el Consejo Municipal Electoral se realizará el próximo sábado, solo falta por definir la hora.

Abandonan MC en Tampico y se van al PES

Encabezados por Paco Sigala, suplente del regidor Néstor Luna, una docena de emecistas (hasta ese momento) protestaron el viernes pasado en contra de Gustavo Cárdenas Gutiérrez en la presentación de los candidatos naranjas en Tampico.

Mas que una bronca directa con el experimentado dirigente estatal de Movimiento Ciudadano, el pleito es con el novato e ineficiente Edgar Treviño, coordinador local del partido impuesto por la buena relación que tuvo su padre con Dante Delgado. El motivo del agarrón: la primera regiduría.

Como está claro que no les iban a hacer caso, Francisco Tobías Sigala se sentó a dialogar al día siguiente, el sábado, con la lideresa del Partido Encuentro Solidario (PES) en tierras jaibas, Malú Córdoba, y con el candidato de esta organización a la alcaldía porteña, Saúl Rivera Caballero.

Resultado de ese diálogo sabatino: Una de las primeras candidaturas a regidor en la planilla del PES en Tampico será para uno de los integrantes del grupo de Paco Sigala, al igual que la suplencia de la nominación a diputado local por el Distrito 21, donde Encuentro Solidario lleva como candidato a Ángel Pedro Castillo.

La salida de este grupo de MC en Jaibolandia representa un duro golpe para las aspiraciones del partido naranja de conservar su posición en el Cabildo, la que logró con Néstor Luna desde la elección de 2016, joven regidor que consiguió su reelección en 2018 cuando Movimiento Ciudadano estableció una alianza electoral con Acción Nacional.

Hoy deberán dialogar Néstor Luna y Gustavo Cárdenas, pero todo indica que esa relación política ya llegó a su fin.

Las reuniones del senador panista Ismael…

El senador Ismael García Cabeza de Vaca prácticamente se la pasó toda la semana anterior en el sur de Tamaulipas con el objetivo de sostener reuniones de trabajo político.

Fue el viernes cuando se reunió, por separado y en privado, con los candidatos del PAN a la alcaldía de Ciudad Madero, Jaime Turrubiates, y los aspirantes a las diputaciones locales por los Distritos 19 y 20, Elizabeth Humphrey y Carlos Fernández Altamirano.

En esos encuentros también participaron integrantes de los equipos de campaña de los candidatos blanquiazules y definieron estrategias para la actividad proselitista que está a la vuelta de la esquina.

Deja un comentario

Related Posts
Leer más

Nunca más. Reflexiones de un 2 de octubre

Si la historia de Tlatelolco se repite en Ayotzinapa; si a las víctimas de Atoyac le siguen las de Acteal; ¿acaso las medidas de no repetición no deberían comprender los distintos contextos de violencia de 1960 a la fecha?
A %d blogueros les gusta esto: